30 de noviembre de 2010

QUO VADIS ?


    No he encontrado mejor título para argumentar la relación entre Chari y Rubén. A donde van?. Que es lo que pretenden hacernos llegar me pregunto cada vez que los observo; me tienen intrigado las idas y venidas mentales de esta extraña pareja. Parece que Chari quiere terminar con la relación de forma desesperada en pleno directo, que le urge sin esperar a mas, como si tuviese prisa por hacerlo es la sensación que tienes cuando les ves “discutir” con esos celos por medio. Me seduce la extraña sonrisa de la andaluza cuando hablan de sus cosas serias, cuando espera cualquier oportunidad para hacerle llegar a Rubén su cristalino mensaje. Mientras sus ojos le miran fijamente con cierta ternura, sus labios de pronto sonrien entrecortadamente. Sus palabras salen de su boca con miedo pero firmes a modo de deseo esperando la aprobación de Rubén.

Pero nunca se lo dice dando sus motivos, sino esperando que sea él el que reconozca los suyos, como si deseara lavarse sus manos y quedar con una conciencia limpia de todo error. Era inevitable, los dos lo sabiamos y aunque yo he dado el paso tú sabes que tengo mis razones. Buscando cierta culpabilidad extraña en él que deje su argumento limpio de toda sospecha. Esconden sus palabras una cortina de inmadurez emocional supina que le impide hablarle claramente y decirle que ya no le quiere. Que apenas siente nada por él y que dilatar lo inevitable solo ahondará aún más en la llaga de su desconcierto.

Escurre el bulto principal siempre y lo disfraza de celos y reproches para salvaguardar su verdadera razón. Ha elegido una mala estrategia de minar la paciencia de Rubén y esperar el abandono de éste por agotamiento, y así cada día un poquito, y al otro día un poquito más.

Pero como perfecta conocedora de Rubén, sabe que no lo puede hacer de cualquier manera, y cuenta con la propia inseguridad de éste para dilatar el proceso hasta asestar un dia de éstos un k.o. definitivo o esperar el abandono y la retirada de él. Por momentos parece como si quisiera jugar con él, arrinconándolo y atenazándolo, amordazándolo y volviéndolo loco para que sea él mismo quien firme la renuncia en un descuido.

Extrañamente, Rubén le sigue el juego. Acepta el mismo como parte de su concurso. Cuando estuvieron separados él tenia razones para quererla y echarla de menos. Hemos asistido en un extraño directo a sus ralladuras emocionales y sus deseos angustiosos de cambiar todo con su pareja a partir de un punto nuevo. Como si quisiera comenzar de nuevo algo que ya viene de lejos y que sabía que no funcionaba. Tras promesas, mensajes y buenas intenciones su desesperación se la hacía llegar de forma velada como esperando causar algún extraño efecto que frenase a Chari de sus posibles intenciones.

Cuando se unen, dos ideas contrapuestas chocan con una irreconocible realidad. El cariño y el amor que se profesan mutuamente nos lo presentan con aristas. El se muere por ella, y ella se muere por él. Piensan. O no. La desconfianza mutua es innata a la costumbre de estar juntos, se tienen y eso les mata poco a poco. La realidad la tienen ante sus ojos, pero ninguno de los dos se atreve a reconocerla. Ella actua en consecuencia con ella misma, él le ve venir pero no se inmuta, prefiere seguirle el juego. Cualquiera hubiese zanjado ya el tema de forma meridiana, pero no les interesa a ninguno de los dos, mercadean con sus palabras y sus gestos, adornan sus propias crisis con estúpidas reconciliaciones para generar aún más dudas entre ellos.

Ella sabe que no es el momento de tomar la decisión y aunque sus impulsos no se los reprime los frena de golpe al poco tiempo, como avisándole de algo. El la espera, la ve venir pero no se queja, ni se inmuta, sabe que la necesita en ese juego y la deja hacer a ella.

Le sucede una cosa extraña que me llama la atención, la provoca. Chari quiere que la responsabilidad la tome él, y Rubén quiere lo contrario. Ambos saben que desean liberarse pero ninguno afronta la decisión. Sumergen su relación de lleno en el concurso sin tratar de evitarlo y anteponer su verdadera felicidad y la estabilidad de su relación a lo que quieren que veamos, están mercantilizando sus sentimientos y exponiéndolos a su propio suicidio.

No sé hacia donde quieren ir a parar, a ella la farándula no le va, apenas tiene apoyos dentro y la soledad se la comería por momentos, le falta ese empujoncito de seguridad que le proporcionaria cualquier “julio” recurrente. A él no le importa exponer su dolor públicamente y victimizar sus actos a los ojos de todos, pierde como hombre pero gana como concursante, y es que los oidos le resbalan más de la cuenta últimanente, sobre todo por parte de ella, y eso le da impulsos poderosos para seguir con la relación.

29 de noviembre de 2010

DE TRES HISTORIAS UNA

Una historia de historias está resultando esta edición a diferencia de otras y como reflejo fiel el debate se desarrolló en base a tres de ellas que han sido las más llamativas desde el jueves. Una concatenación de historias independientes centradas en su argumento para explicación de como se está desarrollando la convivencia. Una gran parte del debate se centró en la historia de Laura y Marcelo con amplia repercusión y producción de videos y detalles. Una pequeña parte nos recordó la relación entre Chari y Rubén y otra tercera historia nos dio unas pinceladas de la situación de la casa dos personificada en la figura de Terry. Tres historias diferentes que nos hablan muy claramente de por donde va secuencialmente el argumento de esta edición. He decir que lo prefiero asi de todas todas, centrados en las cosas importantes y obviando la dispersión de anécdotas que no nos llevarian a ninguna parte.

De las tres historias hemos hablado largo y tendido conforme se han ido desarrollando, sobre todo de las dos primeras. No obstante, anoche la riqueza de detalles que el debate nos ofreció de la relación entre Laura y Marcelo nos hace abrir capítulo nuevo y me temo que será asi por bastante tiempo. Porque sin duda poco a poco esta relación se está convirtiendo en la mayor atracción de esta parte del concurso, queramos o no queramos.

Algo diferente nos está sucediendo con esta historia que por momentos está trascendiendo más allá de esas cuatro paredes y la pequeña pantalla mediante la que observamos como se va desarrollando todo. Anoche me percaté que mientras veiamos su historia, estaba asistiendo a una realidad distinta a la que hasta entonces habia conocido en ese programa. Y es que por momentos me sumergí de lleno en su propia historia como si participase directamente en ella, no recuerdo si fue asi, o por el contrario ellos dos se metieron por un momento en mi vida hasta tal punto de verme reconocido en algunas de sus acciones, por acción o por omisión.

Es tal la realidad a la que me está arrastrando Laura que no puedo permanecer alterado ni un solo segundo ni ajeno a todas y cada una de las cosas que le está sucediendo. Pero es que tengo la sensación de que no me está ocurriendo a mi solo, es como un fenómeno que está por momentos alejándose de Guadalix y metiéndonos de cabeza en esa cruda realidad que desgarradoramente está viviendo. Nunca en las doce ediciones que recuerdo habia vivido de forma tan cercana una secuencia de hechos como la que estoy viviendo, y no es porque me implique en cierta manera por simpatía o empatía, sino porque me veo inconscientemente arrastrado sin remedio a ella.

No sé lo que es, ni me importa. Todos los detalles los estamos siguiendo muy de cerca y paso a paso, y dejo las palabras en el aire como respuesta a la contracorriente que va a aparecer por todos lados a partir de ahora, y que ya empezó a aparecer desde el principio a veces. Todo el mundo se pone de acuerdo en rechazar esta historia de amor argumentando miles de razones y apoyándose incluso en el propio comportamiento de la pareja y sus circunstancias. Voy a ser atrevido y me voy a embarcar en ella, creo que ya lo hice, pero me reafirmo.

No me da miedo el lenguaje gestual de Marcelo ni sus propias palabras, ni me importan mucho las conclusiones de los invitados en el debate, ni las circuntancias familiares de Laura o su pasado. Ya Shakespeare introdujo en su genial obra la técnica de los “comienzos falsos” en los propios discursos de Romeo y Julieta, ya empleó en su dia el uso de fluctuaciones entre la comedia y la tragedia como forma de aumentar la tensión, y ya en su linea argumental nos recordaba el rechazo de las familias a la historia y la presión existente entre tan distintas personalidades.

Pero Laura y Marcelo son personajes de nuestro tiempo, son la cruda realidad que nos rodea y que nos estampa en la cara con una sinceridad brutal, nos hace sonrojar la naturalidad con que ella misma se va desgarrando por dentro para mostrarnos sus profundas heridas, como Marcelo es capaz de recular y renunciar a su propia idiosincrasia por un cariño desconocido para él, de la forma que nos estan involucrando en esta trágica realidad tan cercana y la forma de desvestir una falsa hipocresía con medios tan naturales como la propia verdad o los propios sentimientos, nos hace por momentos instigadores absolutos de esa historia, que parece ser sacada de algún cuento no inventado.

26 de noviembre de 2010

... SE MARCHO JOAQUIN


  Nunca se le podría acusar a Laura de permanecer en la casa con las mismas razones que la podrían haber llevado a la calle. Como tampoco se podria acusar a Joaquin de haber sido el elegido al final para abandonar el concurso seguramente con las mismas razones para permanecer en él. Salió Joaquin. Y no se trata de subirse a ningún tren en marcha ni apocalípticas razones para dudar de decisiones dificiles de entender. Lo veníamos diciendo desde hace justo una semana, cuando supimos quienes eran los nominados. Esta decisión va a ser a todas luces injusta y extraña desde cualquier perspectiva que la queramos ver. A los partidarios de Laura, aunque no tengan nada que ver con Joaquin, no les quedó otra para defender a su elegida que ir a por Joaquin, de la misma manera que a los partidarios de este no les quedó otro remedio que ir a por Laura. Los demás siempre serán los beneficiados de este simulacro.

Comenzó la gala de forma totalmente previsible con el devenir de dos parejas de la casa, una que lo es y otra que no lo es. Nos enfocaron la relación Chari-Rubén como lo que realmente se esperaba de ella, un correcaminos entre aparentes callejones dispersos disfrazados de normalidad en forma de celos y dudas. Esa es la esencia de esa pareja, lo sabemos desde el minuto uno que comenzó la edición y no nos podemos rasgar ahora las vestiduras.


Es la perfecta definición de una crisis de confianza en toda regla aplicada a las reglas de un concurso televisivo. De igual manera que asistimos a los celos, las dudas, los engaños, los momentos dulces o los agrios, beberemos de todo aquello que nos depare esta relación posesiva mientras nos llega la hora de asistir en directo a su punto final. Todo un melodrama anunciado y televisado, con invitados de lujo como son las dos suegras en plató que definen perfectamente cada jueves el significado de esa relación.

No nos confundamos, el segundo argumento de la gala no se basó en ninguna relación de pareja sino en radiografiar a dos aspirantes de una hipotética pareja que anda más en nuestras cabezas revoloteando a modo de pájaros que en la realidad de lo vivido al menos durante la última semana. No podemos culpabilizar a la audiencia ahora de rentabilizar a estos concursantes como pareja cuando la primera pareja que se llevó a cabo en el concurso tenian nombre propio, Joaquin y Marta.

Todo el mundo pudo pensar anoche,  viendo la historia que nos estaban dejando,  la elección ante nuestros ojos de certificarla como tal o negarla definitivamente. Si alguien quiere asumirla como tal es tan libre como de defenestrarla, porque tanto Laura como Marcelo nos dejaron todas las puertas posibles abiertas para que elijamos la decisión de manera absolutamente libre. Yo si que creo en esta relación de manera absolutamente personal y convencida, sin necesidad de repetirme en lo interesantes que me suponen ambos personajes y la particular historia que estan viviendo dentro de esos muros. Y no me baso en supuestos videomontajes, ni en acaloradas discusiones que puedan rentuar audiencia o argumentos, me baso en sus gestos, en sus miradas, en sus palabras pero sobre todo y al ser libre en mi intuición.

Creo que Joaquin está en la calle por la indefinición de sus actos, los cuales no terminó de asumir de manera consecuente. Estuvo gris y esquivo con su propio comportamiento y sus consecuencias, eso hizo a mucha gente dudar de si era originario de su forma de ser o solo estrategia. Negó a una mujer con la que habia compartido cosas, mientras ésta hizo todo lo contrario, y eso, y solo es una suposición, tal vez alguna parte de público femenino no se lo hubiese perdonado, y me remito a las manifestaciones de la propia Mireia, que independientemente de su despecho, enarboló una bandera quizás más grande de lo que ella misma suponía.

Nunca debería poder la presentadora del concurso apretar el gatillo de ningún concursante por muchas razones que tenga. Los comentarios de Arturo, ya se habian comentado en los foros, en los debates, en los blogs desde el mismo momento que sucedieron, todos eramos conscientes de lo que individualmente pensábamos incluso por escrito, ya se habia juzgado el hecho y se habia denunciado, creo que la presentadora en nombre de nadie ni alzando la voz es quien para ejecutar la sentencia de ese concursante alli mismo y en pleno directo.

Nos ofrecieron imágenes de todos y cada uno de los concursantes de forma enlatada y de la forma que buenamente pudieron ante la adversidad de un tiempo nada favorecedor para el desarrollo dinámico de la gala. Nos volvieron a refrescar las siluetas de Anup en su papel de indio loco, de Patricia en el suyo y su idílica historia de amor y obsesión con su coneja Bonita, las ralladuras de Terry de las que destacaria la genial que tuvo con la misma Patri que intentando animarla recibió la contestación de que si realmente quería ayudarla que dejase de hablarle que lo que estaba haciendo era ponerla peor. El transforming de Dámaso y su supuesta crisis de identidad relatada perfectamente por sus propios compañeros, las estrategias radiadas y premeditadas de Yago y Pepa y poco más. Laura volvió al sitio donde nunca tuvo que salir.

25 de noviembre de 2010

PESADILLA

Siempre me ha parecido de lo más absurdo el dejar a un concursante dentro por el mero hecho del supuesto juego que nos podria dar en un futuro. Nunca he visto paja mental más grande que dar por hecha una cosa sin fundamento alguno. Ya lo vivimos en nuestras carnes con Loli en la diez, y a cada año se oyen voces que demuestran la pobreza de tales insinuaciones cuando eso ocurre. Carpe Diem en la casa. Que tenga pesadillas por las noches pensando que hoy estarán en ese corredor de la muerte Laura y Joaquin, y que Lydia y Marta se vayan de rositas, pasarán a los anales de mis propias ralladuras mentales como la más absurda de todas.

Por si alguien aún no se ha enterado de que Lydia existe, me permito recordarlo, Lydia existe, es un ente vivo que pulula entre espejos por alli, por alguna de esas dos casas de Guadalix. Marta tambien existe. Me concedo el beneplácito de verter sobre mi pesadilla el vuelo de los pájaros que rondan mi cabeza y veo a un fantasma diciéndome al oido que Laura ya ha dado todo el juego que tenia que dar, que como su relación con Marcelo ha sido un fiasco, ya no tiene sentido de ser, castigada con la expulsión directa y a otra cosa mariposa. No ha cumplido las expectativas.

Como Joaquin es un picaflor dinámico merece seguir para ver el juego que nos dará en un futuro próximo, se abre el cartel de las apuestas para ver si se reconciliará con Marta, lo intentará con Lydia, terminará tirándose a Catha, o al final terminará enredado beodo perdido en una noche loca con Patricia. Adivinos somos que todo lo damos por hecho mientras las telarañas de Guadalix se pudren en el bostezo más absurdo de las más absurdas de las pesadillas.

No me gustaria seguir este juego absurdo que se nos propone y me gustaria despertar con la lógica que supone por una maldita vez hacer las cosas razonadamente bien. Que todo es un bluff que circula por la red sin sentido alguno, que un dia a alguien se le ocurrió eso y ha corrido como la pólvora. Sin fundamento alguno, sin base a la que agarrarse todo forma parte de alguna pesadilla efímera de algún díscolo adivino. No sucederá, no podrá suceder. Nueve de cada diez dentistas me reconocerian que eso es imposible.

Que todo es una estrategia comercial recaudatoria obligada por las expectativas pero que al final para tranquilidad de todos se hará justicia, Laura seguirá en el concurso mañana, y Lydia estará encantadísima y guapísima esta noche en el plató recibiendo los piropos verbeneros de Mercedes Milá y el aplauso interminable de un escenario rendido a sus pies. Que se lo tomará con una sonrisa encantadora mientras disfruta de sus videos espectaculares que por supuesto pedirá como recuerdo para mirarse en ellos cada madrugada de insomnio.

Y en esas pesadillas que a veces se tienen, cuando son tantos los pájaros que te rondan la cabeza, me apareció la unificación. Dos casas en una, todos dentro de la misma convivencia y el aceleramiento del pulso concursal a una dinámica más real. Basta ya de provisionalidades, comportamientos pseudoafines y complicidades esporádicas, que no te permiten echar raices en nadie, que no te permite anclar los sentimientos por temor a que te los roben cualquier dia. Las rotaciones jamás te permitirán hacer un buen equipo, los tienes a todos en danza a medio gas, pero jamás podrán competir con los automatismos que la audiencia demanda y sus propias capacidades de mostrarse.

Este juego no me gusta, mientras las casas giran y giran como una noria, nos dispersamos en el espacio como ellos se dispersan en su espacio. El movimiento es tan lento y tan previsible que el juego se vuelve lento y previsible porque los jugadores se nos muestran lentos y previsibles. Que deje de rotar la noria, que se abran las ventanas a la vida y que despierten las almas narcotizadas y mareadas por tanto vaivén.

Solo son pesadillas, dos solo que ni soñando en el peor de los casos me atrevería a decir al dia siguiente que las habia tenido. Esta noche hay gala. Cuántos recuerdos de los jueves se nos van quedando en la memoria. Cuánto se echa de menos esa pasión, esa emoción, esos nervios que vivíamos entonces y la algarabía y la alegria que retumbaba en nuestros corazones, o la rabia y el dolor casi inaudito que soportábamos, o las injusticias que creíamos ver y nos rebelaban. Siento que nos estan robando la esencia y nos estan dando el cambiazo por auténticas pesadillas. Quiero ver a Laura esta noche al volver a su casa y mirar de reojo al malaguita, y quiero ver al malaguita esta noche teniendo pesadillas con Laura.

24 de noviembre de 2010

PAJAROS EN LA CABEZA

   Anoche tuvimos fiesta. Dos casas y un montón de personas. Los ingredientes necesarios para la diversión y el esparcimiento, para hablar, beber, bailar y que sucedan cosas. Las fiestas a veces son necesarias para ahuyentar los pájaros de la cabeza que a veces nos rondan. Nos entregamos a ellos desinteresadamente para ver si por una vez nos los hacen ahuyentar, pero no. Seguimos con ellos rondándonos la cabeza. De la fiesta mejor no hablar, de verdad os digo que no merece la pena. Casi, y aunque parezca mentira me resulta más divertido hablar de los pájaros en la cabeza.

Porque aunque se diga, se comente, se rumoree, se piense... en un alarde de generosidad que esta edición está siendo superinteresante y que hay gente a quien le tiene realmente enganchado y disfrutando como nunca, desde mi humilde percepción le otorgaré la duda de que solo son pájaros en la cabeza. Una forma de amamantarnos del rédito que supone doce años enganchado a algo, como esa nicotina necesaria que no nos deja discernir a lo claro o reconocer nuestra propia dependencia. No me lo parece, aunque lo intento, no me lo parece.

Quisiera que los pájaros que me voltean me digan que hacer de Gran Hermano un rincón elitista exclusivo para los amantes de internet tiene algo que ver, y que el secuestro de nuestra clásica vida en directo en nuestra “tele” de siempre y sentados en nuestro cómodo sofá no ha sido rebañarnos de cuajo algo de lo que realmente nos tenia enganchado. Que hacer de las galas parte de una programación más de relleno para la franja que le corresponde y no una consecuencia de lo que estamos viviendo cada minuto y a cada momento, vestirnos de gala y disfrutar de esa particular fiesta propia solo son pájaros en mi cabeza.

Y a vuelta con ellos, encontrarme en la disyuntiva de a quien creer, porque necesito creer en algo, y ahuyentarlos aunque sea de manera puntualmente esporádica. Observo a Dámaso en la pantalla, y cuando llevo cinco minutos con él, de nuevo se me vienen encima sin poder evitarlo. Me vendieron un concursante coplero, pepero, cosmopolitan de su entorno donde hacia de todo, le vi entrar con chaqueta y corbata, y pensé en lo extraño que me sugería un estilismo tan serio con el cachondeito coplero, y al poco me entero de su indefinición sexual como as guardado en su manga.

Ya decía yo, pensé, esto tenia truco.... pero no, para mi sorpresa, al cachondeito y las mil posibles personalidades se le fundieron los plomos en cuanto decidió tirar de guión, y salió del armario. Acabáramos, me dije. A este no lo han cogido por el cachondeito, sino para que saliese del armario en Gran Hermano, y ver de lo que el gran ojo puede ser capaz. Ya salió del armario, no puedo evitar a los pájaros que me rondan la cabeza, ya cumplió su guión. Y ahora que.

Sus ojitos a Marcelo no dan más de si, se ha inventado un cambio de look para hacerse pasar por innovador y hasta le han hecho un agujero en la oreja para colgarse un pendiente. Que bien, no? Me pregunto. Y no se que contestarme.

O a esa Patricia, que parece por momentos el osito del duracell, a quien de vez en cuando se le acaban las pilas, sube al confesionario y con la carpetita debajo del brazo, parece como si volviese a la vida. Necesita de su guión, perdón, de sus pilas para poder ahuyentar mis pájaros de la cabeza. A veces, hasta lo consigue de manera brillante, pero las pilas parecen de mala calidad. Ahora se ve que está en off, y eso?. Y es que no hay nada más triste que ver a un osito de peluche sin pilas.

Y así podria seguir de Anup, o de Lydia, o de Joaquin, o de Yago, o de tantos y tantos. Pero mi voluntad es frágil y no logro terminar de ahuyentarlos del todo por más que lo intento. Asi que he decidido convivir con ellos, hacerlos parte de mi al menos mientras dure la edición, apropiármelos y jugar con ellos, lo mismo hasta funciona y todo. Lo seguiré intentando.

No me molestan para observar a Joaquin, desde mi aquí fuera, competir con ese puesto del jueves con mi adorada Laura. No hay color. Su papel Arturo Fernández es historia fílmica frente a la frescura radiante de mi taladradora favorita. Eso si que son pájaros narcotizados que le llevan de una falda a otra como pilas desnaturalizadas. Me lo quieren vender como su forma de vida, necesaria para la convivencia, pero me cuesta mucho trabajo. Es tan previsible que incluso sus propios pájaros me son conocidos. Don Juan en nuestra larga historia es vecino desde los siglos y las mancebas de turno son fácilmente adiestrables para una cámara en movimiento. 

 Su disfraz de pater le viene bien para vigilante de guarderia, causa impacto el temple y la tranquilidad con que se toma su papel. Me choca la prudencia y el sutilismo con que quiere ahuyentar mis pájaros, su pose de interesante no me convence y esperar al futuro más inmediato a que le den otro guión se me antoja complicado. Su papel ha terminado sin más pena que gloria, light y encorsetado no ha terminado de sacarme de mi bostezo. Prefiero a Laura.

23 de noviembre de 2010

YO NO SOY LA JUANI


Quisiera imaginármela el jueves viniendo del pasillo de la muerte, a saltitos cortos y diciéndole al viento sin gritar pero sin parar: “Malaguita que ya estoy otra vez aquí, que me vas a tener que aguantar, Malaguita que lo siento por ti, Malaguitaaa”. Esa pose perfecta entre el estilismo de yo soy la Juani y la voz protagonista de mujeres al borde de un ataque de nervios, cada vez que abre la boca podria ir sumando enemigos, esa característica suya que ni es voz ni es grito, solo taladra oidos de manera constante, ni habla para ti ni no lo hace, si quiere contarte un secreto ya sabes que tienes que compartirlo con media casa.


O la aceptas asi, o ya te puedes ir preparando para sacarte la entrada para el cine, chaval... Una persona que se planta en medio del salón, que se pone enfrente de todas las cámaras posibles, con todos sus compañeros alrededor, que te mira fijamente y empieza a confesarse con su voz en alto: “Yo solo quiero saber si tengo novio o no”. Una persona asi, no puede irse de la casa. Esta choni sindicalista de armas tomar que nada entre la pubertad y la madurez como si pasase por momentos su rubicón menopáusico particular, que siempre nos aparece histérica perdida, que se va hacia ti sin esconderse, directa, desafiante, una mujer asi jamás puede pasar desapercibida. Tiene alma de calle, sueños de mujer y deseos de encontrarse cada día.

Quiere vivir, y quiere gritar, y soñar, y bailar, quiere sobre todo que la amen. No esconde sus defectos porque no sabe esconder nada, se muestra desnuda a cada momento por donde pasa y deja huella. El clásico corazón que envuelve, la careta que te ciega o la voz que te domina, asi es la personalidad de Laura. Inestable como la brisa y suicida en el empeño. Solo quiere saber donde está su sitio en este mundo, ser feliz no debe costar mucho se pregunta cada dia, y no se lo pregunta ella, sino que hace partícipe a todo el mundo. Quiere serlo con urgencia, quiere saber si el amor existe y cuando le puede tocar a ella. Vive rallada con medio mundo porque busca desesperadamente su identidad. Sus dudas le comen y le hacen temblar su cuerpo, saber que hay algo más de vida le tienta y le seduce, no le hace ascos a vivir ni a morir en el intento de conseguirlo.

No sabe jugar. Se delata a si misma en cada movimiento, se atenaza a sí mismo y se contrae cuando no está segura de nada. Cuando descubre su verdad se lanza a su propio precipicio sin importarle nada. Esta buena compañera de reparto velará por ti si eres el elegido y no te defraudará, fiel a sí misma jamás podria serlo con aquello en lo que no cree. Arráncale una sonrisa de ese atormentado mundo en que vive, acariciala, dile lo guapa que está y te la habrás ganado para siempre. Esta metralleta andante que no calla ni debajo del agua, para quien los silencios apenas existen, para quien los secretos apenas existen, no merece salir de ahi. Es la vida, el corazón de esa casa. Lo bueno y lo malo. Lo bonito y lo insoportable. El blanco y el negro. La risa y el llanto.

Ayer la vi llorar, preocupada por saber como la estaría viendo su familia, bloqueada y atenazada, perdida y sola deambulante por esa casa. Con el corazón partío por un rayo de tonteria. Sus sentimientos ya me habían ganado, sus dudas me interesaron y sus lágrimas ayer me dijeron que su corazón es grande, quizás el más grande de ahí con diferencia. Una mujer que sufre, que siente, que ama a su propia intensidad, que grita de alegría cuando es feliz, que llora sus penas cuando se siente arrinconada, es una mujer viva. Y yo quiero vivos en esa casa, yo quiero vivos como ella que se muestren en mi espejo sin importarle nada. Quiero su intensidad de vivir, su alegria de sentir y su decepción por morir en un momento determinado, quiero la vida, quiero el movimiento suyo, quiero
ver.....

Laura es hoy por hoy indispensable en esa casa. Es el alma que carga el diablo cuando abre la boca, y yo quiero gente que abra la boca, gente que chille, gente que grite, gente que me desquicie y que me aburra, que me haga mirarla y percatarme de que existe, la quiero viva. La quiero dentro.

22 de noviembre de 2010

LA COLMENA


   La estructura de la genial novela de nuestro universal Cela estaba formada por varios capítulos, que a su vez se dividían en un número variable de secuencias de corta extensión, que desarrollaban sucesos mezclados con otros que ocurrían simultáneamente. Lo que se lograba con ello es romper el argumento en multitud de pequeñas anécdotas. Al final lo importante no era cada suceso en sí, sino la suma de los mismos que constituían un conjunto de vidas cruzadas, como las celdas de una colmena.

De esta manera podríamos describir la situación de las casas en este momento. Un conjunto de sucesos de pequeño calado que por sí mismos no tendrían importancia alguna a no ser que los relacionemos con otros que ocurren simultáneamente. De esta forma tan curiosa se alimentó anoche el debate, y de esa forma, me temo que no puede ser de ninguna otra, se está llevando la convivencia. El debate no fué sino una sucesión de anécdotas sin importancia que al engranarlas nos permitió hacernos una idea de como ha discurrido la semana en Guadalix. Lo cual demuestra lo huérfanos que nos encontramos los espectadores de episodios relevantes que podamos diferenciar o resaltar. 

A modo de celdas colmenáicas nos fueron ofreciendo una serie de detalles para refrescarnos un poco la situación de los habitantes de la casa, comenzando por la situación de los cuatro nominados de la semana. Marta y Joaquín nos presentaron sus propias reacciones tras su separación y en ellas vimos la diferencia, mientras Marta explicaba que si le echaba de menos, a él no le ocurría lo mismo dando a entender que la vida sigue con Marta o sin ella, quizás el trasfondo de esta selección fuese abrir dos nuevos frentes de conducta por separado como después se nos mostraría con Marta en la escena de los celos de Chari. Bastante llamativas fueron las confesiones de Joaquin culpabilizando a la que horas atrás habia sido su compañera “especial” y con la que habia mantenido algo más que cómplicidad, de ser ella la causante de su nominación. Mientras él no hablaba bien de ella, ella hacia todo lo contrario.

Nos dibujaron un poco como parte de guerra la relación que queda entre Laura y Marcelo, para presentarnos a la sindicalista como candidata a la expulsión de esta semana. Y nos la reflejaron en base a las propias confesiones que ellos mismos realizaban a sus propios compañeros a modo celestina. Entre ellos apenas de hablan, pero se sirven de mensajeros para calibrar como está la situación después de su ajetreada vida en común. Laura espera aún a Marcelo y reconoce sus errores, pero Marcelo sigue bastante acobardado con la personalidad de Laura.

Terminamos la escenificación de los nominados con una Lydia encantadísima no, sino encantadísima al cuadrado donde según el propio presentador del debate, el montaje que habian hecho los técnicos sobre la concursante no se trataba de ningún acostumbrado collage de copy-pega de sus acciones dentro de la casa, sino que lo que vimos en cero coma fué absolutamente todo lo que ésta concursante había dado de si durante la semana, y habian rescatado lo mejor, y lo mejor fué lo que nos mostraron, y lo que nos mostraron fué un confesionario de Lydia donde afirmaba estar encantadísima. Sin comentarios.

Una vez hecha la presentación de los nominados donde se nos ofrecieron unos porcentajes ciegos tremendamente igualados entre dos de ellos y bastante equidistantes a los otros dos, y donde podriamos deducir para insatisfacción general que podria tratarse de Joaquin y Laura, se nos presentó una serie de secuencias bastante trilladas ya durante los dias anteriores sobre la relación Chari-Rubén y sus escenitas de celos, se nos amaga con una puerta abierta a separaciones, encuentros y desencuentros entre ambos como único argumento para su mantenimiento en la escena principal, intentando involucrar a terceras personas como Marta para aderezar la patética trama.

Un caso aparte merece la nueva puesta en escena de Patricia, y van tres. Si habíamos asistido en un primer debate a la escenificación de un monólogo de la algecireña consigo misma con el testigo mudo e hilarante de un cronómetro en marcha y en pleno directo; habiamos asistido a una segunda puesta en escena de un decorado disney con olivo incluido en pleno directo tambien y parodiando a Encanna de noche y sus empanadillas para lucimiento propio; Anoche vivimos la tercera a cuenta de una coneja llamada “bonita” y su cuadro clínico en pleno directo tambien. Según nos contaron en el último parte médico el animal se encuentra fuera de peligro después de haber sufrido un ataque severo de estrés, aunque todos pudimos deducir que en realidad el animal pidió desesperadamente su propia orden de alejamiento a cualquier parte del mundo tras sufrir un acoso psicológico continuado.

De las tres escenas sutilmente preparadas para Patricia, dos de ellas pudieron terminar mal para el programa, la del amordazamiento y la de la coneja. Se nos ha vendido a una Patricia histérica en el confesionario, a una Patricia responsable en la prueba del olivo y a una Patricia sensible, en su trabajo encargado con el animal. Da la sensación como si alguien quisiese hacer de ella un superpersonaje que abarcara cualquier ámbito de la convivencia para demostrarnos que estamos ante la presencia de un concursante único en su especie. No he conseguido aún ver ningún video negativo, pero si otros multidisciplinares y un verdadero catálogo de situaciones polivalentes encauzadas al nacimiento de algo que se le requiere para algo. Y ahí lo dejo.

19 de noviembre de 2010

....Y SE MARCHO EDU


Es de agradecer la dinamización que se le pretende dar al concurso y la normalización poco a poco del sentido clásico de esa tergiversada esencia siempre en boca de todos. La esencia no es una etiqueta, sino un sentimiento que fluye desde nosotros mismos y a medida que nos implicamos más o menos con el programa. Hacer el esfuerzo de que nos impliquemos merece un reconocimiento por parte de todos. Una buena forma de hacerlo es ir haciendo cosas, mover la edición de tal manera que ese movimiento nos mantenga expectantes.

Para ello, desde ayer ese movimiento nos ha dado como resultante la entrada al concurso de dos nuevos concursantes, Pepa y Arturo. Dos perfiles anunciados con pegatina de “normales” como si esa pegatina existiese y fuese algo común. Cosas de merchandising. Arturo es un chicarrón del norte de veinte años, amante del surf, comercial y en sus ratos libres ligón de barra con según sus propias palabras bastante fortuna en el tema. Pepa, divorciada independiente e inquieta con mucho mundo vivido que en su día incluso se atrevió a formar su propio partido político para presentarse a la alcaldía de su ciudad, y con su propio nombre, P.E.P.A. Un copyright del gilismo en versión gaditana. Madura observadora sin aparentes perjuicios y buena conocedora del programa.

A ellos le encomendaron la misión de llevar a cabo la segunda parte de la oferta, el intercambio de concursantes. Siguiendo los consejos de Pepa la distribución quedó con Laura, Marcelo, Anup, Dámaso, Lydia, Joaquin y Jhota en la casa blanca. Y con Rubén, Chari, Terry, Yago, Marta, Patricia y ellos dos mismos en la de color. A priori y tras esta nueva distribución las consecuencias pueden resultar atractivas. Por un lado van a convivir juntos Chari y Rubén lo que nos permitirá verlos concursar de una vez, la separación de Marta y Joaquin tambien nos permitirá verlos individualmente, atractiva parece también la presencia de Pepa al lado de Yago y la permanencia de Laura y Marcelo juntos en la misma casa. La separación de Jhota y Terry y sus consecuencias tambien podrá ser un dato a tener en cuenta.

Esta es la oferta que nos plantaron anoche en la gala, y bueno a partir de aquí, comencemos de nuevo a buscar la esencia. Discurrió la gala sin mucha sorpresa más. La repetición semanal del sketch de las consuegras de oro tras el aperitivo obligado de “las cosas de Rubén y Chari, nos dió paso a la siempre interesante historia-histeria de Laura y Marcelo. Lo que había comenzado como una incipiente historia de amor se está desarrollando como una preocupante lucha juvenil de egos donde las personalidades anacrónicas de ambos les está conduciendo a un suicidio concursal.

En la actualidad tenemos en escena la amargura de Marcelo en contraste con la ralladura de Laura y unidos ambos con el nexo decepción. No me podrá decir nadie que esta historia no es acaparadora y atractiva. Los sentimientos fluyen a borbotones en forma de palabras en una y miedo en otro. Marcelo huye y la evita, lo pasa mal y la otra se corroe detrás de su figurada inocencia. Demasiados errores en ambos que les podría catapultar como pareja indispensable o como carne de plató.

Patricia, como ya adelantamos esta semana, es inmune en reconocimiento a sus servicios prestados y como premio le han regalado un conejito. Anoche la técnica volvió a jugar en nuestra contra con esta concursante. No quiero que me vendan nada que no pueda elegir yo libremente. Si Patricia es sensible, soy yo quien quiero descubrirlo, y si Patricia es insoportable, déjenme a mi que yo pueda decidir. Ese debería ser el verdadero principio del olivo, y lo demás no me interesa lo más mínimo, por mucho que se empeñen.

Salió Edu, y me temo que formaba parte del guión. Ya ha vivido la experiencia para lo que fué contratado y sacado de sus redes sociales. Se ha cubierto el cupo obligatorio y ya. No hay mucho más que añadir a su experiencia que no haya sido parte importante de lo experimental de todo el inicio. Junto a Oscar y Laura formará parte del atrezzo a partir de ahora, donde sigo sin saber lo que pinta Mireia en ese lugar.

La gala me resultó aburrida como las que estamos viviendo últimamente por culpa de una ineficacia televisiva que quieren condensar todo en tan poco mientras nos siguen privando diariamente de la verdadera convivencia. Error monumental que ha ya sido advertido y que les va a seguir proporcionando no pocos quebraderos de cabeza. Ese error les está haciendo cometer otros como la pifia de anoche en que los “nuevos” se les coló en la casa, antes de tener que hacerlo.

Una semana más, y van.... seguiremos a la expectativa con la nueva distribución, los nuevos concursantes y.... una nueva Patricia?.

18 de noviembre de 2010

AMORES IMPOSIBLES

    ...Y desde ese mismo instante, él solo pudo darle lo que le estaba dando. ELLA. Y ella descubrió que estaba enamorada de él. EL.


Entré casi sin querer. Desde las primeras horas me percaté equivocadamente en tí y no pude sino intentar mirar hacia otro lado, aunque en el horizonte de mi mirada siempre resurgías en el centro. Intenté esquivarte con mentiras insoportables que jamás creiste, mientras perseguías curiosa mi mirada intentando evitarla, pero tambien te resultaba del todo imposible. Me dejé llevar por tu presencia y caí ante el vaivén de tus palabras, de tus sonrisas disimuladas. Intenté convencerte de posibles amores que volaban en el tiempo sin importarte nada; me armé de valor y te declaré una guerra de amores imposibles que aceptaste como trato, a sabiendas que contenía truco. 

Te buscaba entre las horas y poco a poco me fuí acercando cada vez más. Mi persistencia se alió a tus dudas de la manera más egoista, y aquello te llamó la atención. Sentí por un instante que te tenía entre mis brazos y me dejé llevar. Bailamos juntos hasta madrugadas interminables, desnudábamos nuestras almas con miradas perdidas y silencios ocultos. Me habia dejado llevar y flotaba en el cielo sin importarme nada. Desperté entre nubes escarmentadas una noche de otoño, entre tus gritos, entre tus dudas. Y ya no estabas ahí. Te busqué por todas las casas del mundo y no te hallé. Mi alma marchó, entre nubes de dolor me dolió la rabia de verte desaparecer sin avisarme. Por tonterias mueren a veces los sueños verdaderos, solo al abrir los ojos acabé matándolo. Y ya estabas ahí. De nuevo estabas ahí. Dispuesta y decidida a soñar con amores que sabias eran imposibles, y me marché. Ahora me marché yo. Me prometí a mi mismo que lo mataría, y esa noche murió.

Entré sabiendo que acababa de terminar. Entre subidas y bajadas, muy poca gente lo sabía, que mi corazón desde la nada adormecía. Entré buscando entre las nubes cuando me tropecé con tu mirada. Huí de ella aunque me perseguía a todas horas, y la quise probar. Quise unirla con las mias pero me negué a unirlas, la rechacé. Traspasó mi umbral otras miradas traicioneras ante el runrun de las voces que me avisaban de lo que podía ocurrir. Ni quería, ni sentía esa mirada como mía. Estais todos locos me decía a mí misma, y mientras soñaba por las noches a veces me preguntaba que quien de verdad estaría loca.


Ese sueño descentrado de locura me despertó entre la niebla, y con tus manos sobre mi cintura bailando en las madrugadas, vi que aquella loca era yo. Mis gritos aterrados aturdidos os despertaron. Era feliz asi. Mis dudas aumentaron hasta aumentar mi locura. Quise decirte que si, o tal vez era que no, no sabia no queria saber lo que hacia, ni queria ni sabia lo que te decía. Bailar pegados entre las rocas de los sueños me hizo caer, vencida hasta la arena, débil y herida de muerte con mi corazón atrapado en ellas. Enganchada hasta la cordura de haberte imaginado en ese sueño abrazado a mi. Mis nubes en ese momento se disiparon alejándose de mi, dejándome el cielo raso para poder llegar hasta tí. Pero ya no estabas. Te habias marchado y mi rabia de nuevo me hizo enloquecer, enloquecida de amor de nuevo desperté. Pero ya no estabas.

Corazones paralelos entre la neblina de historias diferentes y entrelazadas, donde la locura ensordece y entorpece cualquier historia de amor. Donde las miradas se confunden y hasta apetecen entre sueños aunque sean inciertos o imposibles. Donde hasta él se confunde, hasta donde ella se confunde. Son locuras de amor donde él era ella y ella era él. Sueños imposibles.

A Laura y Marcelo.

17 de noviembre de 2010

LA MISION

    Como todos sabemos a Patricia durante esta semana se le ha encomendado una misión especial por parte de la organización. No sabemos a cuento de que, ni como ni con que intencionalidad. Aunque lo suponemos. Durante toda la semana, Patricia ha ejecutado perfectamente el papel que se le ha encomendado que no era otro que impedir dormir la siesta a sus compañeros a cambio de, según se nos ha dejado entrever, un hipotético premio, que por supuesto ni se nos ha desvelado a nosotros ni a ella, con lo cual intuyo que lo administraran a su conveniencia y en favor de sus propios intereses.

Intuyo que la personalidad hiperactiva de Patricia le habría hecho acreedora de semejante misión. Hago un inciso en este punto para ahondar en esa personalidad peculiar que les haya decidido por ella antes que por cualquier otro, y a rebufo de ser la “salvada” la semana pasada todo parece hilar perfectamente en el engranaje de la misión. Coordenada la situación y teniendo a la protagonista elegida solo quedaba desarrollar el texto. Todos desde aquí, bueno para ser exactos, casi todos desde aquí habíamos hecho apología del “bostecismo” y demandábamos algún cambio de rumbo que no nos hiciera perder la poca motivación que teníamos con respecto a la vida en directo. Pero esa cuestión no es tarea fácil si tuviésemos que basarnos en el perfil de los concursantes y las acciones que veníamos observando, por tanto necesitaríamos de cierta ayuda. El objetivo específico era evidente.

Se trataba de inventarnos algo que dinamizara un poco la convivencia, algo programado que supusiera un extra añadido a la espontaneidad bostezante que marcaba el devenir de las casas. Es como añadir agua al agua que parecería enfriarse de una sauna para que aumente la temperatura.
Cuando el hambre arrecia y la monotonía “maldisimula” un encierro que por momentos se hace eterno, ahondar en la llaga del desquicie y prolongarlo en el tiempo es la mejor terapia para el despertar de unos sentidos medio narcotizados, eso tuvieron que pensar al encomendarle a Patricia una misión que no era sino la prolongación de su propia existencia en la convivencia, a nadie les extrañaría su actitud y a muchos les colmaría el vaso de su santa paciencia.

Terry, era una de ellas. Su dependencia a la nicotina, sus dudas con Jhota, y con Yago, su desasosiego íntimo de poder leer la opinión del público, sus miedos y sus fobias, la hacen presa fácil de Patricia. Todos lo sabiamos.

Ayer, a media tarde, el super les ordenó a todos los habitantes de la casa que se encerrasen en el dormitorio. Patricia se encontraba haciendo su trabajo, y el momento era óptimo y adecuado. Las ganas de hacer algo para frenar el desquicie de Patricia hicieron de una broma el desenlace de la misión. Yago, Joaquin y Jhota la ataron a una de las camas y la amordazaron como respuesta a su reiteración. El momento estuvo en un camino difícil de evaluar, entre tenso y cachondo, por momentos la broma se le iba de las manos como por momentos la connivencia era total. Patricia se reia, y Patricia se quejaba. Yago se reia, y Yago se alertaba. Fué un momento difícil que a los espectadores que seguian el directo, y que tuvieron la enorme ¿suerte? de que no le censuraran la imagen, les llamó poderosamente la atención más de lo que hubiese supuesto una broma más.

La imagen resultó curiosa si no llega a ser por la indecisión que tensó la cuerda entre la acción hacia Patricia y los gritos desquiciados de una Terry en brote y amenazante. El “me ahogo” de Patricia se oyó más allá de las paredes de cartón piedra y avivó algo la confusión tanto dentro como fuera de esas paredes.

La broma habia terminado y el consiguiente viaje al confesionario hizo adornar la situación con un desenlace imprevisto para sus compañeros que ya recelaban algo. Confesó el porqué de su actuación y fué recibida con vítores y aplausos entre sus compañeros al más puro sabor berlanguista y la mayor de sus sonrisas. Parabienes para la reina, ante una platea desconcertada y “quasiridiculizada”. Las felicitaciones se unieron al fin de fiesta y el argumento Patricia se eleva en todo su esplendor.

El análisis a posteriori de cualquier acto que acontezca en la casa puede servir de mensajero del miedo hacia según donde se dirija el mensaje. El año pasado lo recibimos via Indhira y éste viene certificado por Patricia. Uno de los cánceres que pudiera estar alimentándose de esa fabulada esencia viene precisamente a través de esos mensajes, que ellos piensan son en clave de juego sin más. El texto ha sido perfectamente diseñado y el azar ha querido en esta ocasión estar de su parte. Cosa que nos alegramos infinito pero no les vendría de más ahondar un poco más en esas claves y hacer de ellas el verdadero juego que todos esperamos.

16 de noviembre de 2010

FUEGOS ARTIFICIALES

   Esta semana tenemos un cuarteto de nominados que yo llamaria como “prescindibles”. A priori esta nominación no seria consecuente en el juego ni en la vida de las dos casas. Solo en el caso hipotético de que saliese Terry, tendriamos a Jhota quizás como mayor afectado. El resto apenas notaria la expulsión de cualquiera de los otros concursantes. Esto es indicativo de la poca influencia, salvo casos aislados, que están teniendo los concursantes entre ellos. Cuando los escuchamos hablar, o jugar, o convivir observamos que el juego de todos es aproximativo, de amagos y hacerse notar más que realmente implicativo. Todos se respetan mucho, todos se quieren mucho, todos se necesitan mucho pero en realidad no es así, todos son prescindibles para todos. Los comentarios que surgen entre ellos son informativos, por decir algo para que se me oiga.

No acierto a escuchar una conversación implicadora que reinvierta en cariño profundo y si mucho de quedar bien y politicamente correctos. Ganarse el favor de todos sin arriesgar lo más mínimo y mucho transfondo de “yoismo” es lo que nos sugieren las conversaciones de la casa. Con un ojo en lo que te digo y el otro en lo que me escuchan los demás, actúan como celestinas entrecruzadas a modo avizor. Hablo contigo para que se entere él y cuando él se entere que venga que ya le contesto yo. Son mensajitos virtuales en el aire a modo incendiario que tienen más de dar la nota que de provocación. Y en esa tesitura no se libra ningún concursante. Cada uno de ellos con su argumento preparado.

Dámaso habla de sí mismo, Anup vigila cualquier movimiento, Lydia escucha lo que todos dicen de todos para emergerse ella misma consigo mismo. Rubén solo habla de Chari. Marcelo y Laura, Laura y Marcelo. Edu entre bandazos quiere estar en todas y no está en ninguna. Patricia y su yoismo nos va relatando su particular “diario de Patricia” en versión dibujos animados, haciendo de su vida un drama de colores a empujones y advirtíendonos que el dia que traspasó el umbral de la puerta de GH encontró su verdadera piedra folosofal. Por si acaso no nos habiamos enterado la niña allí está muy feliz. Martha no consigue prescindir de sí misma y sus elucubraciones. Joaquin entre la horma de su zapato recién descubierta y el desdén de su madurez agotando su particular simbiosis marthistica.

Catha anda preocupada por su nominación y no logra reaccionar ante nada ni nadie. Jhota se alimenta de sus propias ralladuras espontáneas para creer en si mismo y darse ese punto de importancia que parece perder por momentos. Terry surge de sus propias cenizas personales para autonconvencerse de que todo puede ser posible en ella, incluso subir y bajar, hacerse notar, oir o sufrir. Está convirtiendo su propia existencia en su propio drama particular con la casa como testigo.

Chari levita entre el sentido de su vida conyugal y su propia cobardía enviándonos mensajes contradictorios de sí misma y añadiendo la postdata interminable de que permanezcamos atentos a su pantalla. Yago se sigue abriendo sus propios caminos para volver a cerrarlos cuando le place, juega con él mismo y hasta se divierte, juega a travesuras juveniles para adormecer ciertos complejos socializantes donde la empatía solo son puntos a sumar o a restar. De sentimientos congelados a parecer de mármol de “Carrara” pasando por desestabilizador nato y sin oposición, le encanta que le bailen el agua y bailarla al uso de un cachondeo sutil que tiene a sus compañeros mareados. No saben por donde cogerlo.

Versión light de presentación manual de instrucciones de este improvisado concurso donde no solamente los espectadores no se terminan de enganchar, donde los responsables no se terminan de enganchar sino donde los mismos concursantes no se terminan de enganchar. Aliciente es lo que nos falta de algo más que lo que nos ofrecen, porque parece que por primera vez el listón de los espectadores está quizás demasiado alto para ellos y nadie es capaz de acercarle alguna escalera para acercarse mínimamente a él. Entre su torpeza y nuestra intransigencia el concurso sigue a su aire. Que se lo ganen. Con fuegos artificiales va a ser difícil convencernos.

15 de noviembre de 2010

GUIONIZADOS

Deciamos la semana pasada tras ver el debate, que parecía como si el confesionario de Patricia hubiese estado guionizado. Hoy de nuevo, tras el debate de anoche, donde pudimos comprobar que se les concedió la hora sin cámaras a Ruben y Chari en pleno directo, volvemos a reiterarnos. Son demasiadas situaciones las que nos permiten observar que no estan las cámaras al servicio de los concursantes, sino los concursantes al servicio de las cámaras. Estas situaciones forzadas por darle prioridad al directo desnaturaliza mucho la vida en directo porque caemos en el riesgo de que ellos mismos se den cuenta y se sientan parte de esas prioridades. 

Estos últimos dias, sobre esta situación se ha comentado mucho dos episodios que han sido resaltables. Por un lado la escenografía de Patricia impidiendo dormir la siesta a sus compañeros, cuando todos deseaban hacerlo, bien, lo que en un primer momento se pensó como una frivolidad más de la andaluza, anoche pudimos comprobar que solo formaba parte de la misión que se le habia encomendado. A nosotros, se nos habia negado este importante dato, lo que ha permitido que el bulo Patricia se retroalimente durante un cierto tiempo tanto dentro como fuera de la casa para luego confirmarnos que solo eran órdenes expresas para ella. A que estamos jugando?.

Intuyo entonces, que la escenografía de la camiseta pintada formaría parte de una nueva misión, ya que contó con la colaboración de la organización, según el minutado, para llevarla a cabo. Una situación que a simple vista parecia en directo como emocionante para sus compañeros y extraña para nosotros, al final podria resultar parte de un supuesto guión más de la convivencia. Siempre nos habian hecho partícipes de estas cosas, pero esta vez parece que “juegan” con la convivencia condicionando nuestra opinión durante un cierto tiempo.

Estas situaciones serian importantes de resaltar si fuesen consecuencias del propio juego o de la convivencia, pero son irreales o artificiales si siguen un guión previamente trazado porque lo pueden dirigir en cierta manera a su libre determinación, y eso puede resultar peligroso, amén de tener serias dudas de que esas cosas no contribuyan al enrarecimiento del formato y nos haga confundir el espíritu de Gran Hermano con el espíritu del directo.

Luego, hay cosas, siguiendo el hilo anterior, que generan desconfianza en el espectador. Anoche se hizo hincapié en una secuencia de Dámaso donde se nos dibujaba una pequeña pero curiosa trayectoria de su “salida del armario”, y al final tienes la sensación a priori como que se estuviera preparando el camino para mercadear con ella. Pasamos en directo del recordatorio de éste cuando afirmó en los primeros dias su bisexualidad, para posteriormente reconocer que eso no era del todo cierto, sino que en realidad era gay pero lo primero según reconoció el mismo quedaba más “light”, bien pues ahora se nos intenta secuenciar el hecho, a priori, sin mayor trascendencia como un recorrido sutilmente preparado donde en  este momento, Dámaso ha dejado de ser gay, como antes habia dejado de ser bisexual, para ahora no ser gay, sino “muy gay”.

Nos adornan la situación con un cambio de personalidad al uso, según nos confirmó él mismo, el “coplas” habia muerto y habia nacido un nuevo Dámaso más pop, con cambio de look incluido. El pepero coplero con corbata se nos está transformando en la reina del pop, y todo parece indicar que el transformismo podria ser su próxima estación mientras espera la entrada de reservas “gays”. Mensaje subliminal?.


De otras conclusiones del debate de anoche, podemos resaltar el juego subterráneo que prodigan Yago, Joaquin, Marta y Catha y la desconfianza generada; El mosqueo de Edu por su nominación cuya falta de comprensión pudo pasar a ser cuestión de estado; las dudas de Laura, novelón en ciernes; repetición hasta la saciedad de los calzoncillos de Rubén, otro novelón en ciernes?. Aquí quiero hacer un inciso porque la penalización de esta pareja parece que ya ha sido cumplida y parece que comenzaran los dos una nueva misión. Tambien guionizados?; La confirmación del juego de Yago de intentar ganarse uno a uno cada voto de la casa a base de mentiras irónicas que estan poniendo en cierta evidencia el juego real del resto de sus compañeros y curiosa la elección de la prueba semanal sobre el tema de las “manias” como haciendonos ahondar en hacia donde se dirigen los pasos de cada concursante, significativa la mania saltarina de Patricia y el perfeccionismo de Anup; El reconocimiento expreso del mimetismo de Lydia por parte de sus compañeros como argumento nominatorio a pesar de que ella se siga encontrando “supercontenta” y encantada de haberse conocido.

12 de noviembre de 2010

SE FUE JULIA...

Como el desarrollo de la gala ya lo hicimos en la entrada de ayer de forma somera prefiero ahondar un poco en los detalles resaltables que más me llamaron la atención. Salió Julia. Como era de esperar su lenguaje de calle le ha penalizado de forma concluyente, no teniendo nada que ver la forma en que dice lo que piensa con la buena o mala educación como plantearon anoche la causa de su expulsión.

Como ella mismo dijo, no podemos rasgarnos las vestiduras en esta España nuestra por soltar tacos en el fragor de una convivencia. Podremos estar o no de acuerdo en su forma de expresarse, intimidatoria o maleducada para unos o simplemente sarcástica para otros. Lo que no podemos es buscar la pureza del ente en sí que convive allí dentro, su naturalidad, su espontaneidad, su forma de ser y luego ser castigado por eso mismo. A Julia no se le echó a la calle por sus formas, sino por donde iban dirigidas. Desacertadamente la nominación nos condujo a la elección entre ella y Patricia y el voto actuó de forma extrañamente conservador.

Con la expulsión de Julia, las casas han perdido personalidad. Y curiosamente vamos abocados a una reedición de programas anteriores donde se van quedando por inercia concursantes secundarios. Es como una venganza absurda contra el propio espectáculo en pro de una corrección cobarde sin más argumento que no tener nada en contra de. Ni siquiera nos planteamos si tenemos algo a favor de. Apelamos más al “no me molestan” que a la propia esencia de lo que continuamente les estamos demandando desde aquí.

Al final conoceremos a Mireia y su paso por la casa por haber estado diecisiete dias sin ir al baño como conclusión de su curriculum. No hay otra repetición más rellenable para una presentadora poco original. Comenzó la gala abriéndonos los ojos como platos alegando a la tremenda sorpresa que nos llevaríamos al final de ella por la revolución que se iba a montar, en la que nos abrió la posibilidad de que iba a ser de tal magnitud que ningún concursante iba a dormir en su propia cama.

Al final todo esa pantomima se quedó en un capítulo infantil de cambio de casas rutinario adornado con el simulacro de una evacuación sin más. Por la cara que pusieron los concursantes y la nuestra ante semejante puesta en escena he de decir que me pareció de lo más absurdo tanto en planteamiento como en ejecución. Las sorpresas en GH van a menos, y seguramente se tiraron toda la semana para organizarlo.

Capítulo aparte nos merece el escenario montado a conciencia para el nuevo lucimiento de Patricia, al hilo de lo narrado dias atrás y su confesionario del debate del domingo, anoche volvimos a vivir una escenificación burdamente preparada y sospechosamente dudosa de una nueva parodia al estilo “Encanna de noche y las empanadillas de Móstoles” tan genialmente ideadas en los ochenta por Martes y Trece. De nuevo enlazó su propio discurso con un árbol suficientemente aleccionado como para poder continuar una trama altamente sospechosa. Los mismos gestos, el mismo discurso, el mismo tono y el mismo resultado. El escenario estuvo logrado para tan magna ocasión. Insisto una vez más en que Patricia es el “juguetito” salvavidas de la edición.

La relación entre Marcelo y Laura me apetece seguirla con detenimiento, no así las otras dos. Entre Marcelo y Laura existe algo más que un simple deseo de satisfacción personal. La inicial atracción ha crecido de tal manera que tendré que despejar algunas dudas que hasta anoche me asaltaban. Es sincera. Ambos están pillados inconscientemente y de forma absolutamente brutal. No veo ninguna puesta en escena en este momento y sí una inmensa incomodidad de una situación que todos conocemos y que les está sobrepasando hasta el límite a ellos mismos.

No percibo esa misma relación en Chari y Rubén. A Ella la veo resignada y a él sorprendentemente ridículo intentando comprar la salvación de su relación a base de cartitas, mensajes y señales más encaminadas a anular la posibilidad de que Chari pudiera decidir libremente que a demostrarle lo que le dice. Veo coacción y chantaje emocional que nos muestra cada dia lo que está sufriendo en este concurso y una personalidad obsesiva no exente de inseguridad por todo, por él, por su pareja, por el entorno, por todo. A Chari esta situación intuyo que le está superando y está aguantando bastante bien el tipo, pero existe cierta dualidad en ella que nos deja entrever un extraño camino entre sus lágrimas y sus gestos.

Eduardo, Terry, Catha y Lydia son los nominados esta semana. Un cuarteto presumo totalmente prescindible que apenas restará significado a la forma en que se está estructurando el concurso. La gala no estuvo brillante, salvó la noche con insipidez y una aprobada corrección y de la que extrajimos muy pocas conclusiones.

11 de noviembre de 2010

ENEMIGOS INTIMOS


Parece que los miércoles suelen ser un mal dia para las casas. Es cuando terminan la prueba y se preparan para el dia de la gala. Un dia de impass y tranquilidad aparente. Esta frase tendría algún sentido si no confundieramos los miércoles con los martes, o los lunes o cualquier día de la semana. Todo está preparado para la Gala. Otros años viviamos las semanas de jueves a jueves, este año se están haciendo eternas y lo único que estamos recibiendo de ellas solo es un empujoncito hacia el nunca jamás.

Todos esperamos una gala previsible hoy sin ingredientes extras, al menos la semana ha sido tranquila y aún no nos han anunciado nada extraordinario. Por tanto tendremos que recurrir a las casas para argumentarla. Entre Julia y Patricia imagino que tendremos razones más que suficientes para desarrollar gran parte de la velada. Lo malo es que esas razones ya las conocemos. Intentarán confirmarnos nuestro propio veredicto en imágenes robadas como siempre. Podremos estar tranquilos, supongo de que no habrán sorpresas entre estas concursantes. Un tiempo para el cante y el flower power y otro para la mala educación. Los síntomas ya empiezan a ser demasiado evidentes.

Al argumento anterior tendremos que sumarle el imprescindible lio de parejas que tanto por lo visto nos encanta. A saber, tres frentes abiertos, Laura y Marcelo, Joaquin y Marta y el clásico Chari-Rubén. Una pareja en cada casa, y la otra separada cumpliendo su castigo. Me temo que se deben estar pensando ya en unirlos de una puñetera vez. Lo mismo no se han dado cuenta aún que el verdadero filón televisivo va a estar en esta ultima cuando se junten. Mientras tanto ambos aletean deambulantes su separación.


De enemigos íntimos podriamos calificar la relación Marcelo y Laura, un amor apasionado en ciernes que se nos está ofreciendo a modo culebrón. A caballo entre el puro flirteo sexual y sentimientos encontrados este affaire imposible se retroalimenta cada día en sus propios inconvenientes para desgastarlos por inanición y que sea el propio hambre quien de sentido a su existencia como pareja. Agotamiento emocional puesto al servicio de una líbido bastante incandescente que terminará quemando a los dos. Las dudas existenciales solo son el pretexto de la justificación de Laura y bordear un poco el apetito de Marcelo. Para ello nos entretienen con broncas y reencuentros que avivan más el deseo desenfrenado que irremediablemente terminará por estallar. Esta noche asistiremos a un nuevo capítulo.

Joaquin y Marta, se anulan como polos opuestos para electrificarse mutuamente de forma secuencial. Miss y Mister edredoning actual es la pareja de guardia del clásico, y como todos los clásicos comienza a haber fisuras y ganas de independencia, tentativas para la disolución del pack como experiencia individual o seguir porfiando en el destino que les ha tocado vivir esta edición. A Joaquin no lo veo por libre, es como un niño chico necesitado de calor para redefinirse continuamente, Marta me gusta más por libre pero el pescado escasea con la frontera a la espera de ver que pasa. Los dos se estan agotando mutuamente porque el argumento ya no es noticia.

Rubén y Chari, cumplen su penitencia a base de paciencia en ella y necesidad en él. Ella se mimetiza en el juego de forma ambulante mientras él se come las uñas y nos dice que se muere por ella. En realidad se muere por tener la ventanita esa de los espias que nos dieron el año pasado, con ellas viviría más tranquilo.... o no. Porque a veces pienso que lo que le va a éste es el rollo voyeur hacia su novia. Empezaron como extraña pareja, siguen como extraña pareja y terminarán como extraña pareja y como el rosario de la aurora. Para ello necesitamos municiones en forma de reservas.

Hoy hay gala, no nos la podemos perder, si queremos hablar mañana de algo.

10 de noviembre de 2010

GOMINOLAS Y PIRULETAS


Así definía ayer Tomás Blanco una situación de la casa blanca en torno a Lydia y ciertas conversaciones que sin suposiciones por medio son las que nos ofrecen en el veinticuatro ligth éste que nos ha tocado este año. Diálogos de serie que terminan en reproches repetitivos de forma edulcorada por la corrección y la educación con que se enfrentan, excepto una Julia acostumbrada a otro tipo de diálogos más directos y sinceros. Julia tiene un problema en esa casa, siempre dice lo que piensa, y eso este año está penalizado. Nos vamos encaminando sin querer a una edición de las formas. Tatiana y Arturo por lo visto sentaron precedentes en la edición anterior.

Al margen de las lógicas suposiciones que este año nos está tocando vivir a los espectadores donde ya se aprecia una fractura clara entre el veinticuatro, las promos y las galas, las vagas conclusiones que el espectador va sacando pueden irse poco a poco definiendo. Existe un runrún de yagomanía de fondo que podría ir perfilando a este concursante como uno de los primeros favoritos para el espectador.

En base a unas suposiciones extrañas nos hace pensar que es una idea cogida con alfileres por muchos pero que la necesidad de tener algo sólido a lo que agarrarse va tomando fuerza, y quizás sea de lo poco atractivo que hayamos podido suponer. Su lenguaje corporal gusta, al menos no deja indiferente, y sus actos de niño travieso seducen a un espectador que conjuga ese juego dentro del juego con una inteligencia estratégica que no pasa desapercibida para nadie excepto para sus compañeros de clase que siguen desconfiando de él.

Juega a jugar sin olvidar maniobras determinantes a la hora de proteger su juego. Juega sobre seguro, no mueve pieza sin haberse asegurado bien primero sus espaldas y envia como buen estratega a sus mensajeros a plantear las acciones. Desde su cama controla el monitor de la casa y desde la que ha hecho su centro de operaciones disimula un apartheid voluntario como si nada fuese con él. No tiene contrincantes ahora mismo que le puedan toser, al menos minar la ironía en la que basa su argumento. A caballo entre la provocación y la ironía le está dando al espectador ese punto de morbo y chufla que no pasa desapercibido.

Sentimos como si su camino fuese allanándose día tras día. Tras las expulsiones de Flor, Julio, Oscar y Mireia, y la previsible salida de Julia, las casas van perdiendo personalidad a marchas forzadas dejándolo a él como única opción rodeado de crios altamente incendiables. Joaquín y Marta no quieren ni se les espera, han elegido otra opción disuasoria para el espectador y por lo pronto han decidido no entrar en juego. Chari no vive en otro mundo que no sea el suyo, y Rubén sigue arrastrando su ego por el parket de la casa y lanzándolo al infinito para justificar su nula autoestima y su poca confianza en lo único que cree. Patricia evoluciona en su disney particular y la parejita rampante de Laura y Marcelo ya tienen adjudicado el sentido de su estancia platónica. Cuando será, en que momento y en que lugar. Nos debatimos entre la duda de un polvo anunciado bajo la capa de una infidelidad radiada y no pocos quebraderos de cabeza postcoital de ralladuras diversas o una incipiente historia de amor verdadera.

La vida sigue en desigual, anárquica y sospechosa de ser comprendida fielmente. Nos llamó la atención que los expulsados de la semana no se despidan de los compañeros, supongo que será cuestión de horario o separación de casas, y la ausencia de un clásico por haloween que supongo correspondería al debe que la organización debe pagar por su osado atrevimiento a separarnos la convivencia en dos partes opuestas.

9 de noviembre de 2010

PATRICIA


Madrugada del domingo. Sobre la una comienza El Debate. Sobre la mesa del presentador vemos un cronómetro. Comienza el debate y sobre una de las pantallas de la casa, vemos a Patricia en el confesionario, ataviada estilo Jhota con muchos colorines. Jordi comienza el debate, mientras nosotros vemos a Patricia por la pantalla pequeña sin dejar de hablar en el confesionario. El debate sigue su curso, y en la pantalla pequeña no nos ofrecen otro plano de las dos casas excepto el confesionario donde habla y habla Patricia.

Parece que nada de lo que acontece en las casas importa excepto Patricia. Sigue el debate su curso cuando de pronto, Jordi Gonzalez, dice que van a conectar con la casa. Aparece Patricia hablando sola, de forma extrañamente rápida, sin parar, sin descansar, como si estuviese soltando un monólogo ante un espejo, o ensayando un discurso para memorizarlo. Jordi, nos dice, que va a poner el cronómetro en marcha, que son la una y diez, y que iban a ver, el tiempo que Patricia no deja de hablar. Nuevo plano de Patricia, erre que erre.

Sigue el debate, mientras nos siguen pinchando en la pantalla a Patricia sin dejar de hablar. A los veinte minutos más o menos, de nuevo el presentador del debate dice que conectan con la casa, para ver si Patricia ya ha dejado de hablar. Patricia, sigue erre que erre, de forma acelerada y ésta vez repitiendo las mismas cosas que habia dicho en la primera conexión, como si hubiese vuelto a empezar. Jordi, nos da el tiempo cronómetro en mano de Patricia, como si de una carrera se tratase. Las carcajadas surgen de plató mientras de nuevo Patricia en pantalla.

Sigue el debate, y apenas en la pantalla nos sale otra imagen que no sea Patricia erre que erre. Nueva conexión con la casa, y cronómetro en mano, de nuevo la misma repetición de la primera conexión. Se van tomando los tiempos y Patricia dale que te dale. De nuevo carcajadas. Asi hasta el final, sobre las dos y cuarto a punto de terminar el debate, vemos que Patricia termina su discurso, y Jordi, quiere conectar de nuevo, pero ve que acaba de terminar, nos da el tiempo, una hora y casi veinte minutos sin parar. Con la imagen de ahora si, la casa con una Patricia de espaldas a sus compañeros en el sofá explicándole los pormenores de su confesionario.

Su madre, en el video de presentación para la entrada al concurso, dijo una frase que a mi particularmente me hizo sonreir, “es que no la soporto, ojalá se fuese y no viniese más...”. Patricia en su video de presentación hizo alguna alusión similar como de que su madre no la soportaba. En la casa, a sus compañeros también ha vuelto a reiterar alguna vez que otra que en su casa no la soportaban.

Julia, en más de un arranque de sus locuras y sobre todo cuando se ha puesto a hablar de Patricia, ha aludido en más de una ocasión “al papelón que está haciendo Patricia”. De la misma forma que ha intentado explicarnos a su manera quien es Julia para que lo sepamos, y lo ha repetido una y otra vez, por activa y por pasiva.

La semana pasada, cuando en la mayoria de las encuestas daban con Patricia en la calle por un amplio margen de diferencia con respecto a Mireia. Sorprendentemente y ante la sorpresa de casi todos, Mercedes pronunció el nombre de Mireia. Este hecho ha sido comentado en todos los blogs como un hecho sorprendente excepto en los de la cadena, que han comentado el hecho como de puntillas. Patricia, al ser según nos dicen la segunda más votada cambia de casa, y presumiblemente si esta semana no saliese Patricia, sino Julia, su enemiga declarada, la que le ha intentado quitar la careta, y Patricia fuese la segunda más votada, de nuevo según las normas de cada semana, Patricia de nuevo volverá a su antigua casa, esta vez, sin Julia dentro.


A Patricia, se le ha visto cantar hasta el hartazgo, hablar sola, cantar sola, se le ha visto tranquila intercambiando consejos con sus compañeros, se le ha visto feliz como una niña con sus primeros zapatos nuevos, se le ha visto llorar por nada, por haber sido elegida por sus compañeros aludiendo en la primera semana que es porque en la calle no la quieren, o sea, por nada. Se le ha visto un comportamiento normal y extraño al mismo tiempo, se le ha tachado de todo, ha hartado a sus compañeros hasta el infinito, nos regala de vez en cuando escenas ridículas de parvulita en una fiesta de cumpleaños, canta y canta. No entra en ninguna guerra partidista y pareciese como si se mantuviese al márgen. Estilo peculiar, la llaman la nueva fresita del concurso. Julia no la traga, ni la puede ver. Julia ha convivido con ella.

Con todo esto no quiero decir absolutamente nada, aparte de lo que está escrito. Este año ha habido muchas quejas del público por el casting, como si desde el principio todo sonase un poco raro. Tambien ha habido muchas quejas sobre como se estaba teledirigiendo el concurso de forma descarada. Durante todo el debate del domingo, Patricia parecía una invitada más. Entró y salió justo a la misma hora que el debate. Al intentar conseguir alguna foto de Patricia he consultado el apartado de noticias de los concursantes en la página oficial, y en todos los concursantes hay información disponible excepto en Patricia, que está en blanco. Será algún tipo de error técnico. En el resumen del debate de la página oficial apenas se menciona el confesionario de Patricia, cuando hubo hasta cuatro conexiones en directo.

8 de noviembre de 2010

SUPOSICIONES


La aseveración de haber aumentado el número de cámaras en la casa, miles de kilómetros de cable y haber aumentado la plantilla de técnicos para esta edición va en proporción a la disminución directa de ese viejo término conocido como “la vida en directo”. Este año más que nunca se estan haciendo evidentes esos tres grandes hermanos que año tras año venimos confirmando, el que sucede realmente, el que vemos diariamente y el que nos muestran. Este año parece que se han jugado todas sus cartas a las galas, utilizando la vida en directo como laboratorio de copia y pega para ir vendiéndonos durante la semana la “promo” de los jueves que será realmente la que se mida.

Han relegado la vida en directo a un cúmulo de suposiciones para los espectadores que no terminan de coger el hilo por esa manera tan mecánica de meternos en el programa. Eso le resta calidad y definición a la verdad de lo que acontece dentro y cuando nos la muestran ya lo hacen con mucha desmesura y nula inmediatez, lo que hace que nos llegue sesgada y bastante artificial. En resúmen con poca credibilidad.


Del debate de anoche pudimos extraer varias suposiciones. La casa 2, está enfrentada en dos bandos, dos habitaciones. Por un lado Yago, Catha, Joaquin y Marta, el grupo de los “mayores”, y por otro lado, Jhota, Terry, Patricia y Chari que parece como infiltrada, el grupo de los “menores”. Yago y Terry, aparecen como los cabecillas en la sombra de cada habitación por su carácter acaparador. El primero de forma sibilina, calculada y callada y la segunda de forma abierta, atrevida y directa. Sintomático de las personalidades de cada habitación fué el video prefabricado para mostrarnos sus modos de vida, mientras los “menores” formaban un grupo musical, los “mayores” nos ofrecían imágenes de juegos sobre las camas y el jacuzzi.

Mientras desde dentro de la casa deducimos que Patricia se ha convertido en el concursante horribilis para los oidos de no muy pocos, desde fuera se nos está intentando vender como graciosa y peculiar. Muchos no la soportan pero se nos vende como indispensable. El efecto nicotina, en sus adeptos está causando estragos de la misma manera que el hambre, fruto de discordias y estallidos de carácter, aparte de las consabidas escenas de “robos” de cigarrillos, lo que hace abrir aun mas la brecha entre algunos concursantes de la casa 2.

Las obligatorias escenas de cama entre Marta y Joaquin, por ahora se han quedado con la exclusiva, son indispensables en el montaje semanal de la trama. Cuota obligatoria por antonomasia.

De la casa 1, podemos extraer dos suposiciones importantes. Por un lado la crónica de la incipiente relación entre  Laura y Marcelo, que nos la estan dosificando por fascículos semanales a modo de telenovela y por otro lado los enganches entre Anup y Julia, saliendo ésta última bastante desfavorecida en el montaje. La relación de la pareja nos la están contando desde todas las perspectivas posibles con atrezzo y artistas invitados incluidas. Curiosa la imagen del círculo de todos alrededor de la pareja dando cada uno su punto de vista sobre la relación, por un momento aquello parecía un consultorio sentimental. Los mensajes de Laura hacia el exterior son cada vez más sospechosos, y la cada vez más atrevida estrategia de Marcelo restando importancia al tema son indicadores claros de hacia donde va dirigida esta relación, anunciada con trompetas y tambores.

La presunción de carácteres entre Anup y Julia, la semana en que los dos estan nominados, y el montaje de sus diferencias solo llevan a un camino posible, la expulsión de Julia de la casa. No gusta su vocabulario de calle, y se nos vende como “vendedora de mercado” al uso, como la oveja negra que descarrila de tan inmaculada casa blanca. Las cosas las dice claritas, a la cara, y con un lenguaje que todos conocemos, pero eso parece que asusta un poco y se arremete contra sus formas de manera acomplejada. Anup es la víctima de dos formas de vida y de pensar diferentes, de dos estilos de enfocar y decir las cosas totalmente opuestos. Se supone que se optará por mantener la correcta educación y se castigarán los excesos lingüisticos.

No se que pretende la cadena con Flor y Julio, haciendo el paripé, subiéndolos a la tribuna del público y mostrándolos descaradamente en prime time. Me pareció de pésimo gusto y lo entendí como una provocación hacia ellos y hacia los que no estuvimos conforme con su expulsión. Viendo la página oficial de Tele5, se explica todo en titulares: “Julio y Flor, cumplen su sueño de estar en GH, el debate”.