22 de diciembre de 2014

THE SHOW MUST GO ON



   El programa propone y la casa dispone, anoche fue el debate final donde se hizo un resumen comentado de todo lo acontecido en Guadalix, debate como tal no hubo mucho,  más bien un repaso genérico de los acontecimientos más comentados, buen rollo en general y punto final. Esperaba mucho más, las galas finales son para lo que son y los debates finales también debían ser para lo que son. Tener a todos los concursantes allí presentes unos días después de haberse podido informar más o menos de todo lo acontecido tanto dentro como fuera, haber podido hablar con familiares y amigos, ver la repercusión que ha tenido su concurso  o conocer las diferentes actitudes de los excompañeros podría ser argumento suficiente para aclarar muchas cosas o al menos saber realmente lo que opinan. Volvimos a ver de nuevo por enésima vez muchos de los vídeos repetidos durante la edición, eso sí, algunos inéditos para ellos . Curioso que la mayoría se enterase anoche por ejemplo  que Omar y Alfredo eran hermanos, vamos que si no se dice anoche lo mismo pasan  años y ni se enteran.

  Decía al principio que el programa propone y la casa dispone. Alfredo y Omar tenían asignados sus respectivos números para la trama “hermanos que se conocen durante la edición”; Azahara y Luis abrirían el debate nacional sobre el maltrato a los animales o toros si toros no y luego algunos perfiles tipo primos, primas, Hugo o el forzado encuentro Paula-Papirrín tendrían las puertas abiertas para la tan ansiada carpeta. Por supuesto que nada salió como estaba previsto, Omar y Alfredo no estaban muy por su labor, la trama antitaurina se quedó reducida a una discusión sin mayores consecuencias y las posibles carpetas excepto la de Omar y Paula se quedaron en un vano intento que coparon toda la edición. 

  La relación entre Paula y Omar y sus consecuencias ha generado muchos de los argumentos posteriores, el intento de crear carpeta entre Yoli-Jonathan y Azahara-Juanma, el extraño juego de Fran y la irregular trayectoria de Luis ha sido quizás lo más representativo, de estos titulares se desprendió todo lo demás, la entrada en concurso de Lucía y la famosa noche de las cuatro interminables horas, el acercamiento Paula-Luis, los enfrentamientos de Ale con algunos compañeros, el curioso lenguaje en clave o la anécdota de las pelotas de tenis que puso en aviso a los concursantes sobre Fran fueron algunas ramificaciones de esas consecuencias. El episodio “putanesca” dio origen a dos de las mayores discusiones de la casa y si acaso de las más violentas, algunas despedidas con Fran, el desconcierto de las exposiciones entre parejas, el rebote de Paula con la ropa, las cartas de Loli o la precipitada final fueron otros de los episodios más comentados de la edición. Un repaso breve de todo ello configuró el debate final de la edición.

  En la aplicación se preguntó a la audiencia sI había sido esta, como decía mucha gente, la mejor edición de todas, cada uno tendrá su opinión personal. Está claro que a los “nuevos” que solo han vivido las dos últimas ediciones la respuesta no dejaría lugar a dudas, para la gente que seguimos el programa desde su inicio la mera consulta nos parecería una provocación. La edición no ha sido de las que con el tiempo catalogaremos como buena, tampoco ha sido de las más malas, yo diría que ha estado bien a secas, un bien raspadillo teniendo en cuenta que la misma organización ha tenido en no pocas ocasiones que tirar del carro de los concursantes aumentando el número de fiestas y alcohol y ser determinante con la decisión de meter en concurso a Lucía. No podemos olvidar la decepción que se ha tenido con muchos de los concursantes, Juanma, Hugo, Aza, Jonathan, Alfredo, Loli, Mayka entre otros de los que se esperaba mucho más. El peso de la edición ha recaído en un pequeño número de personas que han sufrido el desgaste mucho antes que los demás. El nivel de audiencia ha sido bueno en comparación con la calidad de la edición y eso siempre es de celebrar.

  Gran Hermano “quinze” ya ha terminado con la victoria abrumadora de Paula con mucha diferencia de votos con respecto a los demás finalistas. Ha sido una de las ediciones más cortas de toda la historia en España, en unos pocos días se pondrá en marcha una nueva edición Vip con la intención de intentar paliar el amargo sabor de boca que le ha dejado la edición a la cadena y relanzar  sus expectativas con un modelo más acorde a la filosofía de la misma. Nosotros nos bajamos aquí. Algunos miembros de este blog ya están trabajando para tener un sitio donde poder compartirlo, me parece una gran idea y estoy seguro de su éxito…  les deseo muchísima suerte. Nosotros ya hemos cumplido con nuestro cometido como venimos haciendo desde hace algunos años,  que no es otro que tener un espacio abierto para comentar  nuestro programa favorito con arreglo a nuestras limitadas posibilidades. Gran Hermano Quinze es un blog temático sobre el concurso, y como bien sabéis cuando se cierra la casa se cierra el blog que de nuevo si no pasa nada se volverá abrir cuando de nuevo se vuelva a abrir la casa. También es todo un clásico. Permanecerá abierto unos días más como siempre se hace para poder enlazar en el menor tiempo posible y de forma gradual con el nuevo blog de los compañeros que tomarán el relevo.

   No es una despedida. Sólo quería agradeceros a todos y cada uno de vosotros, no nombraré a nadie para que no me pase como el año pasado, sois todos, y cuando digo todos, es todos, desde al anónimo que solo ha pasado a leer hasta cualquiera de los fieles que nos siguen desde el primer día, agradeceros como digo vuestra colaboración y saber estar. Sé que ha habido momentos buenos y otros menos buenos, como siempre ha pasado, es normal que esto ocurra, señal de que el blog ha estado más vivo que nunca. Sí que me voy a permitir hacer una única mención sobre un amigo que ha aparecido este año y que para mí ha significado una agradable sorpresa, me refiero a Michael (y Tesqui), a quienes siempre eché de menos como a muchos otros de aquellos inicios y que este año nos ha brindado la oportunidad de poder disfrutar de sus escritos y sus formas. Quisiera de nuevo daros las gracias a todos uno a uno, y pediros que me perdonéis si en algún momento algunos de mis comentarios o actuaciones ha podido haceros daño o no han sido las adecuadas. Que paséis unos felices días de navidad en compañía de los vuestros y nos seguimos viendo por aquí.