26 de febrero de 2010

LAS DUDAS DE PEPE

A Pepe no le veo cómodo. Algo le falla y no consigue averiguarlo. En su edición se sintió mucho más cómodo siendo la víctima de la casa donde no le supuso ningún problema defenderse. Contaba con el favor del público y él lo sabía. Pero en ésta edición algo le está fallando que no logra controlar. No, no estamos hablando de ningún robot inventado para ganar Gran Hermano como se lee, sino de una persona que también tiene sus dudas y eso hace que por momentos baje a la tierra y se iguale a los demás. Pepe se convirtió en su dia en un símbolo de éste programa, el ganador nato por antonomasia, el ganador perfecto, estratega pensante e inteligente que no dejaba cabo suelto ni puntada sin hilo, el concursante que todo lo manejaba, aquel que dirigía el juego y supuso un antes y un después en el programa porque hizo saltar las alarmas de la organización al verse superada por su estrategia. Ha sido desde entonces un referente en este concurso.



Quizás la organización quiso plantarle cara metiéndolo junto a Indhira y ponerlo a prueba. Indhira contaba con un público reciente a su lado, con una fuerza exterior viva y fresca, y Pepe entraba desde un anonimato de varios años. Pero todos sabíamos que entre ellos no había color, a éste se le recuerda constantemente cada año y su concurso nos sirve como ejemplo; a aquella se le apadrinó desde la cadena desde los resortes del corazón y la popularidad. Quisieron enfrentar distintos valores para medir a la audiencia, una desde la pasión y otro desde la razón, el corazón contra la mente. El combate les duró poco, Pepe en un asalto se quitó a Indhira de en medio. Un nuevo traspiés para la organización que de nuevo quedó en evidencia ante Pepe. Se nos amenazó con darle un carpetazo al invento en apenas quince dias, pero el alto nivel de personalidades contrapuestas que eligieron gustó y se lo han pensado mejor. Para muchos la presente edición tiene un ganador claro, para él no.

Es cierto que han ido quedando en el camino personalidades acusadas como Bea, Indhira, Arturo y Nicky y siempre se podría pensar que el camino de Pepe va recorriendose pasito a pasito, que su objetivo lo va logrando minuto a minuto utilizando sus diversas tácticas y que de nuevo estaría llevando la casa a su terreno, el que él quiere. Es la sensación que se tiene, pero si realmente fuese así, que es lo que le preocupa realmente a Pepe?. En las distintas imágenes vemos a un Pepe distinto, como preocupado por algo, como si algo no funcionase bien…. Y eso en un jugador nato como él ha de tener algún significado que no sea producto de la mera convivencia. Algo se le está escapando de las manos y no lo está manejando bien.

Los grupos están muy igualados, la dicotomía de la casa por momentos hace aguas dando paso a movimientos individuales en los que él podría no manejarse bien. Quizás se maneje mejor en los grupos y las grandes separaciones que en las pequeñas y eso posiblemente le desconcierte. Ainhoa le tiene desconcertado y de Melania no se fía. Estas arrastran a Nico y a Piero tras ellas y sabe que en Raquel tiene poca ayuda. Ana suele ir por libre y solo contaría con el beneplácito de Chiki como aliada. Pero anda en terrenos desconocidos para él y las individualidades superan los movimientos estratégicos en grupos y eso no le gusta nada. Los grupos los sabe manejar, no así a las individualidades. Ha de contar con las circunstancias especiales de la edición sobre todo su corta duración y el carácter dual del concurso, el objetivo encubierto es superar las asperezas con su pareja lo que convierte en el concurso en abierto tal y como dijimos ayer, pero esto es un arma de doble filo ya que ineludiblemente tienes siempre un aliado natural para bien y para mal. Si vas contra Melania sabes que vas contra Piero.



Ainhoa se le escapa de las manos. No es sencilla de manejar y desconfiada por naturaleza, está jugando sus bazas con y contra Pepe porque sabe que es un gran rival. Sabe que enfrentándose a Melania recluta adeptos a su favor al igual que enemigos, por eso quiere involucrar a Pepe como as guardado y a otros que le haga el juego sucio como Chiki. Pero Pepe no es tonto y ve exactamente la misma jugada en Melania. Eso le desconcierta, puede tener ambos lados atados y sin embargo creer en una posible trampa. Ainhoa le seduce y puede estar arriesgando su juego, si ésta anda lista tendría un buen as.

Pero pienso que su mayor preocupación se llama Melania. En ella está su duda. Contra pronóstico la última semana se salvó de estar nominada por el público, habiendo tenido a toda la casa en contra de ella (episodio Bea) y eso le crea dudas. El sabía que Bea era muy querida y a consecuencia de Melania fue expulsada por lo que podría esperar un cierto castigo de la audiencia hacia ella, sin embargo fue Nicky el nominado. Melania tiene una personalidad muy acusada y no se doblega ante nada ni nadie se llame como se llame y eso le puede dar un plus que pueda estar bien visto fuera a diferencia de dentro (recuerdos de su propia edición). Los últimos movimientos de ésta a diferencia de otras semanas la hacen menos odiosa incluso dentro, se le aprecia más participativa e integrada por lo que de nuevo el “motivo” separación-ruptura-grupo pierde sentido por momentos lo que le está obligando a cambiar su estrategia para la cual no dispone de mucho tiempo. De ahí su discurso de anoche con Ainhoa ofreciéndole algunos consejos de por donde debieran ir dirigidos sus pasos.

Lo que ocurre es que eso tambien lo está viendo Ainhoa y empieza a desconfiar de un Pepe cada vez más preocupado en que esos pasos se produzcan. El sabe que Ainhoa sabe y que Melania sabe, y lo que es peor, que todos los de dentro saben. Piensa que controla todo en base a lo que “puediese suceder” porque está preparado para ello y sabe como actuar en el momento en que eso suceda, pero que sucederia si eso no sucediese, no le quedaría más remedio que pasar él mismo a la acción y provocar él mismo a Melania. La duda le viene de la posible reacción de la propia gente de dentro que no pudiese estar tan predispuesta a un apoyo incondicional tipo Indhira porque saben perfectamente de los pensamientos de Pepe. Choque Melania-Ainhoa y beneficiario él. Gana tiempo y credibilidad, dos nuevos bandos o grupos para elegir. De nuevo la casa en su terreno.

Pero…… donde quedaría él?

25 de febrero de 2010

INEXPLICABLE

No entiendo porqué tengo que encasquetarme a ninguno de los concursantes como “mi favorito”, huyo de exclusividades en ésta edición y simplemente me dejo llevar. Esto de concursar por parejas me impide tener que etiquetarme sin caer en una hipócrita elección. Si me gusta Melania pero no Piero, si me gusta Ainhoa pero no Nico, si me gusta Ana pero no Chiki me niego a caer en una falsa seducción inventada y coloreada. Gran Hermano por muchas etiquetas, artilugios y sombreritos que le quieran poner es Gran Hermano, lo podrán disfrazar como quieran, convertirlo en sucedáneos de si lo que buscas es amor, todo por la pasta o flores en vinagre, pero la fórmula es sencilla, si dan sesenta para la pareja tocamos a treinta cada uno, si para llevarme treinta que no me viene de nada mal he de fingir un paripé, nada más fácil pero Gran Hermano es mucho más que todo eso y aunque por momentos se piense y se hagan los correspondientes cálculos, las individualidades, la convivencia y las personalidades de cada uno siempre andarán muy por encima de todo artilugio. Buen intento, pero no ha funcionado. Gran Hermano no sabe actuar de celestina, ese no es su cometido, él solo ve y como gran ojo lo ve absolutamente todo. Zapatero a tus zapatos que es lo tuyo.

O alguno piensa cuando ve, escribe, interpreta a cualquier concursante como dualidad, pack o pareja? Que es eso de tragarnos por decreto a alguien que no nos gusta? Que caprichosas normas son esas?. Ah, ya, es que es un concurso. Pues fíjate, ni me había enterado, y es que cuando te metes allí dentro bien pareciese como si no lo fuese, solo se me muestran desnudos integrales de almas solitarias luchando por sobrevivir, eso si, retorciéndose como excusas con una carga añadida que le resta a cada uno por momentos de individualidad. Tengo que contar con… si quiero ganar. Alguien ahí dentro piensa de verdad en eso? Acaso nosotros pensamos eso?. El concurso en sí radica en que aquel que nos guste, conlleva premio añadido por obligación, como un dos por uno al uso, compras uno y te regalan otro, estamos en ofertas. Pero es que…… nada, nada, si usted quiere éste, se lleva el otro. La edición de las oportunidades, el reencuentro de las ánimas o a ver quien es el más listo de todos.

No sabia yo de esa nueva versión light que nos proponen, intentar ser pillos, al menos aparentarlo durante unos dias sin que se note mucho, ese es el guión. Pero la casa los devora, el fantasma de Gran Hermano pulula por allí, demasiada activa su presencia como para poder eludirla desde hace muchos años. A pesar de todas sus desviaciones, (que tiempos aquellos de ser tal cual uno mismo es,) ahora se premia la buena educación, el respeto, la diversión, los modos, las formas o incluso el amor. Se castiga la frialdad, la libertad, el respeto, los modos y las formas de igual modo. Somos un péndulo de contrasentidos infinito, ahora así, mañana asado. Se busca la perfección en un ser humano o todo aquello que más se asemeje, chantajeamos a nuestra mente mirándonos en su espejo y nos intercambiamos los espíritus con ellos, recurrimos a la nostalgia para hacerlos favoritos porque sí o enemigos porque sí. Nos hemos metido desde hace dos o tres años para acá en un berenjenal que no tiene fin. Sabemos lo que nos gusta, sabemos lo que no nos gusta, pero que narices, no nos pidais más explicaciones porque eso es una maravillosa puerta para entrar en bucle continuo. Vale que nos divierte, nos entretiene, pero al final casi será perjudicial para nuestra propia salud. Pero como vamos a querer convencer a todo el mundo de lo que nosotros vemos? Estamos locos o que?. Pues nada, nos empeñamos…. nos cabreamos, nos lo tomamos como cruzada personal y sacamos hasta nuestros propios demonios. Que frágil resulta la tolerancia a ojos de los demás, pero cambiar de opinión y reconocer errores? Jamás. Eso tú. Esto es Gran Hermano, lo demás son pamplinas.



Y que culpa tengo yo de que no me guste Pepe en esta edición? Si no me gusta, pues no me gusta. Lo veo sobreactuado, demasiado perfecto, puntilloso, casi casi lo veo hasta tan inteligente casi como yo, y por ahí no paso. Tiene trampa. Va de listo. Y si me gusta Ainhoa, pues me gusta, ya me las arreglaré para perdonarle lo que sea, me cae bien esa chica, es lista, sabe jugar, sabe pelear, me da igual los medios y las formas, me atrae y me divierte, me ha caido en gracia, ya y hasta ahí, no hay más. Y Melania pues tambien me gusta. La veo muy suya, como muy ella, muy Melania, me gusta su pose, su carácter, hasta su frialdad le viene casi como anillo al dedo, me gusta ver sus subidas y sus bajadas, sus desplantes, sus tiempos muertos, me seduce su juego hasta su hartura, me provoca su carácter, su ironía hasta sus errores. Y recurro al topicazo, hasta la veo natural y todo. Ella es así. (Vaya, lo dije, jolín que gusto me he quedado, y mira que me ha costado).

Ahora leo que algunos estan hasta jugando y todo, cambiando de bandos, planteando estrategias de concurso, intercalando afinidades, se habla de traiciones, fidelidades, cambios de posicionamiento, ideas etc. etc. Son la leche estos tios y tías. Como me gustan. Pero no era así? Perdón, pero acaso no soy yo así?. Que no, hombre que no…. que de lo que se trata es de limar asperezas entre parejas para llevarte treinta mil del ala.

A quien se le ocurre?

24 de febrero de 2010

GALA DESCAFEINADA

Anoche vivimos una extraña gala a tenor del desarrollo de lo visto. Se nos anuncia la entrada de una nueva concursante para acompañar a Nicky en sustitución de Bea y la meten en el concurso para expulsarla una hora después; en éste caso cabría repartir la responsabilidad de su expulsión, no participación o como queramos llamarle en un cincuenta por ciento entre la audiencia y las parejas inmunes. Pero ese hecho no cabría la posibilidad de haberlo tenido previsto? Nadie de esos quinientos pudo haberlo pensado por un solo momento y haber evitado un nuevo ridículo?. Tal vez si la hubiesen metido quizás un par de dias antes al menos se habría suavizado quizás un poco el esperpento, pero una vez más el share le ha jugado una mala pasada a la organización…. Y van varias.



Una gala pensada para las explicaciones de Bea y las conclusiones de una accidentada noche solo se quedó en un sucedáneo de explicaciones furtivas ya archiconocidas y unos videos más que repetidos por los diferentes programas. De nuevo se intenta justificar la expulsión de Bea por motivos preventivos y de nuevo sibilinamente se deja entrever el factor Melania como causante del desaguisado señalándola de nuevo como la principal artífice. Ni un atisbo de autocrítica por parte de la organización ni de la propia Bea nos dio a conocer a una Mercedes anoche inédita desde que comenzó la onceava edición reclamando autocrítica y no recordando el tema Indhira.

Se nos mostraron las distintas caras de Ana Toro como principal protagonista de la noche, dibujándola como showman, enamorada, dolida, mensajera y ofreciéndonos todo un catálogo de virtudes de esta concursante incluidos sus pinitos en el submundo de la nueva moda anatorista. Como personaje resulta fascinante por su versatilidad y originalidad muy por encima de muchos de los concursantes que allí habitan para disfrute del espectador, entre otros de su propia compañera Almudena que a diferencia de su edición la estoy observando demasiado quisquillosa y predispuesta (como si hubiese entrado con un rol predeterminado). Su regreso a la casa después de su salvación con su frase “si los han echado que se jodan” habría hecho saltar ampollas en cualquier otro concursante y no logro entender muy bien dicha frase cuando los expulsados fueron Nicky y Cristal. En realidad no estoy entendiendo en nada a Chiki en este reencuentro, aunque su acercamiento a Pepe desde el primer momento y su antimelanismo me da una ligera idea del rol con el que ha entrado en la casa.

Todos los indicios apuntan hacia un Pepe extraordinario y con nadie capaz de hacerle sombra en ésta experiencia, sin embargo lo estoy observando diferente a aquel perfecto jugador que todos conocimos. Lo estoy observando demasiado “sobrado”, muy justiciero, altanero y con cierta soberbia que disimula muy bien con esa inteligencia que tan bien sabe administrar. Su enamoramiento de Ainhoa le tiene demasiado entretenido y ocupado como para dejar ver en alguna ocasión algunas que otras contradicciones de principiante. Desde su edición hasta nuestros dias, el concurso ha evolucionado mucho y las estrategias de antaño podrian no servirle ante personalidades tan acusadas como Amor o Melania que bien podria poco a poco darnos a conocer a otro Pepe inédito en sus formas de leer el concurso aunque cuenta por otra parte a su favor con el beneplácito de una audiencia que tambien ha evolucionado en base a la devolución de favores, y la defensa de Indhira rentúa más de lo que pensamos.



Ainhoa me fascina desde el primer día que entró, al igual que Melania. Las veo como los dos “animales” de la edición por sus correspondientes personalidades. Auténtico choque de trenes que jamás pisarán el freno ante cualquier situación por muy pintoresca que parezca. No se soportan pero se adaptan, las dos van de frente, son valientes e imprescindibles en esa casa, cada una de ellas defendiendo su parcela. A quien no termino de ubicar en ningún momento es a Nico, demasiados bandazos, demasiado protagonismo para tan poco argumento. Mucho de cámara, mucho de palabra pero poca autenticidad, lo veo desbordado por momentos y no termino de verlo muy cómodo en su papel. Me sigue sorprendiendo Raquel por su inteligencia, ese poder de observación que tiene y su adaptabilidad, su prudencia no va en concordancia con lo que le reclamamos a cualquier concursante y la justicia del concurso debiera pensárselo mucho si el premio es para “una pareja” que hayan limado asperezas, todos sabemos que eso no es así. Imagino que siempre se desearan para un concurso como el que nos atañe personajes como Melania que perfiles como Raquel, por muy bien que no caigan.

Lo de la comida, los grupos, las envidias, la insoportabilidad del ambiente que por momentos se respira en esa casa la hace atractiva. Por fin se pudo superar el bucle Indhira y nuevas expectativas otean en el horizonte, por lo pronto dos grupos, seis contra cuatro. Esto promete, con el permiso de la organización, que mucho me temo de nuevo será devorada y desbordada por los acontecimientos. Nada nuevo en el horizonte. Mucha Melania en boca de todos, expectación ante los movimientos de Pepe y el contador puesto en marcha ante la bomba de relojería llamada Amor. El resto, si quitamos a Ainhoa, más de lo mismo.

19 de febrero de 2010

SE VEIA VENIR

Lo que no se puede permitir es dejar que todo suceda, no impedir lo que se ve que va a suceder para luego expulsar a alguien cuando tú has sido cómplice y has avivado y permitido que suceda. Primero nos privas a los espectadores de ver lo que sucede, y yo me pregunto, para qué?. Para luego jugar tú con las imágenes y hacer lo que quieras con ellas? Porqué nos invitais a votar sobre algo sobre lo que no somos partícipes?. A que clase de televisión o de reality nos estais llevando?. La realidad, pseudorealidad o como se le quiera llamar es en verdad lo que sucede en ese momento, y no cinco dias después. Los resúmenes son eso, pero no de cuatro dias atrás, sino del mismo día, o la noche anterior.Que es esto? Porqué se juega con la audiencia manejándola como se quiere y luego culpabilizarla si el programa tiene mayor o menos aceptación para poner o quitar?. Señores, si están hartos, terminenla ya hoy, para que esperar más?.

Si la organización permite que las cosas suceden como suceden es por algo, lo que no puedes hacer después es castigar a quien ha realizado ese algo. Es como invitarlos a hacer algo para luego castigarlos. Dadme videos, muchos videos, cuánto más fuertes mejor, y ahora que ya los tengo, adios y muchas gracias, ha sido un placer. Se puede tolerar semejante despropòsito y tomadura de pelo, o acaso está el programa en manos de unos perfectos irresponsables y principiantes?. Pero la culpa no es de ellos, es de quien se lo permitimos y le seguimos el juego, sin ninguna duda.

Si creas precedentes como los que has creado éste año, luego te tienes que atener a las consecuencias, y lo último que se debería hacer es culpabilizar a los concursantes, sean quienes sean, del despropósito y la ineptitud de los demás. Ni Bea ni Melania tienen la culpa de cosas que suceden en la realidad, su utilización, tergiversación, enjuiciamiento, manipulación, condicionamiento y uso de esa misma realidad no compete a esas personas que viven la realidad, sino a quien tiene la potestad de hacer de ella lo que les de la gana. Si expulsas a Gustavo pero no expulsas a Siscu, si expulsas a Ana pero no a Pilarita, si lo haces con Arturo pero no con Indhira, estás creando precedentes que van a ser difícil de explicar.



Sería absurdo ahora cargar todas las iras contra Melania o contra Bea, que lo único que están haciendo es comportarse tal y como son, sí, como son, y aunque suene a raro, esa es la primera condición que le exigimos y exigen desde el primer momento que se ponen delante de unas cámaras, que sean ellos. Luego vendrán los fuegos artificiales y colorines del reencuentro, limar asperezas, llevarse bien, la conviencia y todas esas parafernalias. Pero el principal motivo por el que han metido allí dentro a Melania y a Bea, es porque de ellas podriamos esperar cualquier cosa y entre ellas la que ha sucedido.

Lo hubiesen tenido muy fácil, si hubiesen metido a Javitos, Enekos, Orlandos y cuántas Raqueles López hubiesen preferido, pero no, fueron a buscar a Melanias, Beas, Amores, Chikis, Nickis, Inmas, etc. etc. para carnaza y sucesos como el que ha sucedido. Y ahora nos rasgamos las vestiduras y nos echamos las manos a la cabeza?. Ahora las convertimos a ellas en malas?. Por favor. En todo caso, déjennos a nosotros decidir quien ha actuado mejor o peor, a quien queremos dentro y a quien no. Pero un concurso con guardia cuando se trata de todo un reality ha de saber llevarse desde un principio, dejar las normas claras, las bases del concurso deberían de ser cristalinas para todo el que entra y para los que valoramos el concurso, y luego no tener la necesidad de aplicar unas normas que no existen al libre albedrío de quien le apetezca, convirtiendo a los verdaderos protagonistas en buenos y malos según nos convenga. Porque parece que éste año el reality ha pasado a ser la antesala del juicio final con San Pedro en la mesa, diciéndole a cada uno porqué puerta debe entrar si por la del cielo o la del infierno. Vamos hombre.

Me parece totalmente injusto culpabilizar a Bea por lo que pasó anoche de la misma manera que me parece totalmente desproporcionado culpabilizar a Melania. Todo se podía hacer evitado si no fuésemos tan egoistas y estar tan ávidos de la carnaza que ambas nos proporcionaron anoche. Y ahora que me vengan desde arriba con la moralina de que hay cosas que no se pueden permitir ni tolerar y de que no están dispuestos a consentirlo. Perdón? Tú lo permitiste, las estrujaste hasta el infinito sin mover un dedo, tumbado delante de tus cámaras cual Arturo cualquiera dejando que se clavaran las uñas, para después decirles, niñas que malas habeis sido. Manda tela semejante hipocresía, y para más inri, incluso de atreven después a diagnosticar quien gana y quien pierde el combate, y ahora vamos nosotros y le aplaudimos y todo.



Yo en ésta edición no estoy viendo a una Melania diferente a la que ví en su anterior edición, estoy observando a la misma Melania de siempre, no entiendo muy bien leer ciertas cosas cuando su comportamiento está siendo exactamente igual que cuando la conocimos, pero me llama la atención que ante igual comportamiento, quien antes la ensalzaban, la vitoreaban, le escribian cartas de casi amor, le escribian himnos, canciones, poesías etc. ahora la traten como una perfecta apestada de la vida. Nunca me gustó en su edición Melania y nunca llegué a entender semejante favoritismo, de la misma manera que no concibo ahora éste desprecio y esta persecución, o nuestra hipocresía está haciendo bastante mella a medida que pasa el tiempo o nuestra ceguera durante éste año ha sido total y tal vez la brillante luz dañina de algún concursante de ésta edición o la anterior nos ha hecho perder demasiada perspectiva. Debe de haber aparecido en mi de nuevo el síndrome Tatiana y debo estar empatizando de nuevo con los malos.

Tampoco estoy viendo tan diferente a Bea en ésta edición de la que conocí en su día, si acaso ambas más maduras, pero no en las formas. La sobreactuación que se le aparece por momentos solo es fruto del marketing con que hemos disfrazado toda ésta edición, pero sigo viendo la misma de antes, y todos sabíamos quien era la legionaria que entraba a la casa, incluso antes de entrar y todos deseábamos verla dentro, al igual que a Melania. Por eso no comprendo nada, y menos que se la expulse por ser ella misma. Lo de los chantajes habidos en ésta edición solo es culpable la organización por no aplicar el mismo rasero en todos los concursantes, lo del miedo al ridículo es otra cosa y lo del ridículo confirmado otra bien distinta, pero ya lo veíamos avisando desde la edición normal. Pero es muy fácil ahora decir “esto se va a acabar pronto”.

17 de febrero de 2010

Y DE NUEVO MERCEDES...

En realidad no es que Arturo vaya cayendo mejor a la audiencia, es que tanto Indhira como Mercedes Milá van cayendo peor… y a pasos agigantados. Y eso enaltece cada día más la figura de Arturo. Digamos que casi nos estan obligando a posicionarnos a favor del vasco y ya no quiero ni pensar si eso es hecho adrede porque me cuesta mucho aceptar la posición de Mercedes en cuánto al tema, lo de Indhira como todo en ella es más que previsible, pero de Mercedes no tiene ninguna explicación lógica mínimamente racionada. O se ha tomado ésta edición (cuando digo ésta, digo las dos) a cachondeo o ya está buscando otro proyecto que le motive más para terminar su carrera. No creo que se pueda estar más desafortunada en una edición que como lo está haciendo ella éste año. Se le nota cansada, ciertamente aburrida, tal que hastiada, incoherente y por momentos parece una principiante. Deja toda la carga de sus intervenciones a la seguridad de sus tablas y de su experiencia como aval de un éxito caducado. Sus intervenciones están resultando cada vez más discutidas y polémicas lo que le da la suficiente cancha como para seguir en el candelero, la cuestión es la forma en que lo consigue, y ahí es donde patina estrepitosamente asemejándose cada vez más a cualquier otra presentadora de cualquier programa del corazón y alejándose cada vez más de aquella presentadora diferente que cierto día nos encandiló a todos.

Cuando hablo de sus formas, no me refiero taxativamente a sus formas de conducir las entrevistas, su trabajo de presentadora, moderadora, guia de un programa de casi cuatro horas de duración que tiene que jugar con los tiempos, dar y quitar la palabra y enlazar la trama de manera continuada sin que se pierda el hilo, que también. Estas formas las ha perdido de manera reiterada en más de alguna ocasión durante esta edición aparcando por momentos su deber para convertirse en una forofa más y actuando de manera partidista, déspota, injusta, chulesca, prepotente y soberbia en una situación tan simple como el saber guardar la compostura y llevar equitativamente la dirección del directo, perdiendo las maneras en tono amenazante en varias ocasiones y lo que es peor dando la sensación de que perdía totalmente los papeles.

Pero hay otras formas que más extrañan al espectador y que causan mayor alarma en la audiencia que sigue el programa, son las que le salen desde dentro, las que alejándole de su profesión por un momento la retrata como persona y la hace igual a los demás, la que opina, da su versión de hechos como persona, muestra sus preferencias, su punto de vista, se posiciona como cualquier hija de vecino y se expresa como tal. A esa naturalidad esa misma audiencia exigente con este programa la terminaría de comprender sin más tesitura a no ser que para ello se haga valer de unos medios inadecuados para hacerlo. Utilizar el poder que le da su profesión, el directo, el amor de la gente al programa para sobreponer su opinión un escalón por encima de la de los demás, abusando del poder mediático de la televisión para imponer una versión de los hechos demasiado particular, es demasiado retorcido como para obviar su importancia y sus consecuencias.

Lo triste de todo esto es la utilización que se está haciendo de una visión particular para regatear con ciertos principios morales que a todos en mayor o menor medida nos atañe y de los que nos sentimos influenciados por ese quinto poder que son los medios de comunicación. Partiendo de una premisa íntima, personal, individual y perfectamente lícita, y utilizándola como cebo para generar audiencia lo que me extraña mucho es que una persona de las características de Mercedes se deje llevar y caiga en el más simple de los ridículos por un éxito puntual y pasajero y poniendo en entredicho toda una trayectoria profesional intachable de tanto años. Caer en el mercadeo más puro y dejarse servir en bandeja su propia intimidad para disfrute ajeno debe ser una característica que a ella se le ha debido de pasar, porque si no no se entiende tal derroche de facultades ni tal desmoronamiento humano.

Hay ciertos temas que rayan lo extraño de su situación y que dan pábulo a múltiples especulaciones sobre su propia forma de pensar, pero lo que jamás permite la audiencia es que se suplante su propia personalidad y quieran abanderarse en su lugar como defensores de un libre pensamiento, adalides de sospechosas maniobras para sustituir los propios pensamientos de uno a través de mensajes salvadores de patrias personales y apelando a estratagemas inocuas con las que nos quieran vender importantes derechos logrados al libre capricho de cualquier punto de vista personal.

Establecer como condición que ninguna mujer defendiera a Indhira en el momento de la agresión de Arturo, para hacer un llamamiento al escarnio público de cualquier hombre no es precisamente un buen consejo metódico para inspirarse en el principio básico de la igualdad entre el hombre y la mujer, autoproclamarse como defensora de la mujer atacando a otra mujer como Carol y no respetando su independencia no debería ser precisamente un buen ejemplo a seguir, perseguir a Arturo durante la gala con indirectas soslayadas por tener otra visión distinta de lo que significa “su propia forma de vivir” no es precisamente un verdadero ejemplo de libertad y así hasta el infinito en ejemplos de cómo la propia incoherencia de un ser humano le desnuda hasta el punto de dejarlo en entredicho.

Maniobras orquestadas al servicio de una libertad que nos permite abusar de ella a veces sin escrúpulos y que nos debería servir de espejo donde mirarnos sin la necesidad de hacerlo trizas cada vez que pretendamos aumentar nuestro caché, o simplemente sacarle rendimiento a nuestras limitaciones como persona. Se siente bastante rabia al ver que se tiran toda la noche invitándote a abandonar el plató, simplemente porque no piensas igual, y luego escuchar a esas mismas personas erigirse en defensores de la libertad y la tolerancia.

13 de febrero de 2010

INDHIRA NO AGUANTA SIN ARTURO

Ser de Indhira o ser de Arturo, esa es la cuestión. Como en las películas de buenos y malos, como en las barras los lunes o se es del Madrid o del Barca, y así, según el resultado así nos va la sonrisa aunque siempre tendremos justificación suficiente en la manga para poder defendernos si nos ha ido mal y entre ella cientos de argumentos bien preparados para atenuar el palo. De esta no me moverán, disfruta ahora que mañana veremos que pasa. Pues sí, como la vida misma. O es blanco o es negro, ya sé que la filosofía no es una ciencia exacta y hay matices pero esos ahora no nos importan mucho, total, nos van a llevar al mismo sitio.

Bueno, pues en ésta película yo me posiciono con los malos, soy (quien me lo iba a decir a mi) arturista declarado, y eso que durante la edición normal no era mi favorito. Bueno en alguna ocasión si, cuando se alejaba de Indhira me caía mejor, pero cuando volvía con ella le declaraba la guerra. En éste Reencuentro me sucedió igual, cuando estaban juntos me producían grima, cuando se distanciaban y cada uno tiraba para su lado, mi elección siempre iba para Arturo. Era ahí, cuando veía al Arturo que yo queria ver, el que me gustaba, esa bestia de las cámaras que todo lo envolvía, sin embargo eso nunca me pasó con Indhira, ni sola ni acompañada, huía de ella y no sé muy bien porqué, solo sé que había algo en ella que rechazaba, algo que nunca me terminé de creer. Con Arturo, aún en los momentos en que estaba con ella, yo percibía un trasfondo en él que siempre me llamaba la atención y me decía que pena que éste chico no concursase solo, se llevaría el concurso de calle pero con ésta chica la está pifiando. Supongo que serán conjeturas de esas invisibles que uno se hace a sí mismo de vez en cuando. Pero siempre confié mucho más en él que en ella, le veía un algo mucho más auténtico y verdadero, algo más real, más sincero.

Ahora dicen que Arturo es el malo, por eso dije yo antes que me posicionaba con los malos, pero como uno lee tanto y al cabo del día casi se vuelve tarumba, me he dado cuenta que tambien me posiciono con los buenos, es decir, soy al mismo tiempo bueno y malo. Ya me dirán que según azote el viento nos convertimos en unos u otros, pero los vientos nos soplan desde cualquier lado, y casi nos volvemos camaleónicos,  pero para que me entiendan de manera ciertamente pedagógica, soy bueno cuando me leen los arturistas y malo cuando es indhirista quien me lee, así seguro que me entenderán mejor, verdad?. Si para Indhira, Arturo es el malo, para Arturo, Indhira es la mala, por tanto para quienes nos hemos decidido por Arturo estamos en el bando de los buenos, o al menos eso pensamos, porque para los otros es al contrario, somos los malos, ellos son los buenos. Os aconsejo que lo experimentéis, es una sensación superrelajante eso de pertenecer al mismo tiempo al bando de los buenos y de los malos.

Es curioso esto de buenos y malos. Cuando Indhira agredió a Carol, para  mí Carol era la buena y fue a mis ojos vista como la víctima de aquella agresión, por supuesto que no hay ni que decirlo que Indhira era la mala, en ésta edición me ha pasado una cosa curiosa, y es que el agresor ha sido Arturo e Indhira la víctima, pues curiosamente no me ha sucedido igual, sigo viendo a Indhira como la mala y a Arturo como la víctima. He llegado a la conclusión de que no sirve de nada ser bueno o malo, hacer buenos o malos, ver a unos como buenos y a otros como malos, total, vamos a llegar al mismo sitio, los de Indhira me van a seguir viendo malo porque voy con Arturo, y los de Arturo bueno, yo al contrario seguiré viendo malos a los otros. No sabía que eso de pasarse de malos a buenos o viceversa era tan complicado. Casi me quedo como estoy. Bueno y malo.


Para los buenos. Esta tarde cuando ví a Indhira en el confesionario decir la tarde de la expulsión de Arturo, que por supuesto tenian que expulsarlo porque había hecho lo mismo que ella le había hecho a Carol (en que quedamos guapa, lo hiciste o no lo hiciste por fin?) que por supuesto ella no se iba de allí ni “jarta” vino, (con esos pelos revolucionados, esa cara descompuesta y esa sonrisa a medias), me he dicho, será prepotente la tía. Pero después cuando han puesto el de ayer mañana, y la veía casi con los mismos pelos, la misma cara desencajada,  diciendo aquello de “me voy, me voy, me voy”, entonces me he dicho, esta tia quiere volverme loco….. Pero despues viéndolo detenidamente y escuchar eso de que si te quedas te ponemos otra pareja, preguntarle que pareja le iban a poner, para rematar eso de la coherencia con sus fans para que éstos no tuviesen que votar a ninguna Tatiana, ninguna Nagore, ninguna Carol por el efecto pareja y por supuesto tener que repartir el premio con sus enemigas (perdón?), y que por eso se iba. Vamos, en caso de compartir premio con enemigos mejor con Arturo, pero se niega en rotundo a repartirlo con Tatiana, por ejemplo. Ahí, ya me ha matado. Por favor, que alguien le lea a ésta chica de que va éste concurso. Hasta ahí la versión oficial.


Miedo, cobardía, nula autoestima o simplemente un bluf. Ni siquiera lo ha pensado, se ha hecho la composición de lugar (esa noche durmió sola) y le entró el pánico, sacó toda esa personalidad de la que carece y parece ser que ya se ha cansado a sí misma de ser tan víctima (por ahora y hasta el domingo). Os suena eso del todos contra mí, bueno pues eso mismo en versión Pepe, significa ir por la autopista en dirección contraria, a lo que ella misma asentía (menos mal que no se enteró de lo que le decían). Y cuando llegas a éste punto y te pones a leer, vas y piensas, bueno tampoco hay que pasarse con todo el lio ese de psicólogos, de estar mal de la cabeza, y todas esas chorradas. La chica tiene un problema, se llama Arturo. La chica tiene otro problema, no sabe lo que quiere. Y otro, la chica va de lista. Y en algunos momentos hasta lo ha sido, al menos ha aprovechado su momento y eso no todo el mundo lo hace. Pero por favor, coherente?. Ha utilizado su condición de mujer para victimizarse dejando un interrogante bastante importante en éste colectivo, parte del cual no se siente identificada con ella. Nos ha vendido su amor en fascículos coleccionables y previo pago de tasas mercadeando con él y jugando con él, ahora si, ahora no, en la vida me volveré a unir a una persona como ésta, me ha hecho mucho daño, me me me, a mi, a mi, a mi. Basta con recordar aquella publicidad de la gala de la expulsión de “su amor”, aquella cara “de amor” que puso al saber la expulsión de Arturo.

Hablar de Indhira es entrar en bucle y nunca acabar, como buena para quien la quiera, me planto con los malos, o con los buenos, me da igual, pero el cuadro ha quedado limpio y si algo tiene de bueno el reencuentro es que no hay sarays, ni gerardos, ni lauras, ni toscanos a quien engañar, allí hay personalidades acusadas que no se andan con las ramas, que te dicen las cosas a la cara, y que te dan treinta vueltas hasta marearte y tener que en un solo día subir al confe a decir que te quieres ir.

Para los malos. Arturo era uno de ellos y además coherente.

12 de febrero de 2010

ARTURO EXPULSADO

Evidentemente no es lo mismo concursar de manera individual que por parejas. Si lo haces de manera individual tú mismo eres el responsable de todos tus actos y de sus consecuencias, pero si lo haces en pareja y aceptas las normas, la responsabilidad de los actos es de los dos. Aceptas las normas o te las imponen como en éste caso ha sido, es lo mismo que cuando a un portero le meten un gol, no podemos hacer responsable a todos los porteros del mundo de las derrotas de cualquier equipo. Nos podremos quejar de haber perdido el partido por su culpa, porque haya tenido una mala tarde, pero quien ha sido derrotado ha sido el equipo, aunque el entrenador al domingo siguiente lo deje en el banquillo por malo. Si el concurso tiene, según la organización un objetivo claro, creo que ha sido lo único que nos han dejado bien explicado, “ganará aquella pareja que para la audiencia mejor haya superado sus diferencias”, aún a pesar de que no nos hayan dicho las normas, las cambien, las manipulen a su antojo o lo que quieran hacer con ellas, lo que nos han vendido desde el primer día ha sido eso, y lo hicieron de manera cristalina.

Queramos o no, queramos verlo o no, Arturo e Indhira entraron como pareja y han concursando como pareja. Si entre ellos y por las causas que sean no han dirimido sus diferencias sino que quizás las han empeorado, solo es responsabilidad de ellos, de los dos, y los dos deberían atenerse a las consecuencias de ese acto. No mareamos ninguna perdiz que yo sepa. Igual que se nos llenaba la boca de baba cuando nos mostraban videos en el que parecian haber hecho las paces, se parecian arrimar en la cama, nos mostraban el inicio de algún edredoning y se llenaban las pantallas de escritos alabando ese comportamiento de los dos y se les enfilaba directitos al premio porque estaban cumpliendo todos los requisitos que se exigian a los concursantes, independientemente de mayor o menor paripé, cumplian la norma principal que se habia impuesto. Pues bien, si ahora esa misma norma que les hizo favoritos e inmunes la primera semana, salta por los aires, y esa pareja no dirimen sus diferencias sino que las aumentan, de la misma manera que antes se le premiaba su actitud como pareja ahora debería castigársele como pareja. Uno de ellos ha sido expulsado por la organización, ha tenido una mala tarde y por su culpa, el equipo, Indhira y Arturo, ha perdido. No podemos cambiarnos de equipo a mitad del partido porque hayamos encajado un gol, y fichar por el equipo contrario o cambiar de jugadores porque lo estemos haciendo mal.

El concursar como pareja tiene sus aspectos positivos, puedes inventarte un paripé lo mas de bonito y llevarlo a cabo a la perfección y habrás conseguido el premio, es muy fácil, pero también tiene sus aspectos negativos, cada uno no depende solo de sus actos sino también de los de su pareja y ya lo expliqué ayer en mi post, quizás pierdan frescura en su convivencia, pero es lo que hay y esas son las normas que creía nos habian dejado entrever. El concurso en pareja conlleva riesgos, los mismos que lleva cualquier relación que no depende de uno mismo, sino tambíen de otro, y esos riesgos hay que asumirlos desde un principio o no aceptarlos. Están ahí, y si Raquel Lopez quiere joder a Pepe porque no se lleva bien y decide abandonar para joderlo a él, lo tenía tan fácil como haber dicho en un principio, no acepto concursar con Pepe porque no me da la gana, renuncio a mi concurso y a mi compensación económica, a mi contrato, y simplemente paso. Pero aceptó, entró como concursante con Pepe como pareja, y éste también aceptó. A partir de ahí, ambos son consecuentes con sus decisiones y con sus actos, para bien y para mal.

Arturo, claro que queria irse, nos lo había dicho por activa y por pasiva, pero lo que sucedió ayer fue una reacción natural ante el desquicie general que llevaba consigo, un impulso producto del desbordamiento de un vaso que ya desprendía agua por todos lados y nunca mejor dicho, él no estaba a gusto, permanecía incómodo y las dudas con las que entró nunca fueron disipadas. Arturo estaba harto de GH, la convivencia se había prolongado demasiado, Indhira le salía hasta en la sopa y a pesar del acercamiento inicial seguia sin soportarla, su estancia fuera le supuso muchas más dudas de las que ya tenía y el volver a entrar con ella, y con gente nueva aumentó una presión añadida a la ya acumulada en un encierro de casi cuatro meses, su reacción no fue premeditada sino el culmen de toda esa presión, su deseo de irse sí como ya sabiamos, al igual que el deseo de irse de Indhira como tambien nos había manifestado, o es que ante igual situación pudieramos estar pensando que esa reacción también la pudo haber llevado a cabo Indhira para salir de la casa como quería y tambien de forma premeditada?. Vamos que si no hubiese sido él, hubiese sido ella. No me lo creo. No creo en la premeditación de ese acto en sí, aunque sí creo en que ambos ya hubiesen pensado en la forma de salir de allí, nunca de ese modo. Lo tenian tan fácil como no haber renovado el contrato el próximo domingo y sus posteriores consecuencias. Ante tal tesitura mayor presión.


Otra cosa, es que vayamos improvisando las normas según nos interese por éste o aquel concursante. Si la bronca en vez de haber salido de Indhira y Arturo, hubiese salido de Bea y Nicky, no habrian salido los dos? Yo me temo que sí, por la misma puerta. Esa es mi opinión y por eso la digo. Ahora bien, si queremos taparnos los ojos, y no creer que los representantes de GH11 no eran Arturo e Indhira, sino que Indhira y cualquier otro, pues adelante, yo no me lo creo, los metieron a los dos claramente por el espectáculo, para bien o para mal, como pareja. Ahora pueden meter a cualquiera, también podrian hacerlo metiendo a Angel y a Hans, o a Angel y a Gerardo, a Laura y a Gerardo, a Pilar y a Gonzalo, que tambien tienen sus diferencias, pero no, meten a cualquiera con Indhira, el otro no importa. Si éstos han fallado, los dos, que paguen los dos. Y si quieren que los sustituyan por otra pareja. Y todo lo que no salga de ahí, es una perfecta tomadura de pelo y una perfecta manipulación del concurso para darle protagonismo a Indhira. Nos lo podemos comer con patatas fritas o con tomate o alioli, ellos mandan y ellos hacen lo que quieren, esto es lo que hay, y podremos escribir la biblia en verso y traducirla al arameo, podemos dejar de ver el concurso, o seguir enganchados, pero lo que hay es lo que hay, si te gustan las patatas, te las comes y si no ya sabes.


Los demás concursantes solo son aditivos obligados para darle color a la ensalada y no hay más, para que la removamos como queramos, le echemos más o menos sal, más o menos vinagre, pero echar a Indhira por segunda vez expulsada del mismo concurso, por las razones que sean, tenga o no tenga la culpa, dejaría con el culo al aire a toda la organización que la ha apoyado, que le ha dado cancha, que se ha servido de ella, que la ha exprimido, la ha defendido y ha apostado por ella, pero sobre todo dejaría con el culo al aire a Mercedes Milá, al Gato y a cuántos han hecho lo imposible para que ésta chica justifique toda su lamentable actuación en la casa. Sería demasiado para un solo año.

10 de febrero de 2010

CUANTOS RECUERDOS

Es una pena que éste concurso se tenga que dilucidar por parejas ya que resta independencia y espontaneidad a la mayoría de los concursantes, ya se que estamos ante un experimento y la premura de tiempo o tal vez las verdaderas razones de este invento han hecho de la improvisación la mejor cualidad de el. Pero una vez puesto en marcha no estaría de mal reaccionar un poco ante la acogida de la audiencia que no se ciertamente si traga con el formato o prefiere uno más clásico donde cada uno exprese libremente sus afinidades. Si GH se ha caracterizado de algo en toda su historia ha sido por las afinidades o desencuentros dentro de la casa y si abortamos ya de inicio con limitaciones los verdaderos sentimientos de los concursantes en pos del premio metálico sin duda desvirtuamos la esencia del mismo por mucho experimento que sea. Los metemos en la disyuntiva de no ir en contra de alguien, por ejemplo, a quien no le cae bien si quieren mantenerse en el concurso y optar al premio. La audiencia se divide y habrá a quien caiga bien uno pero no otro, habrá quien merezca seguir en el concurso y quien no y viceversa, es decir estamos obligando a las “supuestas” parejas quizás a ser hipócritas si quieren seguir en el concurso y optar al premio. Partimos de un objetivo forzado obligándoles a dirimir diferencias sí o sí, como si esa cuestión fuese tan simple sin algo de trampa o de falsedad, nos convertimos en padres confesores aconsejando lo que cada uno debe, quiere o desea hacer, en celestinas improvisadas que nos indiquen lo que hay o no que hacer para conseguir un objetivo. Restamos autonomía al verdadero deseo de los habitantes y los teledirigimos en sus emociones con lo complicado que eso es o los obligamos a hacer una pantomima del diez, algo que siempre hemos rechazado en éste reality.

Por otro lado la selección también deja mucho que desear, porque si en un principio el objetivo que se nos anunció era el que ganaría aquella pareja que para la audiencia mejor dirimiera sus diferencias, habría que haber tenido en cuenta a verdaderas “parejas con diferencias” cosa que no se ha producido en algunos casos. Tal vez el objetivo ha sido tan improvisado como el experimento, porque meter a Piero y a Melania, a Nico y Ainhoa, a Desi y a Nacho por ejemplo, parejas que tanto en la casa como a su salida han tenido alguna relación entre ellos pero no del suficiente calado como para extremar su controversia y elevarla públicamente. Piero y Melania, que se sepa tuvieron una relación en la casa que siguieron fuera y que en un momento determinado terminó con la naturalidad que termina cualquier relación sin resentimientos ni cabos que atar ajenos a cualquier relación normal. Nico y Ainhoa, tuvieron algún que otro enfrentamiento dentro de la casa típico de cualquier convivencia siendo nula su relación fuera de ella, y Nacho y Desi, al cabo de los años cada uno con sus vidas rehechas, un hijo en común que les mantiene el vínculo como padres no sabría muy bien que diferencias tendrían que arreglar a no ser que no sea generarlas, ya que su contacto es frecuente por el vínculo que les une.

Del resto de parejas, la idea es publicitar algo que quizás debiera haberse arreglado en privado, exponer sus intimidades y sus sentimientos a la opinión pública con el gancho de un premio es obligarle a “jugar” con algo que no se puede jugar a no ser que sea mediante el engaño, o sí, quien sabe, pero quizás nos dejara y les dejara con la duda de si no hubiese ese premio por medio esas diferencias se hubiesen arreglado. Existen parejas que sí tienen cosas que arreglar y parejas que no tienen nada que arreglar, por tanto estamos dividiendo el concurso en dos forzándolo de tal manera que la decisión final no sé si sería la correcta o al menos la más justa. Por otra parte, estamos reclamando de éstas justo lo contrario a lo que se pretende, es decir, si no arreglan sus diferencias al menos que nos enganchen con sus diferencias como cuota obligatoria del formato para mantener el espectáculo. Si las diferencias son tan insalvables por naturaleza al menos que generen polémica como parte del programa que es lo que realmente lo mantiene vivo. Arreglaos o pelearos, si os arreglais mejor para vosotros, pero si os peleais mejor para la audiencia, para eso hemos metido a personalidades tan acusadas, os hemos tendido la trampa y puesto el caramelito en la boca, pero en realidad os estamos pidiendo acción de los que todos ya sabemos.


Si la pareja que se merece el premio es la que mejor se lleva, no seria visto lo visto hasta ahora, Piero y Melania los ganadores? O no es exactamente eso lo que se busca?. Parten éstos con cierta ventaja al ser sus diferencias menos insalvables que las de los demás, o no tener ninguna en todo caso?. Creo que el resultado final nada tiene que ver con el objetivo del programa porque la gente no vota por lo que se pide realmente, vota por afinidades como siempre, arreglen o no sus diferencias y para ello habría que haber dejado fuera a Indhira y Arturo por su reciente salida, ya que son los que tienen toda su maquinaria votante engrasada y puesta a punto, mientras que los restantes concursantes no cuentan sino con la inercia del recuerdo y el examen duro de su actuación dentro de la casa, son meros comparsas al servicio de una audiencia menor que es incapaz de luchar contra un engranaje perfectamente activo.



El reencuentro es quizás lo mejor del programa, porque en eso exactamente ha consistido la naturaleza de éste experimento, volver a reencontrarnos con concursantes de otras ediciones, el que éstos se reencuentren con su pasado en esa casa, con sus compañeros, con la mecánica del programa, sus pruebas, sus nominaciones, etc. A nosotros nos vale, a muchos, y estamos encantados con ello, pero no deja de ser un disfraz dentro de un concurso premeditado. Nos sabe a gloria ver concursar de nuevo a Pepe, a Bea, a Nicky, a Melania, a Raquel, observarlos, ver su comportamiento, sus personalidades, interactuar entre ellos, sintetizar varias generaciones en una y sobre todo trasladarnos en el tiempo, pelear contra los recuerdos y disfrutar de ellos. Pero uno tiene a veces la sensación que en todo éste cuadro algo sobra de él, y que desgraciadamente va a ser el centro del mismo. Que lástima, que desperdicio de cuadro. Podría haber sido precioso.

8 de febrero de 2010

NADA ES LO QUE PARECE

Bueno, pues ya tenemos a Indhira donde esperábamos. Toda la casa en contra de ella. En plan víctima y luchando contra todo lo que se rodea. A la heroína del siglo XXI ya la tenemos con todo el mundo a su sombra haciéndole la guardia. Todo por una mujer enamorada. A que suena bien?. Que camino más fácil elegimos a veces, y todo ello para esconder la simpleza y la vulgaridad en su grado máximo. Que una mujer como Indhira sea una persona asocial, carente de personalidad e incapaz de integrarse en un colectivo por pequeño que sea dice mucho de las carencias de ésta persona. Han creado un ídolo de plastilina moldeable y han creido unas lágrimas de pena confundiéndolas con amor cuando en realidad brotan de impotencia de sentirse tan simple. O aquí la mayoría estamos locos o siguen metiéndonosla doblada, queriéndonos vender la burra de alguien incapaz de soportar una convivencia a no ser que sea protegida desde todos los ámbitos cual niña pequeña en brazos de su mamá.

Lo dijimos durante la edición terminada, y lo seguimos diciendo ahora, todo su protagonismo como concursante gira en torno a Arturo y le da igual lo que la gente piense de ello, a ella le da exactamente igual, no es nadie sin él y ella lo sabe de sobra. Si Arturo se mantiene como está ahora mismo, una vez pasado el calentón de los primeros días y tratándola como a una más, Indhira se morirá de asco allí dentro, y ya le puede echar la culpa a cualquier Carol de turno en forma de quien sea y se llame como se llame. Ya amenazó el sábado con marcharse al darse cuenta del percal. Si Arturo se aleja de ella, no tiene recursos suficientes para convivir con  nadie, empezará a ver fantasmas por todos lados y tiene un pánico atroz a que se descubra la verdadera Indhira. Ver el 24 h y observar a Indhira sentada en la mesa del comedor con el resto de concursantes es noticia, observar su incomodidad y su desasosiego, su falta de apego a introducirse en conversaciones comunes es exponerla a un examen para la que no está preparada, su simpleza raya el ridículo y tiene miedo a quedar en evidencia. Se maneja mejor en la soledad del dormitorio, a la sombra de un Arturo demasiado condescendiente y con la complicidad de unas cámaras dispuestas y entregadas a ella. Sacarla de ese entorno es demasiada exigencia para una persona tan frágil y perdida, es llevarla a una hostilidad permanente con su entorno y exponer demasiado a la luz todas sus carencias, algo por lo que no está dispuesto a pasar sin tener que cobrar peaje en forma de lágrimas y victimismo perfectamente calculado y maniatado.

Si de todos los concursantes de la pasada edición, de veinte solo tres le dan el beneplácito a su actitud y de la nueva casa absolutamente todos rechazan tal actitud incluido un Arturo demasiado benévolo con ese comportamiento es por algo, no se lleva a cabo de forma gratuita ni tampoco existen tantos intereses oscuros como pretenden hacernos vender. Todos asisten ojipláticos allí dentro haciéndose la misma pregunta, pero que tiene ésta chica para que la gente la adore como lo está haciendo y sucumbiendo ellos mismos al mismo interrogante que muchos hemos visto desde fuera llegando a la misma conclusión. Nada. Es una pregunta que no tiene respuesta salvo la necesidad de crear falsos ídolos artificiales que nos alimenten nuestras precarias horas muertas y mirarnos en las fantasías de los cuentos de Andersen, soñar con un mundo de dibujos animados, de princesitas y muñecas de porcelana.

La realidad es bien distinta. Indhira es el producto de un marketing asociado a un concurso teledirigido convertido en un verdadero juguete roto del mismo y sobreexplotado hasta el infinito y a quien su garantía lleva semanas caducada, dejándonos entrever cada vez con más consistencia sus débiles costuras y a quien tratan de suministrar respiración asistida para mantenerla con vida en un coma lamentable e interminable. Fuera de ello, es la imagen patética de una persona soberbia, caprichosa, creida y engreida  a quien su ego lo han  agigantado de manera artificial y a expensas de que en cualquier momento alguien le clave la aguja y se desinfle cual globo infantil en fiesta de cumpleaños.

Es interesante observar la defensa a ultranza de quienes le profesan pleitesía apelando a moralinas inconsistentes y cayendo en su propia trampa, contradiciéndose cada dos por tres con argumentos edulcorados y perfectamente elaborados para  ocultamiento de una falsedad de trama esporádica y mercantilista, cuando lo que observamos es una marioneta de ella misma a quien no le vendría mal una cierta dosis de autoestima y credibilidad en sí misma. Y lo peor de todo es que se le quiere otorgar un grado de normalidad que no  posee para así justificar su defensa y meternos a todos  en el mismo saco.  Quien no ha actuado así alguna vez dicen sus palmeros más cercanos como si otorgándonos cada uno su propio espejo nos viésemos en su misma tesitura por decreto. Si le sacas de su cantinela victimista, todos contra mí, se ahoga en su propio vaso de agua que tanta fama le ha dado, no sabiendo nadar en el agua de la verdad que le rodea sin salvavidas. La única vez que todos conocemos que alguien le otorgó el status de “normal” y se le puso a la misma altura de los demás resultó expulsada de la casa por violenta, porque una persona normal simplemente la trató como igual, viendo su protagonismo restringido y perdiendo totalmente los estribos al saberse descubierta, no sabiendo estar en ningún momento a la altura de las circunstancias.

En ésta edición especial hecha a su medida, a las primeras de cambio ha visto amenazado su protagonismo incluso antes de entrar lo que le llevó a dejarse arrastrar por su soberbia y hacer de tripas corazón, arriesgarse de nuevo a ser descubierta como impostora ocasional, y no tardamos mucho de nuevo en quitarle la careta a ese idolatrado mito ejemplo de la nueva era,  un solo guiño de Arturo la dejó en evidencia haciéndole tragar sus propias palabras,  sus propios actos y sus propias promesas justificándolo todo con un simple “lo siento” en el confesionario, tratándonos a todos de nuevo como imbéciles al uso, y reverdeciendo pasiones allí donde le esperaban su turno con las armas afiladas. Los otros han sido meras comparsas para su uso y disfrute hasta que han visto el palo del que va, pero sin pérdida de tiempo ya se ha puesto el guión y toda la maquinaria en marcha para desestabilizar de nuevo la realidad. Todos contra ella para afianzar su defensa y la justificación de su nula personalidad, extraer del baúl aquellas lágrimas olvidadas y esos precisos confesionarios archivados para la ocasión. El engranaje perfecto para una protagonista que de nuevo no está a la altura. Hemos fraguado un mártir de pacotilla que con pésimo argumento salvaguarda ciertos intereses, y pareciese como si una réplica del guión exacto nos llevara a vivir del pasado reciente.

Todos vemos algo en alguien de los que hay dentro excepto en ella que no sea una burda repetición de momentos ya conocidos sobre los que se maneja bien y cuando las luces se dirigen a ella huye como cobarde en busca desesperada de una soledad autoimpuesta que le rentúe más, huye como cobarde de su realidad más sangrante que es mostrarnos tal cual es. Lo mismo es que aquellos en que basan todos sus argumentos no se fian mucho de ella y ella lo sabe. No cabría mejor opción que sentarla en la mesa de todos a hablar con todos para descubrir cuando una persona no sabe estar a la altura de todos. Nos regalan y nos meten por los ojos lo peor de una persona y sus limitaciones, y no sé hasta que punto Indhira posee la suficiente inteligencia como para adecuar esa realidad a su futuro más inmediato sin tener que pasar por el batacazo correspondiente.

7 de febrero de 2010

MARIONETAS

Alguien se sienta en la última fila y comienza a rodar la película, las palomitas vuelan y él sonrie porque se sabe el guión. Alguien ya sabe el guión de ésta película. Las parejas que se arreglen gana. Todo por la pasta y a quien le guste bien y a quien no también. La escenografía, un bulo. Pura pantomima, posiblemente porque ciertas críticas no han sido bien asumidas y se ha decubierto el pastel antes de tiempo, de hecho fue descubierto a mediados de la edición normal que acaba de concluir. La cadena crea personajes, los alimenta, les engorda y entretiene a un público sediento de morbo para quien los muchos problemas que acucian a esa sociedad que vive fuera de sus puertas, de su salón concretamente les tiene que sonar a chino.

Ellos viven por y para los titiriteros que le ponen en la pantalla cada día, en sesión doble o triple. El concepto de entretenimiento ha cambiado en nuestras vidas, si antes ante la pregunta decíamos eso tan manido de leer un libro, viajar, ir al cine o simplemente dar un paseo, ahora el formato nos llega en forma de plasma de 42 como mínimo y ver a Indhiras, Arturos, Belenes o Jorges Javieres engordando las horas de nuestra vida y cotilleando el “hola” diario virtual que se nos sirve de forma gratuita en cuantito apretamos el botón. Tiene su público, ha encontrado su identidad y tira para arriba como burbuja mediática, encontró la gallina de los huevos de oro a bajo presupuesto y la exprime al máximo llenando estanterias de artificiales emociones, da que hablar en la panaderia, en las farmacias y en las puertas del colegio, miramos el reloj como nunca para que no se nos haga tarde cuando las anarosas de turno comiencen su función estar allí preparados.

Interactuamos a modo robótico y nos metemos en su piel con muy poco, en apenas unas lágrimas, unas frasecitas bien colocaditas y una cierta orquesta detrás amplificando y repitiendo la nada nos da como resultado una nueva estrella, aquella que en su día el video se tragó en la canción y que hoy “el todo vale” ha resucitado de entre el desván abandonado, ha desempolvado y brillante recoge hasta premios ondas. Nuestra sociedad está cambiando a rancia sin la necesidad de que nadie nos recuerde el retraso en años que teníamos con los paises de nuestro entorno, porque a pesar de todo nosotros seguimos siendo diferentes en todo.
Y porqué no un viaje al Caribe con todos los gastos pagados y con los cámaras detrás y hubiesen formado la exclusiva edulcorándola de cualquier cosa, que para la imaginación no hay como un encuentro casual y causal y no el esperpento de robarnos lo que más quisimos, envenenándolo de falso concurso, metiendo a quien en su día recordamos con cariño como palmeros adyacentes para uso y disfrute de la dote que nos tenian preparada??

Si los conceptos nos van cambiando día a día, el margen de maniobra crítica nos lo roban a cada minuto sustrayéndonos de nuestra perspectiva racional e involucrándonos de manera forzosa en éste parapente mediático como cobayas de turno, solo los aplausos y el share encumbran estrellas de barro pasajeras, las idolatramos como en su día hacíamos con cantantes, jugadores de fútbol o artistas conocidos, las hacemos como de la familia y por ellas matamos como de cualquier hijo se tratase. Nos las sirven en bandejas de plata a la hora de la merienda y bajo el calor de la mesa camilla resucitan nuestro ego y nos dan el sentido de vivir. Solo hay que rodearlas de espectáculo, de morbo, de show, y de unos cuántos “bienpagados” que acompañen al atrezzo… y ya tenemos un nuevo concepto de entretenimiento que colorea el sentido de nuestra vida.

Lo triste de todo es que para ello tengamos que arrebatar a nuestra propia historia momentos deliciosos, inolvidables que guardábamos en el cajón con cariño y que ahora los utilicen como cebo para su nueva estrella. Alguien ya se sabía el guión, pero jamás podría imaginar que fuese a ser utilizado de manera tan descarada. No dejando ni un ápice de márgen a la disponibilidad de la audiencia que enmascara todo éste circo. Que le diesen el premio imaginario y creado artificialmente antes de tiempo hubiese creado un antecedente demasiado original para lo que se destila en esos estudios, habría cambiado las secuencias de manera enrevesada y habría apurado el margen del ridículo hasta límites perseguibles, mejor crearnos nuestra propia fábrica de muñecos y hacerlos girar bajo los hilos a modo de marionetas, acorde al público infantil y amordazado que sentados en la losa aplauden a los titiriteros de turno. De que sirve clamar en el desierto de la ignorancia y de la crítica más mordaz si somos los primeros que alimentamos con nuestro mando a éstas marionetas que nos meten por los ojos y a quien dan pábulo para reirse de nosotros mismos en nuestra propia cara con todo el descaro del mundo.

Ha nacido un nuevo concepto de hacer televisión, el programar las emociones hasta el punto de encenderlas hasta el límite de manera que no se note demasiado su manipulación, sino que utilizándolas con maestría y enroscándolas en modo audiencia cree mitos, aunque éstos sean de mentira. Que detrás de monigotes teledirigidos se asegure la polémica suficiente para crear adicción y el número aumente, que se genere debate alrededor del cuadro de mandos para disfrazar de conceptos básicos de nuestra vida como la educación, el amor, la violencia, los malos tratos, los celos, el sexo, el odio o el desamor para que la gente mire hacia otro lado sin despegarnos del plasma y del teclado. Ellos son las marionetas, pero nosotros también. La impotencia nos impide luchar contra el poder de la televisión y hoy por hoy, no tenemos más remedio que tragarnos cuantos cuentos nos hagan tragar. El de Indhira es el penúltimo.

LA GALA DE ELI

Eli solo le transmitió a su hermano lo que muchos queriamos transmitirle en ese momento, ella solo fue la voz de muchos los que pensábamos así, quizás tambien seamos unos desagradecidos por como el programa en voz de su conductora nos había ido tratando. Y como nos había tratado tan bien, por eso estábamos esperando en la puerta a Arturo para decírselo, pero no al oido como le habiamos pedido, no, a viva voz para que toda España se enterase. “Mercedes no te puede ni ver e Indhira es lo peor”, quizás la mejor frase con diferencia de la noche, además de una verdad como un templo. “Ni te acerques a él” soltó con rabia contenida antes de entrar su hermano en plató, y es que Eli, aparte de ser la representante de su hermano, de defenderlo como tal, también era en ese momento uno de los nuestros, los miles de personas que pensábamos así y que aplaudimos en silencio. Pero como éste año, cierta parte de la audiencia, aquellos que no soportamos a Indhira, tenemos el mismo valor que cero, somos unos equivocados y se nos nota la maldad a leguas, pues nada, seguiremos siendo eso, torpes, ridículos y rabiosos. Palabra de Dios.


Estoy convencido que sin esa ridícula torpeza de Eli la entrevista no hubiese sido la misma.

Me gustó Arturo, y lo ví coherente en todas sus respuestas, ante una Mercedes un tanto forzada porque no se le fuese aquello de las manos, me agradó una vez más Nagore y su firmeza a la hora de defender sus ideas y de reconocer sus errores. Hasta pienso que Arturo se llevará bien con ella. Y ahora vamos con nuestra cuota diaria de Indhira, para no romper promesas, de nuevo patética y ridícula, por primera vez el mismo Arturo pudo apreciar de viva voz todo el papel que había mantenido dentro de la casa y que ahora mantiene fuera, fue humilde en reconocer sus errores, en reconocer sus sentimientos y en reconocerse así mismo en cada uno de los videos, muchos de los cuales le obligaron a taparse timidamente su cara con la bufanda que le había regalado Tatiana, pero los asumió con entereza y estuvo elegante en su reconocimiento, a cada apertura de boca de Indhira más observaba Arturo su acierto en muchas de las cosas que había dicho de ella, no fue sino el reconocimiento a una máscara de la que ya tenía constancia.

Menos mal que ya se acerca su fin, el de Indhira, porque mira que le está costando, y esa imagen haciéndose ella misma palmas de lo que había dicho entrará en los anales de éste GH, como simple espejo de un rostro patético y ridículo, eso sí, rostro un rato grande. Menos mal que su España ya la tiene desde hace tiempo calada.


Bueno, y ahora a ver como desentramamos éste entuerto. Tatiana y Angel contra los Pereira. No nos hemos equivocado de programa, no, seguimos en Gran Hermano, aunque al ritmo que llevamos aunque sea por unas semanas podríamos cambiarle el nombre y ponerle “La gran familia”. Lo veníamos diciendo desde hace tiempo, lo avisamos, algo está fallando en ésta edición, para que Saray cuente con unos privilegios que los demás concursantes no tienen. Repito, privilegios. Y sobre esto sí que merecería la pena hablar y no de otras cosas que no hacen sino desviar la atención de la manera más infantil y absurda posible. Por mucho que queramos darle visos de normalidad a un hecho bastante anormal, éste está ahí. Cinco personas al final de la edición, y de ellas, dos son madre e hija, y además no cuentan como una (como las gemelas). No quiero ni pensar que nos encontráramos en la antesala de un camelo en toda regla, y no me cansaré de repetir hasta parecer cansino, la forma de entrar de Pilar en el concurso y en su posterior repesca. Algo se ha ido aquí de las manos.


La estrategia de Gerardo, está clara y evidente, y además digna de aplauso, siempre dije que era uno de los que mejor estaban leyendo el concurso con diferencia. No hay que ponerle peros a su estrategia, perfectamente calculada y diseñada. Su parte del juego ya la ha hecho, y además la ha mostrado abiertamente y sin complejos como siempre ha hecho, la otra parte solo nos toca a nosotros. Pero, y Saray?.


Como tenemos que tomarnos ahora, este enamoramiento repentino de esa persona a la que hace dos dias no soportaba y blanco de sus puntazos durante meses. Ha sido necesario un vuelo de Alitalia para darse cuenta de sus sentimientos más profundos hasta el punto de que la opinión de su íntimo Arturo no siquiera ha de ser tenida en cuenta?. Siempre lo dije, (hoy va de echarnos flores a nosotros mismos), Saray no juega limpio. Nos hemos hartado de despotricar de Angel, de Tatiana, de Gerardo, hemos visto la falsedad en cada palabra, en cada gesto, en cada mirada, siempre hemos mirado hacia otro lado con Saray, la íntima de Hans, de Toscano, de Indhira, de Laura, de Arturo, la íntima de todos, los que quedaban claro y ahora toca la íntima de Gerardo, eso sí, son olvidarnos del enorme cariño que siente hacia Angel y hacia Tatiana. Nos hemos hinchado durante la edición de ponerle cascabeles a todo gato que se tercie, y hemos estado tan ocupados poniéndoselos, que a ver ahora, quien se le lo pone a ésta gata. Y no solo eso, sino que ella misma nos trae el cascabel, nos lo tira en nuestra cara, y nos reta a ponérselo. Seguimos aquí?. A ver, quien es el guapo.


De nuevo cruzada a la vista, para salvar el concurso de las garras de la nueva familia y que sea Angel o Tatiana quien se lo lleve al agua. Manda webs, pero no hay éste año como predicar en el desierto, y hasta uno termina de cogerle su puntito, o se va Pilarita a su casa como matriarca sostenida, o jamás un premio ha estado en tan cortas manos. Arrodíllese señora y enciéndale velas a su vírgen que su princesita se ha echado novio para hacerle las nominaciones más difíciles todavía, y eso a una madre no se le hace.


Dije, digo y diré, que éste concurso está envenenado por ese aroma especial que ella misma ha creado y que desprende Indhira hacia todo lo que rodea la casa. Camina hacia Tatiana como bálsamo nauseabundo para sonrisa vengativa de su inventora, o nos quitamos la bata por una vez y se va Pilar, o definitivamente ésta edición se nos ha ido a todos de las manos.

...PARA MERCEDES

Mercedes, el feminismo no es eso. El feminismo es un derecho y forma parte de una lucha por la que durante muchos años han peleado millones de mujeres para hacer valer su igualdad con respecto al hombre, es un axioma de la libertad. Y para conseguirse ha necesitado de la unión, de la solidaridad, de la comprensión, de la participación de todas las mujeres del mundo, para ser precisamente eso, libres.

Esa libertad que anoche tú negaste a Carol en tu entrevista por resolver con el poder que te da un micrófono, un cámara de tv y una audiencia millonaria la libertad de otra mujer. Y si esa libertad por la que tanto se ha luchado durante años termina donde empieza la de los demás, anoche la cortaste de cuajo en el límite donde terminaba la de Indhira. El feminismo que alardeaste anoche es una filosofía de vida para conseguir la igualdad de derechos con respecto al hombre, pero nunca para machacar los derechos de otra mujer. Y hasta donde yo sé, la libertad es uno de los más preciosos derechos. La libertad de ser insípida, la libertad de hablar, de expresarse, de sentir o de no sentir, de gustarle alguien o de no gustarle, de actuar, de hacer papel o no, de acertar o de equivocarse, eso es la libertad, Mercedes. Y tú, por mucho poder mediático que tus años te hayan dado de forma merecidísima no eres nadie para poner en duda la libertad de una mujer como Carol. Porque Carol se podrá haber equivocado, podrá haber sido insípida y todo lo que tú quieras, pero es tan mujer como tú o Indhira, o más.

Tomaste partido por Indhira, y eso forma parte de tu propia libertad, aplaudiste hasta rabiar la libertad de Indhira, hecho que tambien forma parte de tu libertad, pero negaste la de Carol, la rechazaste y ni siquiera quisiste entenderla, al mismo tiempo que utilizaste el poder que tenías en las manos en ese momento para humillarla renegando de su libertad como mujer.

Es curioso, que la entrevista más insípida y menos profesional de cuántas te he conocido posiblemente se haya transformado en una de las más duras con diferencia de toda la historia de Gran Hermano en éste país. Coaccionando la libertad de expresión del entrevistado, negando sus palabras, abrumada por los acontecimientos de ver como te decantabas por la que hasta ese momento había sido su propia compañera, permitiendo, aceptando, aplaudiendo, riendo y hasta reconociéndote a ti misma “si hubiese sido yo, hubiese sido peor” en todo un catálogo de insultos, vulgaridades, obscenidades, y vejaciones hacia otro concursante, haciéndote cómplice de ese ataque burdo, grosero y dañiño hacia otra persona….. hacia otro de los tuyos.

Indhira, mi opinión es que esa niñata “insensata, insípida, sosa, puta, guarra, zorra, hija de puta” ha demostrado tener mucha más clase que tú. Ha demostrado a pesar de todos tus improperios de niñata consentida tener mucha más educación que tú. Ha demostrado ser mucho más madura que tú. Y para mí como hombre, me ha demostrado ser mucho más mujer que tú. Tener más criterio, sentido común, formas, maneras, saber estar, fair play, responsabilidad, sentido del compañerismo, valentía y simpatía que tú. Por muchos millones que te lleves.

Ella ha perdido en el juego, tú has ganado, pero no le llegas ni le llegarás nunca a la altura de sus tacones. Y Arturo, lo vió. Podrás hacer, decir o pensar lo que quieras pero a los ojos de éste anónimo telespectador te ha desnudado en tu mediocridad, te ha retratado en tu vulgaridad y te ha evidenciado en tu inmoralidad. Gracias a ella hemos podido descubrir quien realmente eres, nos ha permitido ver tu corazón lleno de odio, de resentimientos, de venganza y de rencor, te ha quitado la careta y te ha enseñado que no sabes lo que es el amor, ha hurgado sin quererlo en tu falsedad hasta dejártela en evidencia, nos ha permitido ver tu alma de choni macarra y barriobajera, nos ha demostrado que tu inteligencia está en tu bilis. Que para ser esa mujer que te crees que eres necesitas de muchas lecciones como ésta que te haga madurar y que te abra los ojos.

No compro tu papel de víctima porque no te creo, porque no creo en la gente como tú ni en sus valores, si la descalificación de aquellos que no te bailan el agua es tu norte terminarás fracasando como persona y como mujer, y si no creo en ti, no creo en tus celos ni en tus milongas, en tus lágrimas ni en tu dolor. Había guardado dentro de mi modesta objetividad algún hueco para tu comprensión, intenté comprenderte y hasta justificar tu dolor, pero anoche me llamé a mí mismo inconsciente y pardillo, me llamé incrédulo viendo tu sonrisa, tu falsa sonrisa. De todas formas, te agradezco de verdad que me hayas enseñado algunas cosas, como es el concepto de autenticidad, por ayudarme a definirme entre lo que quiero y lo que no quiero de una persona, que me hayas enseñado a ver que en la simpleza de caracteres como el de Melani, o como el de Tatiana, o como el de Carol a veces se encuentra la puñetera verdad.

Anoche sentí vergüenza ajena en la entrevista de Carol, viendo tus videos, de verdad. Y me dio pena ver el rostro de tu madre, porque estoy convencido que esa educación y esa falta de respeto que demostraste no era lo que ella ni millones de personas que lo estábamos viendo esperábamos.

Espero toda clase de argumentos, pero por favor no intentéis justificar lo injustificable.

6 de febrero de 2010

PERSONALIDADES

Leyendo algunos comentarios de anoche y de ésta mañana, he sentido una tristeza enorme y una alegría amarga, de tener que recordar a mi pesar la semana de la expulsión de Hans, cuando nos tocó lidiar a cuatro locos ingenuos como yo con toda una marabunta de comentarios despreciables, intencionados, dañinos y miserables en el ataque más brutal que jamás haya sufrido ningún concursante de GH en toda su historia, habiendo tenido que soportar insultos, amenazas, tentativas de denuncias, burlas, escarnio, afrentas a veces inhumanas, rechazo, odio, rencor, rabia y sobre todo impotencia de todo un ejército hacia una mocosa de medio metro a quien se tachó como mínimo de delincuente y que anoche, la noche de Indhira y de Toscano, los más queridos de todos, recibiese el perdón, la bendición y la admiración de todo el mundo, rindiéndose ante unas lágrimas sinceras, a un corazón inmenso y a un cariño profundo. No puedo más que denunciar la hipocresía más absoluta y la injusticia más inmunda cometida sobre Tatiana y mi más absoluto reconocimiento a la verdadera reina de la casa. Eso sí es una mujer.”


Bueno, aquí dejo el extracto exacto de lo que dije en mi post del viernes, sin quitar ni poner nada. Normalmente no suelo dar explicaciones sobre lo que pienso o lo que escribo, pero en éste caso, como se ve, Gato, hablo de los comentarios vertidos en esa semana “la semana de la expulsión de Hans” sobre una concursante, Tatiana. En la madrugada del jueves, y la mañana del viernes, no creo que sea ningún sobreesfuerzo volver a releerlos, muchísimos comentarios hablaban positivamente de Tatiana y lo que para muchos habría sido una verdadera sorpresa agradable su actuación en la despedida de Toscano, y el cambio de rumbo en el pensamiento de mucha gente con respecto a ésta concursante. Dije, que lo que muchos habíamos visto hace tiempo, en ese momento me producía “una tristeza enorme y una alegria amarga” al recordar la campaña llevada a cabo sobre ella en esos días y recordaba la hipocresía y la injusticia cometida sobre ésta concursante. Y volvía a mostrar mi reconocimiento a la que yo considero la verdadera reina de la casa.


Es cierto, que muchos hemos perdido la aguja de marear, nos suele pasar a menudo, a mí el primero, pero tengo la impresión que no soy el único, tú mismo reconoces haberla perdido “últimamente”, aunque yo ahí difiero un poco, creo que la perdiste hace bastante tiempo, justo desde el momento en que empezaron a fallarte tus favoritos y eso es, por supuesto, una simple impresión mía.. Me han llamado la atención dos cosas, supongo que será producto de “esa pérdida de aguja de marear”, la primera cuando dices:


“Supongo que será lo de manida piel. Pura química, tal vez.”. Y me ha sorprendido la de veces que nos has reprochado, a mí mismo alguna vez, esa “cuestión de piel” negándola y no creyendo en ella cuando en éste espacio esa cuestión ha sido ampliamente defendida por muchísima gente, y creyendo muchos entre los que me incluyo que la fase acuñada por VickySans, soberbia y certera frase por cierto para mí, nos daba pié a justificar muchos de nuestros comportamientos a la hora de defender o rechazar a algún concursante sin necesidad de tener que argumentar ningún motivo. El hecho de leértelo ésta mañana para justificar tu rechazo hacia Tatiana no ha hecho sino alegrarme y pensar que a veces nuestras propias contradicciones son humanas y dignas de ser respetadas.


La segunda cuestión: “Y digo todo lo anterior a riesgo de que algún viejo amigo de este espacio, como balzac, (al que he respeté siempre hasta el pasado viernes)”, no sabría por donde cogerla a no ser que llevemos el concurso hacia un lado personal del que por supuesto jamás voy a entrar. Yo sí que te he respetado siempre a ti, y lo seguiré haciendo aunque difiera de tu forma de pensar con respecto al concurso, aunque debata tus puntos de vista, aunque no esté de acuerdo con tus percepciones, aunque muestre a través de mis opiniones mi disconformidad con lo que escribas tú u otros.… yo sí que te respetaré siempre, a ti al igual que al resto de compañeros que aquí escriben. Pero jamás me callaré ni eludiré mi punto de vista por muy equivocado que le parezca a alguien, entendiendo el mismo como producto de mi más sencilla libertad de expresión o de mi propia libertad.


Entiendo la presente edición, apasionante a éstas alturas, como digna de ser recordada entre las mejores de todas las habidas. El mero hecho de que por una vez la propia convivencia rompa todos les esquemas posibles y que la audiencia por fín tome el poder relevante que le corresponde aún a pesar de todas esas “influencias” de las que hablaba Eli, la noche del sábado, no me hace sino reafirmar mi postura en la riqueza y lo apasionante que está suponiendo éste Gran Hermano.


Se ha producido un cisma desde la salida de Toscano de la casa, habiendo dividido la edición en dos, quedando fuera del concurso personas entre los que para mucha gente se encontraban los favoritos para ganarlo, y dentro de la casa, personas que para nada encajarían en ese perfil de favoritos. Resulta curioso que quizás de todos los participantes de ésta edición, si exceptuamos a Nagore, los que queden dentro estén resultando de los más odiados y queridos al mismo tiempo por una audiencia dividida y desconcertada.


Ajenos a todas esas “influencias” externas a mi si me gustaría romper una lanza en favor de quienes están siendo los concursantes menos comprendidos y supongo que con cada momento que pase irán recibiendo mayores síntomas de simpatía. Hasta llegar a ellos hemos recorrido un camino bastante sinuoso de interpretaciones cuyas defensas u ofensas están siendo poco a poco desmontadas por unas personalidades cada vez más definidas.


De entre los de dentro, me gustaria resaltar las personalidades atípicas de Arturo, Carol, Angel, Tatiana y Gerardo, y me permito prescindir de Pilar, Laura, Saray y Siscu aún reconociendo su juego como necesario complemento. La personalidad de Arturo quizás esté siendo la más polémica de todas cuántas quedan dentro y cuyo camino quizás haya sido el más sinuoso de todos, sin duda es el menos concursante de cuántos han entrado en esa casa, y para una vez que concursó casi echó todo su concurso a perder, sin embargo su presencia en esa convivencia se nos antoja necesariamente obligada como alma libre y liberada de condicionantes impropios. Si no le basta con luchar contra sus propios compañeros en la convivencia diaria ha de hacerlo contra toda la influencia negativa que desde fuera le está suponiendo su antigua compañera y la campaña tan injusta que le está llevando a cabo. En su trayectoria hemos vivido de todos los status posibles que una persona de sus características nos haya podido ofrecer, y nos la ha ofrecido de manera abundante y sin complejos aún perjudicándole a veces. Pero ese desinterés en mostrarnos su desnudez de espíritu, su propia esencia, sus errores, sus contradicciones le están haciendo mucho más humano y receptivo ante la audiencia.

Arturo no solo está luchando contra su propio “yo”, sino que lo tiene que estar haciendo contra el “yo” de los demás en una tarea de difícil explicación. No logrando entender éste espectador porqué tiene que ser una persona como los demás quieran que sea. Habrá gente a quien no le guste su comportamiento y se lo recrimine y habrá otras a quien sí que le guste, pero el negarle su propio concurso con todos sus matices, sus aristas y sus inconvenientes nunca lograré entenderlo, lo cual no hace sino acercarme cada vez más a él e intentar comprenderlo.


Carol a mis ojos está siendo el verdadero descubrimiento de ésta parte de la edición, una persona que se nos muestra tal y como es, cosa curiosa lo que siempre hemos demandado de cualquier concursante, un verdadero animal del concurso, que aún a pesar de sus contradicciones, de sus poses, de sus complejos se nos está mostrando sin fisuras, con una coherencia extraordinaria y unas ansias de disfrutar del concurso como hasta ahora ningún concursante se nos había mostrado. Está convirtiéndose junto con Arturo y Tatiana en las perfectas dianas de una parte de la audiencia que jamás podrá comprender nunca el porqué de su situación en el concurso, convirtiendose aún a pesar de los pesares en la auténtica revelación del mismo, ganándose a pasos agigantados el cariño de la gente de dentro y el odio y la admiración de la gente de fuera a partes iguales. Es todo aquello que cualquiera diria como parte indispensable, aquello que no se nos pasa desapercibido ni para bien ni para mal.


Tatiana, la escondida que solo sale a la luz en momentos puntuales está siendo otra de las protagonistas, por su frescura, por su coherencia, por su inteligencia, por sus sentimientos hacia los que le rodean y le aprecian, otra que tiene que estar soportando las iras de ciertas influencias externas y que sin embargo se está bebiendo el concurso a borbotones, disfrutando cada segundo como parte de su propia existencia y convirtiendo esa experiencia en parte de su propio aprendizaje como persona de donde saldrá enriquecida de sensaciones y de valores hasta ahora desconocidos tal vez para ella. Está madurando dentro del concurso de una manera absolutamente motivadora y sobre todo viviéndolo con pasión y absoluta entrega. Sin duda la reina del concurso, a quien cada vez más ojos la ven como un ser sencillamente excepcional.


Gerardo y Angel, están poniendo el contrapunto maduro y frio de una edición alocada, son los que ponen los acentos en la convivencia y los que nos están enseñando esa parte olvidada a los espectadores de que una convivencia no tiene porqué convertirse en un espectáculo de monos de feria, sino que es posible también una demostración de cordura y de sentido común en un encierro de meses aún cuando las dificultades se pongan cuesta arriba. Son el lado oscuro tal vez de la casa, el que menos se exponga al hambre del chismorreo o del morbo, del desenfreno o la desmesura. Están sabiendo dar el equilibrio necesario a una convivencia justa sin tener que dejar de concursar.


Todos unos verdaderos protagonistas, más humanos si cabe que ningún año, con menos condimentos ni artilugios superficiales que quizás los que hayan salido, y a lo mejor, es que la diferencia entre éstos y aquellos tal vez esté ahí, en su interior. O que quizás, para los que estamos aquí fuera sea aún sin saberlo lo que de verdad pretendamos de ellos, que sean ellos mismos…… sin necesidad de poner en juego o en entredicho su propios sentimientos en un alarde de demostración de los mismos…. sino simplemente mostrándolos.

  04 de diciembre 2009

DESTAPANDO CARETAS

Si no fuese porque Toscano salió expulsado nadie se habría percatado que ayer era jueves y estábamos en la Gala semanal de Gran Hermano. Creo que fue del todo innecesario el funeral de estado que se le tuvo que hacer por parte de la organización a una concursante cuyo mayor mérito en el programa fue tirar un vaso de agua de forma agresiva a otra concursante, amenazándola e insultándola, y cuyo video para escándalo y reflexión del propio programa quizás ya esté dando la vuelta al mundo.


Innecesario para todos. Para el propio programa que no supo jugar bien con los tiempos y los hechos de la “protagonista” malvendiéndola como carnaza de saldo para audiencia y no sabiendolo hacer con la suficiente precisión. Innecesario para una audiencia que en gran parte vió de manera injusta el trato de favor dispensado a ésta concursante en contraposición de otros concursantes que quizás hubiesen hecho muchos más méritos que ella. E innecesario para la propia Indhira que una vez más volvió a quedar en evidencia ante todo el mundo como lo que es y nos ha mostrado durante los tres meses de convivencia.

Hay cosas que no se entienden, ni se entenderán nunca, pero supongo que forma parte de éste mundo mágico que se llama Gran Hermano. Que la mejor entrevista de las once ediciones, la de Carolina, pasase casi de puntillas para la cadena y se aproveche la de Indhira para “tirar al blanco” a otros concursantes como Arturo o Carol que aún son concursantes legítimos del programa que sigue en curso por parte de alguien que ya no está en el concurso y que ha utilizado el favor de la cadena para desacreditarlos, siendo incapaz en casi dos horas de hacer la más mínima autocrítica hacia ella y dejándonos a los espectadores con peor sabor aún de boca de cuando ocurrieron los hechos.


Si todo lo de anoche fue necesario para que por fín Indhira salga definitivamente del concurso y ya no tengamos que estar soportando la pésima imagen que está dando de prototipo de mujer ni repartiendo fracturas entre los seguidores de otros concursantes, bienvenido sea el tiempo malinvertido anoche en ésta exconcursante, que por otro lado no se merece ni de lejos la resonancia que se le está dando de manera absolutamente gratuita.


Indhira claro que pasará a la historia de GH, no lo dudo, pero a diferencia de lo que mucha gente piensa, pasará por ser la concursante que más daño le haya podido hacer al formato, al concurso, a la audiencia y a la mayoría de los compañeros con los que ha convivido. Un despojo de concursante que ha secuestrado durante mucho tiempo los sentimientos de mucha gente que confió en ella para utilizarlos para su capricho personal y su lucimiento particular, que ha hecho daño a mucha gente sin justificación alguna y solo movida por un egoismo sin precedentes dentro de la historia de éste concurso.


Dijimos hace mucho tiempo que a falta de otra cosa éste año los sentimientos, el corazón, los gestos, el cariño, pero no los de Indhira sino los de verdad, serían los que marcarían la tendencia de ésta edición, y que a falta de jugadores, (gracias Hans por habernos vuelto a demostrar anoche tu poca integridad para escarnio de quien creyó en ti y sonrojo de quien te admiró), a falta de jugadores, el cariño hacia éstos concursantes y lo que representan serían la guinda hermosa de una edición especial que nos permitirá mirarnos el ombligo como nunca y reflexionar más allá de lo que supone una convivencia detrás de un premio.

Lo siento, Eli, pero no te haremos caso. Ni puñetero caso, y te lo dice uno para quien Arturo jamás ha sido santo de su devoción, a quien ha tachado de cobarde, de calzonazos, de hipócrita y de miserable en más de una ocasión, pero que siempre confié en su fondo y sabía que detrás de esas cadenas que nos mostraba de forma condicionada habría un ser humano libre y salvaje que no debiera pasar desapercibido para nadie y que jamás pensé que se merecería un trato como el que está recibiendo de manera absolutamente caprichosa.
No sé si te merecerás el premio, seguramente no porque has cometido muchos errores y sobre todos uno, que fue el dejar por momentos de ser tú mismo para satisfacción de tus instintos, pero te aseguro que nada más que por homenaje a tu hermana y demostrarnos que ese pedazo de corazón forma parte del tuyo merece la pena haber vivido con absoluta alegría tu salvación de anoche y que mereces esa oportunidad que te mereces y te has ganado de forma absolutamente justa. Aún sin quererlo ni pretenderlo, sin estar convencido de ello, confió en ti.

Hubo momentos, por primera vez en el concurso, que Toscano me dio auténtica pena, de la de verdad, cuando le pusieron sus videos. Cuando le demostraron que detrás de unas simples palabras o frases siempre ha de esconderse algo de verdad porque de lo contrario te marcará hasta tu sonrisa y te la dejará helada cuando te lo demuestren. No sé a qué ni a quién has dedicado tu concurso y tu paso por la casa, pero si hay algo significativo de tu paso por ella, esa ha sido tu salida…. Cuando te ha devuelto a lo más profundo de ti, cuando te ha permitido ver y verte tus propias mentiras, tu desprecio más simplón hacia todo lo que te rodeaba, cuando te ha permitido extraer tus propias conclusiones de lo que significa elegir una camino equivocado. No eres mala persona pero te has autoengañado a ti mismo de forma voluntaria, de ahí tu miedo a todo y a todos, de ahí tu desconfianza a quienes de verdad te apreciaban, de ahí tus dudas sobre quienes de fuera te apoyaban aunque no se lo pidieras. El error de tu concurso solo duró apenas tres segundos, el tiempo que tardó Tatiana en decirte, que amigos como tú sí son los que ella querría tener fuera de esa casa. Ahí te enseñó lo que significa ser buena persona, excelente compañera y mejor concursante.

Leyendo algunos comentarios de anoche y de ésta mañana, he sentido una tristeza enorme y una alegría amarga, de tener que recordar a mi pesar la semana de la expulsión de Hans, cuando nos tocó lidiar a cuatro locos ingenuos como yo con toda una marabunta de comentarios despreciables, intencionados, dañinos y miserables en el ataque más brutal que jamás haya sufrido ningún concursante de GH en toda su historia, habiendo tenido que soportar insultos, amenazas, tentativas de denuncias, burlas, escarnio, afrentas a veces inhumanas, rechazo, odio, rencor, rabia y sobre todo impotencia de todo un ejército hacia una mocosa de medio metro a quien se tachó como mínimo de delincuente y que anoche, la noche de Indhira y de Toscano, los más queridos de todos, recibiese el perdón, la bendición y la admiración de todo el mundo, rindiéndose ante unas lágrimas sinceras, a un corazón inmenso y a un cariño profundo. No puedo más que denunciar la hipocresía más absoluta y la injusticia más inmunda cometida sobre Tatiana y mi más absoluto reconocimiento a la verdadera reina de la casa. Eso sí es una mujer.

Siguen habiendo cobardes en la casa, siguen habiendo ratas de alcantarilla, siguen habiendo traidores y mentirosos, siguen habiendo “muebles” de pacotilla, insípidos, sosos, aburridos, malos jugadores y vendemotos de cuarta, pero cada vez estoy más convencido que también hay gente de gran corazón, personas normales, auténticos perfiles de excelentes ganadores que no comulgan con circos mediáticos ni etiquetas impuestas, personas coherentes y sencillas capaces de hacernos reflejar en ellas, y que por una vez nos hagan ver de verdad que por el espectáculo no todo vale.

 05 de diciembre 2009.