30 de marzo de 2012

SINDI Y SERGIO

   La realidad es la que es, y por mucho que nos duela no podemos cambiarla. Si acaso, contarla, a nuestra manera, claro. En la encuesta del blog están los porcentajes de la repesca, encabezan la misma dos personas, María y Mary Joy, bien,  anoche por arte de magia, los fueron sacando de dos en dos y fueron dando los porcentajes de cada uno y en consecuencia eliminaban al otro. Si nos sacan a las dos más votadas, y de ellas, alguien decide que la de mayor porcentaje es la que tiene derecho a entrar y no así la otra, vemos que Mary Joy ya está eliminada, aún siendo la segunda persona más votada. Si hubiésemos puesto por ejemplo a Mary Joy con Cristian,  según la misma regla de tres, Cristian habría sido eliminado. Pero no fue así, ni siquiera dieron a conocer los cinco porcentajes más altos que habría votado la audiencia y haber eliminado a los menos votados, se inventaron un paripé de a dos, y la única consecuencia a simple vista reseñada, y según siempre nuestra encuesta fue la eliminación de Mary Joy.  A continuación se nos dijo que lo mismo eran dos las personas que entrarían en la casa. En condiciones normales, habría entrado Mary Joy y María. Pero en otras condiciones, estoy por asegurar que la persona segura que entra, sí o sí, es María, y si entra otro, será Cristian. No se me pregunte porqué, porque ni yo mismo quiero saberlo.

  Anoche tuvimos un debate marcado por la relación entre Sindi y Sergio. En realidad no fue un debate en sí, sino un documental de la crisis de ésta pareja con profusión de videos y conversaciones previamente censuradas al espectador para poder argumentarlo mejor. No se trata de omitirnos datos, algo a lo que ya estamos acostumbrados, sino de hacer reflejar fielmente la realidad de lo que está ocurriendo en la casa en el momento adecuado. Si los datos salen a la luz con dos días de retraso para dar tiempo a realización a montar en condiciones el documental, puede ocurrir que éste se haya quedado obsoleto y que la trama principal sobre la que gira el debate ya ni tenga sentido. Llevamos en todos los blogs una semana entera hablando de la relación entre Sergio y Sindi, hemos analizado sus pormenores, las consecuencias, los hechos conocidos y desconocidos, hemos llegado a conclusiones y nos hemos hecho nuestras propias composiciones de lugar sobre el tema. Bueno, pues ayer, de nuevo le damos a rebobinar y retomamos de nuevo el argumento, porque son nuevos datos los que nos ofrecen. Y ahora, díganme si no es para volverse locos.


  Lo siento, pero no creo que la relación entre Sindi y Sergio hasta la entrada de ésta en la casa,  hubiese sido tan buena como todo el mundo dice, ni tampoco me creo que Sergio sea ese novio perfecto como nos quiere hacer creer desde la propia Sindi, pasando por su madre y su suegra. A lo mejor para ellos lo es. Lo mismo Sindi lo creía así, pero yo no me lo creo. La cuestión es que en este asunto, absolutamente nadie está hablando claro y diciendo las cosas que realmente piensan. Y  a día de hoy, tengo motivos más que suficientes como para pensar que incluso anoche con todo el entramado tan perfectamente montado no se nos omitiesen más datos de los que nos ofrecieron.  Si el papel de Gran Hermano este año está siendo de celestina y de inmiscuirse en la vida de los concursantes hasta el punto de teledirigir su propio destino sin importarle un bledo los sentimientos de las personas o la libertad de los concursantes el nuestro entiendo que debería ser el de poner en este caso un poco de cordura y de sensibilidad ante los acontecimientos, doy a la organización como perdida este año y solo me queda apelar al sentido común de los que estamos a ésta parte del espejo. No frivolizar con los sentimientos de las personas ni jugar con el papel que nos están intentando etiquetar de meros corderitos de rebaño que todo lo tragan.

  La relación entre Sindi y Sergio está siendo desgarradora porque se está poniendo sobre la mesa muchos de los tópicos que envuelven cualquier situación real que le pudiese estar ocurriendo a cualquier pareja. Sindis y Sergios hay muchos en esta sociedad y estamos asistiendo gracias a ellos a una realidad paralela que nos está haciendo inmiscuirnos en su propia relación. Se nos está vendiendo una crisis de pareja al uso producto de los celos cuando en realidad el trasfondo de todo es la búsqueda de identidad de una persona que se está viendo atrapada entre un pasado que la encadena y un presente que la condiciona.

 En la búsqueda de sus propios sentimientos es donde Sindi fragua toda su realidad, piensa que tiene todo el derecho del mundo a poder equivocarse y no dejarse llevar por unas circunstancias que la tenían secuestrada. Tiene todo el derecho del mundo a saber realmente lo que quiere y lo que no quiere, Gran Hermano le ha brindado la oportunidad de conocer otro mundo para ella desconocido y le ha dado la llave para soltarse de esas cadenas que la mantenían en la ignorancia, se ha abierto al mundo a través del cariño y el afecto de otras personas y se ha sentido por primera vez en su vida libre. Ha saboreado unos valores que la han hecho feliz y se ha estado haciendo preguntas. Si yo antes de entrar en Gran Hermano era feliz, esto que me está ocurriendo ahora que es entonces, se pregunta Sindi. Si aquello era la felicidad que es esto que me hace sentirme infinitamente mejor. Difícil respuesta que nos lleva a una sola conclusión, su desconocimiento de la palabra felicidad.

  Lo que nos da pie a pensar que Sindi ha podido vivir engañada por ella misma, su círculo le ha mentido y la ha cerrado puertas que ella ni sabía que existían. Ha tenido una oportunidad, se ha escapado por la primera puerta que se le ha abierto y se ha tropezado de bruces con algo que por primera vez ha conocido, la ilusión. Se ha sentido importante, se he visto querida, ha bebido de su propio tiempo y ha actuado de manera libre, ha abierto los ojos y ha visto que más allá de su círculo hay otra vida en la que ella también puede ser feliz. No renuncia a nada, pero grita su derecho a conocerse mejor. Si aquello era la felicidad, la única palabra que puede superar ese estado es el amor, pero esa palabra para ella está prohibida. Piensa que lo tiene, pero se equivoca como nos equivocamos todos. Y si no fuese verdad?.

  Solo los hechos son los que la confunden. Entre el respeto, la fidelidad, la amistad, el amor, la felicidad, la ilusión y el miedo han formado en su corazón una telaraña difícil de desenredar. No le miente a Sergio cuando le dice que no sabe lo que siente por él, pero tampoco le miente a nadie porque es la verdad, Sergio pertenece a su pasado y lo feliz que ella está siendo es su único presente, si ella quiere a Sergio porqué hay algo ahora que le está haciendo inmensamente más feliz?. Ella sabe que no es Pepe, en realidad, lo que quiere es que no sea Pepe, ella lo duda, pero de lo que no duda es que ese algo no se llama Sergio. Ella solo quiere saber, y no mentirse ni mentirle a él. Solo quiere saber la verdad, su verdad.  Cuando termine Gran Hermano, Sindi volverá con Sergio y retornará a su mundo real, se dará cuenta de cuánto le quiere, seguramente formarán un hogar y con el tiempo se dará cuenta que todo esto solo ha sido una ilusión, pero qué persona no tiene derecho a vivirla como se merece.

  Sergio ha entrado en la casa con una sola misión, rescatarla de esa felicidad que la envuelve. Para Sergio no puede existir otra que no sea la que comparte con él. No voy a entrar en tópicos ni actitudes reprochables. Sindi le pertenece como le pertenece su coche o su motocicleta, la ha adquirido por antigüedad o ha pagado por ella, es su adquisición atribuida por lo que han vivido juntos, es de su propiedad y no hay otra. No acepta otra vida que no sea la suya, no está preparado para eso, y en ella tiene su lugar Sindi. Puedo entender sus pensamientos incluso sus sentimientos pero no comparto sus formas, Sindi tampoco. Tenía que haber esperado fuera, porque Sindi habría vuelto a su sitio, al que le pertenece. Al entrar Sergio, Sindi ha visto violada su independencia, su libertad y ha visto roto su sueño, ella no lo había buscado, le ha surgido, le aparecíó, y nadie tiene el derecho a arrebatárselo.

  Solo le pertenece a ella. Sergio se lo quiere quitar, y Sindi se rebela contra Sergio. Pepe no es el único que tiene miedo, Sergio está aterrorizado y Sindi, más. Pero Sindi al menos está siendo sincera, y sobre todo consecuente con ella misma.

29 de marzo de 2012

CON NOMBRE DE MUJER


  En una casa existen diferentes tipos de muebles, básicos, auxiliares y decorativos. Los primeros son imprescindibles, los segundos son complementariamente necesarios y los terceros son meramente visuales y prescindibles.  Hugo y Ales pertenecen al segundo tipo. Son los complementos perfectos para un agradable decorado. Se mantendrán en el concurso mientras la audiencia votante utilice la cabeza para expulsar, desde el mismo  momento que se utilice el corazón ambos pasarán a ser historia de ésta edición. Son  concursantes necesarios para complementar el perfecto equilibrio de la casa, la principal característica de su concurso está siendo la empatía que ambos sostienen con el resto de concursantes, su facilidad para relacionarse y caerse bien con el resto.

   Son concursantes frios que llegan a la audiencia bajo una perspectiva más visual que emocional, su papel en el concurso es de escenario puente entre los verdaderos protagonistas y los meramente prescindibles. Su concurso individual deja mucho que desear y solo brilla en relación a los digamos concursantes estrella de la casa. Sin embargo ambos poseen una cualidad  inherente que les ha hecho más activos de lo aparente y les ha sacado de una irremediable mediocridad.  Sus historias durante el concurso siempre han venido ligadas a algún nombre de mujer y su paso por la convivencia ha de ser analizado necesariamente como complemento de otros que le han ayudado a salir de un cierto oscurantismo participativo.

   Julia, María, Carmen, Noe y Ari son los nombres sobre los que ha girado toda la historia de Hugo. Aunque es cierto que a medida que avanzaba el concurso su presencia al lado de la figura de Pepe ha visto incrementado su protagonismo todo el argumento de su concurso habría que  unirlo a éstos nombres. Julia ha sido desde el primer momento, justo desde su mismo video de presentación,  su principal hándicap en la casa y sobre la figura de ésta ha girado la mayor parte de las tramas que han rodeado a este concursante. Noe fue la primera que dio muestras de su atracción hacia él, ha sido su amante prohibido y el oscuro objeto de su deseo, si bien ante las nulas perspectivas observadas giró su comportamiento hacia él convirtiéndolo en su más íntimo confidente, su papito, desviando su punto de mira hacia Alessandro. La entrada en la casa de María supuso un antes y un después en su concurso, dejó aparcado su propio hándicap para caer en las redes seductoras de la jerezana, mantuvo una relación extraña con ella donde sus propias contradicciones le jugaron una mala pasada, nadaba entre dos aguas y éste hecho no le permitió actuar con la libertad que él hubiese deseado, la sombra alargada de Julia aparecía en medio de esa relación y le impidió llevar a cabo su verdadero deseo.

  Ari, fue la primera que se fijó en él anunciándolo abiertamente, percatándose enseguida de que su intento sería baldío, tras las marcha de Michael de la casa de nuevo dirigió sus ojos hacia él haciendo un intento de acercamiento pero de nuevo fue desestimada. Carmen, su madre, durante la última gala, y por las circunstancias de todos conocidas ha devuelto a Hugo al principal escenario de forma indirecta y el anuncio de la repesca donde las posibilidades de que entre María han generado de nuevo sobre este concursante unas expectativas importantes.

  Ales sin embargo a diferencia de Hugo dirigió sus ojos desde el primer momento en Noe, comenzando desde las primeras horas de concurso un juego de seducción que al final le ha reportado sus frutos. Inició una extraña relación de noche donde ambos han ido sufriendo diferentes altibajos en su comportamiento. En un primer momento fue Ales quien más empeño puso para tras el paso del tiempo competir en una línea descendente con el aumento de interés por parte de Noe. Ha sido una relación desigual en cuánto a sentimientos basándola mayoritariamente en la pura atracción sexual. Noe con el paso del tiempo nos ha dicho que empezó a mostrar sentimientos hacia él, sin embargo él nunca nos ha mostrado claramente sus cartas, la atracción siempre ha sido mutua y la última aparición de desconfianza y celos por parte de Ales nos da algunos indicios de algo más que  pura atracción. Han tenido subidas y bajadas bien resueltas en la cama y dándonos la impresión de ser una relación puramente pactada para las circunstancias con el peligro que ello conlleva.


  Las primeras semanas, algunos escarceos sin intención por parte de Ales con Mary Joy dio las primeras muestras de celos de Noe acercándose más a éste y empezando a consolidar su objetivo. El papel de Ales ha sido ambigüo en ciertos momentos por las características de la personalidad de Noe, a quien no ha visto clara desde el primer momento en algunas cosas generándole una desconfianza que aún hoy le dura. Es una relación extraña puntualmente consentida.

  Si algo nos retiene con éstos concursantes es la nula capacidad para emocionarnos, sus gestos no nos trasmiten la sensibilidad que otros manteniendo su perfil cierta distancia con el espectador, han establecido una línea de separación que solo desde esta parte estamos intentando romper observando con lupa sus gestos para intentar acercarnos un poco más a ellos. Sin embargo su concurso aunque no termine de enganchar no resulta desagradable para nadie, mantienen una postura correcta dentro de la casa y algunas cosas nos hacen mirarlos con cierta simpatía pero sin llegar a tocarnos ese punto necesario para considerarlos favoritos. Hay algo que les falta y que no terminan de transmitirnos, seguramente no iría desencaminado si me fuese por el camino de las emociones.

28 de marzo de 2012

EGO TE ABSOLVO


   Si algo de especial tiene este programa es la incoherencia con que a veces defendemos a nuestros elegidos. No se trata solamente de hacer un pacto solamente con el concurso y que mientras dure nos sintamos identificados con este o aquel concursante y llevemos nuestra defensa lo más lejos posible pasando a veces por encima de nuestras propias contradicciones o principios. Es algo más. Y no sabría muy bien explicarlo. Supongo que cada uno tendrá para sí mismo su propia explicación. Sé ciertamente, que a medida que otros hurgan en nuestros pensamientos y vemos reflejado en cualquier escrito sus razones saltamos como un resorte para hacer valer nuestras propias ideas, como si las razones de otros nos sirvieran de carnaza y alimentase nuestra propia defensa. Es un resultante elegido con todas sus consecuencias, y a partir de ahí tendremos que ingeniárnoslas para argumentar nuestra decisión, a veces ésta misma está muy por encima de nuestro propio concursante, solo lo hemos elegido y de nosotros depende su propio éxito. A veces, nos ayudan y otras no.

  Pero no nos importa. Forma parte del juego también nuestra propia defensa. Nos sorprendemos nosotros mismos escribiendo cosas que para nada vemos reflejado en nuestras vidas solo que hemos elegido, para bien o para mal, y la fidelidad es una muestra viva de nuestros propios principios, nos hacemos esclavos de nuestras palabras y eso más nos une aún a nuestro concursante, tengamos o no razón, ha sido nuestra decisión y la defenderemos a muerte y por extensión a ese concursante. Somos capaces de perdonarle cosas que ni a nosotros mismos nos perdonaríamos. Es un fuerza tal que nos hace ser por momentos unos perfectos desconocidos de nosotros mismos, quizás no sea lo que pensemos realmente, ni como actuemos en el día a día, pero no nos importa demasiado. Es esa cuestión de piel que se nos adhiere a nuestro cuerpo y nuestra mente y nos hace prisioneros de sus andanzas, esclavos de sus acciones y consecuencia de sus actos. Se nos muestra y nos pasa la pelotita a nuestro propio tejado para que nosotros sepamos que hacer con ella. Y no se dude, que de nosotros depende el éxito o el fracaso de su comportamiento dentro de la casa.


  Nosotros somos fiscal y juez por unos días y hemos de dictar sentencia. Pero no nos basta con ello, es tan especial el concurso que necesitamos ser al mismo tiempo ese abogado defensor al que encomendamos nuestro propio caso, sí, el nuestro, por tanto hacemos también el papel de acusado. Cuando se abren las puertas de la casa, internet, los blogs, la tele a través de sus sms, las galas, los debates o los resúmenes son solo las pruebas que se van poniendo día a día sobre la mesa y las reunimos a cada momento para intentar salvarnos a nosotros mismos, la ley nos permite mentir si va a ser en beneficio de nuestra propia defensa y utilizaremos todos los artilugios legales posibles para llevar a buen puerto nuestra defensa. No es Gran Hermano sino una gigantesca sala donde concurrimos cada día a explicar en este caso nuestro propio caso, lo que pensamos, lo que vemos o simplemente lo que nos interesa.

  Interesante el debate de ayer noche en este mismo panel donde cada uno aportaba sus propias pruebas, mientras leía no veía a anónimos nicks defender a Noemí, sino defenderse a ellos mismos a través de la concursante, y les veía también, hacer acto de contrición sobre las palabras vertidas llegándole incluso a dudar de lo dicho, pero en ningún momento dudé de que era así lo que pensaba y lo que había elegido, me sentí  identificado con cada defensa y con cada acusación dialéctica porque curiosamente me veía reflejado en ambas posturas, las dos tenían razón. Eso es lo bonito de todo esto, y de Gran Hermano.

  Puedo escribir ahora mismo un montón de párrafos y en ellos aplicar toda mi mejor defensa sobre Noemí, halagar su concurso o justificar sus actos, perdonar sus mentiras o excusarlas, de la misma forma que podría hacer todo lo contrario. Eso no me dejaría satisfecho ni creo que a ella. Me liberaría de mis obligaciones como seguidor activo y habría aportado mi granito de arena a su defensa, eso no la hace mejor ni peor, a mí me ayudaría a sentirme mejor por haber dicho lo que pienso y haber plasmado mis sentimientos, mis verdades, mis mentiras o mis propias contradicciones, habría contribuido de alguna forma a su absolución o a su condena, sería una opinión más que unida al resto englobaría al final de su concurso su resultado final. Pero eso no la hace mejor ni peor.


  Ella es como es, actúa como es o como quiere ser en un momento determinado. Miente, sí. Juega con los sentimientos de otras personas, si. Y?. Utiliza su verdad y sus mentiras a su libre albedrío, no le toca a ella medir sus gestos ni sus palabras, sino a nosotros juzgarlas, ella es libre para actuar o vivir como quiera, a su madre le correspondería en todo caso perdonarle, o a Alessandro, o a Paolo, o a Fael, o a nosotros cuando nos toque dictar sentencia. No podemos culpar a nadie por lo que es o por lo que no es, el juego nos permite otros medios para canalizar su comportamiento hacia el éxito o al fracaso, pero ella ha elegido ese camino y a nosotros nos toca aprobarlo o rechazarlo. Pero al igual que a todos. Ella nos aporta muchas más pruebas de su concurso que su oponente por ejemplo en ésta semana. Se ha mostrado mucho más que el cura, y nos ha ofrecido mucho más. Posiblemente eso no sea lo mejor para ella misma, y se vuelva en su contra, pero se debería valorar las pruebas y la valentía de exponerlas ante la sala antes que esconderlas. Podremos juzgarlas, cosa que con páter nunca podremos hacer porque nos la evita. Hemos de ir a buscarlas y descubrirlas.

 Por eso, pienso que Noe no debería salir esta semana. Podré estar de acuerdo o no con su comportamiento, lo podré aprobar o rechazar, no solo la estamos juzgando a ella esta semana, la estamos juzgando con otro concursante, y estamos valorando los dos comportamientos, no es el momento de Noe, sino de Noe y de Juan, y ante ambos subidos al estrado deberíamos de saber equilibrar la balanza. Mi opinión solo es una minúscula isla en medio de un enorme océano, pero mi piel me dice que no le toca a ella aún, sino a él. Porque me he puesto a buscar las pruebas que justifique mi decisión, y he visto que la bolsa de Noe está repleta, pero la de él está vacía. Y me he visto en la tesitura que en todo caso sería un juicio injusto, puesto que Juan no me aporta nada, ni de lo  bueno ni de lo malo, no puedo opinar de él y sin embargo debo. Su mochila vacía me hace desconfiar. Que sencillo es. Pensaba que esto de los juicios sería mucho más complicado.

27 de marzo de 2012

COR AMB COR

   Hace ya muchas semanas que la organización sabe por boca de la madre de Hugo que Julia no iba a participar de ningún modo. Aún así, siguen insistiendo. Seguramente para la gala de anoche también se volvieron a poner en contacto con ella y de nuevo les dio su negativa como respuesta.  De todas formas, había una puerta con su nombre. Precisamente anoche. Ellos saben, como sabemos todos que esa es de esas noches donde la sensibilidad está muy por encima de cualquier otra emoción, muy por encima de sorpresas, de share, de televisión o de cualquier otra cosa. Ellos saben, como todos sabemos, que el encierro y el concurso es una durísima prueba para los corazones y los sentimientos de quienes nos regalan día a día todo lo que tienen. Aún así, jugaron con ello. Me podría poner a pensar en macabras intenciones o en estúpidos objetivos, pero no lo voy a hacer, me quedo con el deseo de Hugo de poner fín a una idea que le martirizaba desde el mismo día que apareció María por la casa.

  Fue de lo único que sirvió. Para que obtuviera la respuesta que llevaba mucho tiempo esperando. Por eso, no dudó ni un instante en abrir aquella puerta. Estoy por decir que ni siquiera quería verla, solo saber si estaba o no estaba. Y no, no estaba. Hubiese sido mucho más fácil abrir la puerta donde sabía a ciencia cierta que se encontraba su madre, o seguramente abrir la puerta donde suponía que debía de estar María, detrás de una señal de interrogación al revés, dada la vuelta. Pero él no lo dudó ni un instante. Sé que era importante para él y vió aquella posibilidad como un regalo del cielo. Cuando obtuvo su respuesta se sintió mal, y nosotros con él. Entonces, fue cuando se nos aparecieron todos los otros fantasmas y empezamos a sospechar que maldita la gracia que estaba teniendo aquello, mientras oíamos los sollozos de una madre por no poder abrazar a su hijo o la cara de infinita tristeza que se le quedó al mismo Hugo al reunirse con sus compañeros, acertando únicamente a decir aquello, de ya está, no ha habido nada. En aquel momento Hugo nos ganó a muchos de nosotros.


  Todos sabíamos que aquello no iba a quedar así, y que era un daño innecesario y absurdo el haber hecho viajar a su madre para no poder verlo por muchas reglas inventadas que nos vendan. Hubiese sido injusto, desproporcionado y totalmente innecesario.

  Pero anoche era la noche de las sorpresas, de las visitas de los familiares y de las emociones, quizás la noche más emotiva de cuántas nos regalan cada año. He de reconocer que aunque hay momentos que uno despotrica y se mosquea con los guionistas por no haber sabido elegir el momento con la suficiente sensibilidad como se espera de tan mágico tiempo hay otros que me llenan y me acercan mucho más a los concursantes, haciendo que se me  erice la piel al ver los rostros de esas personas totalmente emocionadas al ver a sus madres, amigos o hermanos después de tanto tiempo. La de ayer no iba a ser menos.

  Marta en el reencuentro con su hermana nos regaló uno de esos momentos mágicos donde los haya. El verla totalmente descompuesta lanzarse sobre ella sin dejarla apenas respirar ni hablar, alocadamente emocionada sin dejar de besarla y apretujarla, sin querer escuchar la desesperación de una Mercedes a quien desde el pinganillo le apremiaban con el tiempo para hacer aquella miniprueba  fue un regalo para nuestros ojos y una alegría para nuestros sentidos, tal vez vimos una vez más a Marta en estado puro, nos mostró lo que es ella y lo que realmente le importa de todo, de la manera que se está bebiendo el concurso y nos está regalando esa felicidad que ella misma nos transmite con su disfrute. La entrada de Constanze en la casa simulando ser Marta, y a pesar de haber sido descubierta a las primeras de cambio con la frescura que se montó en aquel patinete, le dio un beso a Sindi sin que ésta se enterase de nada y volvió tras aquella puerta fueron unos segundos maravillosos difíciles de olvidar.

  Ver el gesto desencajado de Pepe bailando mientras abría esos ojos hasta no poder más sin dejar de mirar a sus amigos y mantenía esa sonrisa nerviosa nos sumergió en otro de los momentos mágicos de la noche. Juan, hurgaba en la despensa mientras por uno de los altavoces, una voz conocida le dijo hola Juan, él se extrañó al oir aquella voz y mirando fijamente el monitor apagado una nueva frase del súper le volvió a su realidad, sonrió para adentro con una sonrisa fría mientras se preguntaba si aquello podía ser verdad. Después recibió un paseo en moto con sus compañeros de Madrid y la visita de su hermana. Se le vio emocionado en algunos momentos y su regalo hizo emocionarse a Mercedes en otro momento complicado de la noche.

  Observar la determinación de Ari para tirarse a la piscina e ir al encuentro de su madre y su hermana para escuchar de manera repetida que sea positiva y que esté bien, suplicándole a su hermana que si todo estaba bien;  el ímpetu con que Sindi sin apenas fuerzas saltaba para ir recogiendo naranjas que le permitieran ver a sus amigas y a su madre y la fuerza con la que corría hacia ese tobogán para verlas en apenas unos segundos, los suficientes para recibir ese te queremos tan necesario de manera apresurada. Menos mal que en una de esas bajadas, su madre se atascó y pudo detenerse durante unos segundos para decirle lo bien que lo estaba haciendo y lo mucho que la quería. Son momentos difíciles de explicar con palabras.

  Dani recorriendo todas las estancias de la casa y no viendo más que chinos que no dejaban de repetirle aquello de “Nijaus”, y él preguntándole a todos si habían visto a su madre, y encima meándose al verla le repitió hasta seis veces aquello de te quiero mogollón; o ese espagueti frio y como anudado que llevó a Ales hasta la misma cara de su madre para una vez allí ladear la mejilla y recibir aquel cálido beso mientras intercambiaban unas mínimas palabras de tranquilidad; el camuflaje de la madre de Sergio a quien por cierto se le olvidó preguntarle a su hijo por Sindi y quien pareciese que tenía prisa por decirle que todo en el pueblo ya estaba bien. O las lágrimas de Noe encima de aquella tabla al ver a su hermana y a su madre pidiéndole perdón por todo y recibiendo como respuesta aquello de “te voy a perdonar todo” o la insistencia de Eli para que siga siendo ella misma, fueron unos minutos  sin duda emocionantes y vibrantes para todos.


  Del resto de la gala señalar que las nominaciones las hicieron los familiares, hecho que me pareció más que interesante y que demostró una afinidad de pensamiento inequívoca como no podía ser de otro modo, a destacar la nominación de Cristina, la hermana del páter, a Pepe “por descarte”, resultando nominados todos excepto Hugo, Ales, Sergio y Sindi. Berta como preveíamos fue la expulsada con un porcentaje que rondaba el cincuenta por ciento, y que por cierto no tuvo entrevista, solo un video recordatorio recibió como homenaje a su triste paso por la casa. 

  De los videos que nos mostraron me quedo con dos de ellos, el primero donde Pepe y Marta comparten cama y se acerca Sindi en patinete y recuerdan la llegada de Sergio, ver la cara de tristeza de Sindi cuando dijo aquello de “bueno, me tengo que ir”, y le pregunta Pepe, a donde vas, “con él” dijo ella con una amargura que no pudo disimular y se subió al patinete para alejarse de sus dos amigos. El de la “anaconda que quiere surfear por los mares” mostrándonos a una Noe en todo su esplendor o el posterior donde ante la pregunta de Ales de si había habido chiringuito y ella se lo negó, certificándonos no solo que no le había contado nada sino que una vez más le mintió.

  Fue una gala emocionante y que nos hizo estar enganchados, acercándonos mucho al cor de los concursantes y después de haber recibido de ellos la parte de ese cor que anoche nos correspondía como sucede cada año. 

26 de marzo de 2012

IMPOSTORES

  Me gustaría separar las dos condiciones y valorar su concurso única y exclusivamente como uno más pero me resulta del todo imposible, quizás su objetivo fuese ese y demostrar que en todo caso podría ser posible. Pero tengo la sensación de que ha fracasado en su intento. El querer conjugar las dos cosas sin opción a separarlas le ha llevado irremediablemente al efecto contrario, ni ha sido ni ha ejercido de una cosa ni de otra.  Si algo ha tenido que aprender es que hay una barrera infranqueable que le ha resultado complicado de salvar, quizás su intención no era mala pero los dos meses de convivencia nos ha demostrado sencillamente que es imposible. Intento baldío.


 Como concursante no se ha encontrado en ningún momento, ha seguido el concurso desde muy lejos, tal vez no era lo que buscaba sino servirse de él para la  obtención de otros objetivos. Ha idealizado en demasía su papel y se ha visto incapaz de salirse de él. Su vocación ha sido como un fantasma en su concurso y las veces que ha intentado traspasar la linea se ha visto abocado a algún tipo de conflicto personal, un paso adelante y otro  para atrás para verse en todo momento en tierra de nada y de nadie.  Ha buscado refugios donde ubicarse que nunca le han terminado de llenar para terminar inmerso en la impotencia más absoluta.

  Los últimos días han sido significativos, ha pecado de concursante y nos ha mostrado todas sus costuras regalándonos una actitud sospechosa de frustración. Ha tenido tentativas de bajar de su nube y cuando lo ha hecho nos ha mostrado la cara oculta del hombre que nunca quiso parecer, la envidia, el rencor y la fijación en Pepe nos ha mostrado lo peor de su encubierta vanidad. Ha caido en su propia trampa, se ha disfrazado de igual y se ha visto enredado en sus propias contradicciones. Está necesitado de huida, para él su propio premio ya lo ha conseguido y nos lo va a regalar disfrazado de experiencia pero volverá a pecar... sencillamente porque no es verdad.

  Al igual que el páter, Berta ha sido una estafa de concursante. Por muchas vueltas que le de no consigo verla y al final he llegado a la conclusión de que no la veo sencillamente porque no existe. Solo es un nombre, un número asignado posiblemente por un físico discutible o un ente que rellena un hueco en la página principal del programa. No ha sabido en ningún momento donde se encontraba a no ser que todo lo que representa se encuentre dentro de ella misma y no haya sabido sacarlo a la luz. Desde luego no la hemos visto por ningún sitio. No ha sabido ser buena ni ser mala, no ha sabido acercarse ni a los buenos ni a los malos, ha plantado su campamento base a la sombra de la única persona que se ha percatado de su presencia, ha pasado desapercibida para todos excepto en un solo caso, la hora de las nominaciones, que ha sido cuando algunos hemos tenido constancia de que existía. Totalmente prescindible, la audiencia si la expulsa esta noche habrá sido excesivamente generosa con ella habiéndole regalado algunos días de más en la casa.

  Sergio es otro de los impostores del concurso. Cuota inventada por el programa sin saber a ciencia cierta cual ha sido su objetivo. Sabemos que es el novio de una de las concursantes, posiblemente méritos suficientes para formar parte de la historia de Gran Hermano para quienes lo han decidido pero absolutamente insuficientes para la gran mayoría de la audiencia que en ningún momento hemos entendido el porqué de la decisión. Ni aún obviando la única razón por la que ha entrado dentro nos ha mostrado algo por el que debiéramos rectificar. Es un concursante cero, sin más adjetivos. Entró con una sola misión, decirle a Sindi que no le estaba gustando lo que había visto fuera, y una vez que se lo ha dicho, ha desaparecido del concurso pasando a formar parte de la guardia personal de ésta, basando su concurso única y exclusivamente en su vigilancia y custodia.

  Fiscalizar todos sus movimientos, secuestrar su libertad de concurso y anular su personalidad son motivos suficientes como para desear urgentemente su desaparición de la pantalla. No da la talla como concursante ni le interesa lo más mínimo, es un auténtico fraude para los espectadores y para el concurso, y le está haciendo un daño irreparable al formato al condicionar la vida de otro concursante. Un error garrafal que nos ha sido aplicado como responsables y que nos vemos obligados a subsanar a la más mínima ocasión por el bien del concurso. Su actitud deja mucho que desear incluso en las formas, personaje sobreactuado que se encuentra fuera de sitio, su irresponsabilidad ha generado caos en algunos comportamientos desvirtuando el concurso y desviándolo de su propia naturaleza, es un auténtico intruso en Guadalix que incluso los mismos compañeros lo están viendo como tal. Un pésimo invento.


 Ari, con la marcha de Michael y la negativa de Hugo ha perdido toda la perspectiva de su concurso. Ya no le quedan bazas y se ha unido a la liga destructiva antiPepe, ha adoptado ésta idea como  última razón para intentar conservar algo de protagonismo. Errático planteamiento que le está acercando al abismo de los perdedores y le aleja peligrosamente de las razones para su permanencia. Su victimismo no está cuajando de ninguna de las maneras y por el contrario le está abriendo las puertas del enfrentamiento. Ha entrado en una dinámica negativa que sin duda está perjudicando su concurso y la está sumiendo en un círculo viciado de autodestrucción.

23 de marzo de 2012

SUEÑOS ROTOS

Las promesas se mantienen.

  Noe había volado hasta entonces en una nube. Estaba sentada en aquel banco que tanto conocía y amargos recuerdos le había mostrado. Esperaba en una calma tensa, nerviosa y ansiosa de ver a sus compañeros y contarle todo lo que había vivido. Y de pronto apareció él. Su rostro se desencajó hasta el punto de perder cualquier atisbo de noción, voló por el tiempo y el espacio hasta saber exactamente donde se encontraba y lo que estaba pasando. Sorpresa mezclada con alegría para en un segundo pasar a extrañeza. Cuando un que haces aquí se convierte en algo más que una pregunta y al abrazarle ve que el mundo se le cae encima alejándola de cualquier ficción o sueño y mientras se te caen las lágrimas esa décima de segundo te traslada a una realidad inventada. Le palpas y mientras le abrazas no sabes donde te encuentras y te dices a ti misma la respuesta que esperabas tan solo obteniendo como resultado un extraño que está pasando aquí.

  El miedo se apodera de ti y la angustia te lleva a mirarle a los ojos, que a su vez te observan frios y distantes como pidiéndote unas explicaciones que no esperabas. Te sientes desubicada y sus palabras entrecortadas se te clavan en un silencio angustioso mezclado de alegría y tristeza. Rompes en un segundo con todo lo que estás viviendo y te trasladas a un pasado reciente donde no caben ni concursos ni alegrías solo el recuerdo de una promesa incumplida que te rasga desde dentro. No reaccionas y te acribillas a preguntas mientras él te mira fijamente y te pide que te calmes que todo está bien. No está bien. Tú no deberías estar aquí, y sin embargo lo estás. Ya te vas, y ves como sale por la puerta dejándote herida mientras aún retumba en tu oído la palabra prohibida que jamás quisiste oir.

  Te derrumbas y te repites a ti misma y al silencio de la sala el porqué te han hecho eso, insistes en que no es justo y lloras sin remedio ahogándote esos momentos vividos y disfrutados, ese viaje a Brasil, esas noches con tu mosquetero o la tensión de una salvación de última hora se te caen al suelo por un momento y te llevan a una realidad paralela de la que no te habías querido acordar y a la que una noche le diste portazo y que hoy como un fantasma se te aparece en el peor momento. Solo fueron unos minutos eternos. Los salvaste y cambiaste la careta como si nada hubiese ocurrido, fue tan solo una imagen fugaz que por unos segundos te bajó del pedestal en la que estabas subida. Te recuperaste pronto y le diste unas explicaciones que no sabias a tu propio pasado, te cercioraste de una vez fuera de allí el presente te envolviera y te hiciera olvidar el mal trago pasado.

El fin de un sueño.

  Ese grito que hizo enmudecer la tensa espera, ese abrazo alocado de rabia al verlo, esa sorpresa inesperada que te llenó de alborozo se mutó en nervios conforme pasaban los minutos. Asentiste con la realidad cuando tras los primeros minutos le veías ahí, mirabas hacia otro lado y le volvías a ver allí mismo. Notaste su presencia en cada segundo sin darte cuenta que la vida de nuevo se te había vuelto de al revés. Conforme avanzaban los minutos te fuiste dando cuenta de tu realidad, y veías como con cada palabra, con cada beso que te daba, con cada abrazo te ibas alejando cada vez un poco más de tu propio sueño. Y te entró miedo por primera vez, le pediste perdón una y otra vez intentando justificar tu propia experiencia, temías mirar hacia otro lado de la casa porque sentías pánico de lo que verías, te sumergiste en tu propia novedad que te secuestró por unas horas tu propio yo, le contaste todo y él te escuchaba atento. No querías pensar, estaba allí contigo e hicisteis planes inmediatos, horas de burbuja que te llevaron a otra realidad distinta.

  Avanzaba la madrugada, y la presencia de Marta te hizo respirar, mirabas hacia otros lados y suspirabas perdida, volabas en un una nube perdida y sin rumbo diciéndote como puede cambiar todo en tan poco hasta que te diste cuenta. Poco a poco fuiste tomando conciencia de todo y palpabas como se te escapaba esa otra parte de ti, pero le mirabas y te daba pena, pasaste las horas en una encrucijada que no supiste dirigir. Veías como el mundo te había dado la vuelta y tu vida pendiera de aquella presencia que te empezaba a ahogar. Llamaste libertad a lo que no era, te sentiste bien, pagada con tu destino pero enseguida nos dimos cuenta que querías huir. Empezó a preguntarte cosas, y empezaste a responderle cosas. Le abrazabas y le volvías a pedir perdón, no hiciste nada le dijiste pero le mentiste y lo sabías, sí que hiciste, vivir tu sueño. Y él no es nadie para reprochártelo, aún así insististe.

  Fiscalizó tu conciencia y se adueñó de tus momentos, enajenó tus sonrisas y tus miedos, te robó y se apropió de tus miradas, esas que a nadie pertenecían, y de nuevo se las regalaste, de nuevo te tocó a ti rendirle cuentas a tu destino. No quiero que te vayas, le dijiste, y le volviste a mentir. Te hizo polvo y te hizo dudar de todo, hasta de ti, él no es nadie, no te pertenece, eres tu propia dueña y la dueña de tus propios sueños. Es un intruso que te quiere robar ese momento que solo a ti te pertenece. No lo debieras permitir, todos sabemos que no lo vas a hacer. Maldita gala. Todo se quedó en nada ante la ruptura de un sueño. Todo se quedó eclipsado ante tu mirada perdida, esta mañana con el sol fuera y mientras los demás dormían intentaste despertar y te sentiste atrapada, te quisiste fajar, huir y desear que nada de eso hubiese ocurrido, que solo, que incongruencia, hubiese sido un sueño, un mal sueño. No desesperes, has muerto en tu mundo, pero no dejes de luchar por vivir en el de los demás. Ese sueño te pertenece.

22 de marzo de 2012

DE JUEVES A JUEVES

   Cansa bastante ver un día sí y otro también a Cristian exponer su única argumentación en el concurso. Todos sabemos que Pepe es su enemigo, nos lo dijo desde el minuto uno de su entrada en la casa y desde entonces no ha parado. Anoche fue la enésima vez que nos repite su discurso, esta vez acompañado de Ari. Qué más da. Su recorrido en el concurso parece finiquitado desde hace mucho tiempo entre otras cosas porque ni ha sabido concursar ni ha querido, si exceptuamos su primera semana donde intentó hacerse hueco en la casa con sus tonterías y supuso un soplo de aire fresco para sus compañeros, el resto del tiempo lo ha dedicado a deslizarse cuesta abajo cada momento a mayor velocidad no aportando absolutamente nada a la convivencia ni al espectáculo, ha sido un mueble que habla y se repite hasta el hartazgo, se ha dado un baño de sí mismo con absurdeces de tal calibre que lo único que ha conseguido ha sido minar aún más su ya deteriorada imagen.


   No ha encontrado su sitio en ningún momento, ha deambulado por la casa como alma en pena intentando darse una importancia de la que carecía y cuando ha tenido la oportunidad de enmendar su discurso ha sido lo suficientemente torpe como para ahondar en su impotencia y darnos una imagen de reventado como nunca habíamos conocido. Ha intentado encubrir su fracaso con migajas de un humor absurdo que no ha hecho sino certificarnos aún más su triste papel en la casa.

   Y aún así, no estoy seguro de que salga esta noche. Aunque en nuestra encuesta vaya destacado tengo mis dudas ya que con la persona que se ha de medir es aún mucho más torpe aún que él. Berta ha seguido los mismos pasos que Cristian en el concurso pero con el agravante de haber entrado más tarde. Tengo la impresión que desde que entró en la casa se le hubiesen parado de golpe todas esas ilusiones que nos hablaba, como si se hubiese bloqueado y desencantado, que los focos la hubiesen deslumbrado y se conformase con el mero hecho de haber sido concursante. La he visto perdida en todo momento, ausente de toda convivencia y sus escarceos no han sido sino tanteos improductivos, en ningún momento se ha mostrado, se nos ha ocultado y mimetizado con el entorno, solo ha sido un número más que no ha sabido en ningún momento ni donde se encontraba. Me temo que nos lo ha puesto muy fácil. Concursante absolutamente prescindible que no ha sabido llegar ni a sus más cercanos compañeros. Un desperdicio de concursante si tenemos en cuenta el número de aspirantes. En fín, una tara más dentro del sorprendente casting de éste año que nos hace pensar en una impostora de plaza.

   Esta noche tenemos una gala un tanto especial. Si dejamos al lado la expulsión y unas nuevas nominaciones con la presión que suelen conllevar de añadido, tendremos dos argumentos importantes que hará subir nuestra expectación con respecto a otras galas. Por un lado el regreso de Noemí de su estancia en Brasil y por otro la entrada de Paolo o Sergio a la casa, o de ninguno de los dos como se nos dijo. Hechos que han sido polémicos durante la semana y que quizás nos hayan sacado un poco del tostón de semana que nos han dado desde dentro de la casa.

  La vuelta de Noemí no va a estar exenta de polémica por lo que ha generado y la literatura que se ha vertido de su actuación en BBB. Hay material suficiente como para que merezca la pena la espera para ver su reacción. Su comportamiento ha sido muy criticado por cuánto nos ha dado una imagen muy distinta a como nos tenía acostumbrado en Guadalix. Nos ha mostrado una imagen contradictoria con los argumentos que aquí nos presentaba dándonos una imagen de frivolidad y protagonismo aparentemente sospechoso. Sus confesionarios no han tenido desperdicio y sus contradicciones y mentiras nos han hecho especular con su intencionalidad. La forma en que administre su experiencia es lo que nos tiene un poco expectantes y sobre todo la reacción de las personas afectadas con su comportamiento. 


   Su estancia en Brasil ha sido determinante para esta concursante, forma parte del juego su actuación y se la tendría que considerar de tal importancia como para que los afectados por el mismo juego no tuviesen los datos suficientes de su paso por allí. Ha obtenido un premio, lo ha aprovechado para bien o para mal y ha obtenido un beneficio o un perjuicio, por tanto me parecería justo que para la equidad del juego los demás concursantes supieran exactamente como ha sido su actuación en aquella casa, independientemente de lo que ella quiera o pueda contar. Intervienen en ese viaje otros concursantes que pueden verse afectados por su comportamiento y que estarían en desventaja con respecto a ella. Otra cosa es el juego en sí que se produzca dentro de la casa y del que no existe la necesidad de saber o ver para ellos, pero las circunstancias no son iguales, por cuánto ella ha implicado en su concurso a otros concursantes y dependiendo de los datos que se tengan podría variar el comportamiento del mismo y de la propia afectada. Si omitimos esas circunstancias, Noe jugaría con una ventaja inadmisible y tendría la oportunidad de manejar en perjuicio de otros sin tener estos la misma capacidad de respuesta o reacción. Todo debería formar parte del juego, pero todos con las mismas posibilidades.

    Desde el mismo momento que tanto Sergio como Paolo aceptan entrar en Gran Hermano donde concursan sus respectivas “parejas” se está aceptando la adulteración del juego y nos dice mucho de los propios personajes. Por tanto, no estoy de acuerdo en su inclusión en la partida que por descontado va a modificar la libre conducta de algunos concursantes y puede variar el desarrollo del juego. Se está anteponiendo el morbo al concurso en sí pero en aras de hacerle un daño irreparable. Los concursantes deben desarrollar su concurso de manera libre y sin cortapisas externas que modifiquen o alteren su comportamiento, ya que la esencia misma de Gran Hermano requiere de un aislamiento tanto físico como emocional de agentes externos que puedan modificar su conducta con la obtención de un beneficio o un perjuicio. Aún así, debería de haber salido de ellos el no haberse postulado para interferir en el concurso de Sindi o de Noe y no haber aceptado la propuesta, ya que el momento les corresponde precisamente a ellas y a nadie más.

21 de marzo de 2012

LA CARTA

  Me resulta tremendamente duro estar viviendo mi propio cuento de hadas y tener la impresión de estar acercándome al final de sus páginas. Aunque no me importe pasar hambre y sienta la tentación de probar de la manzana que cada día la serpiente me ofrece y no me atrevo a morder. Vivo mi sueño en cada hoja sin querer arrancarla y veo como poco a poco el libro se acaba. Me empeño en transmitir mi propio final y sin embargo me bebo cada una de sus palabras, recreándome en ellas. No quiero que nunca acabe pero se me nota mucho el miedo, tengo ganas de gritar o de empezar de nuevo. Presiento que algo pasa en mí y no me atrevo a pensar en ello, no quiero salirme del cuento ni que el tiempo pase, lo que tenga que ser será, me repito mientras te abrazo sin importarme nada que no esté escrito en este tiempo.

  Presiento llegar el día y sé que no estoy preparada. Me rebelo contra mi propia realidad y me aferro a tus brazos suplicándote que nunca me dejes firmar el final. Soy prisionera de mi propio destino y sin importarte haces que rompa esa cadena cada mañana, que me olvide y me disponga a saborear cada letra que escribo. Mi mente vuela con billetes de ida y vuelta y por momentos se detiene, se para frente al espejo y siento el olor de tu presencia que me envuelve, cierro los ojos y me planto en ella, que me pide aquí me quedo, pero vuelvo a volar.

  Vivo cada página como cada día, y cada hora es un poema que me escribo a mi misma y te quiero dedicar, no me dejes, suplico, escapar de ti, llévame contigo o por lo menos no te alejes de mí, todavía no. Te necesito y sueño despierta, me callo y exprimo mis silencios para no pensar. Solo verte me llena, sentir tus manos me apaga y me duerme como una princesa dispuesta a soñar, dispuesta a escribir esos versos prohibidos que nunca te sabré decir.

  Te empeñas en recordarme donde estoy, y sé que lo haces por mí, me quieres y no permites mi sueño, me levantas cada día queriéndomelo decir, pero sabes que ni te oiré, tendrás que gritarlo más alto si quieres despertarme y aún así me resistiré. No lo hagas, déjame soñar, soñar contigo mi amor prohibido. Me hiciste nacer, crecer en mí y creer en todo lo bonito que existe y que acabo de descubrir, me enseñaste a escribir mis propios pensamientos pero te niegas a dejármelos transmitir, porqué? No me contestes que lo sé. Los dos lo sabemos y aún así, te niegas ante mí. Porqué?


  Quiero ser yo misma quien escriba mi propia vida, pero no te apartes ni te alejes, mi más bella inspiración, mira al otro lado de ese muro y verás que nada existe ahora, solo el tiempo nos retiene y nos esconde de aquellos mundos. No me dejes pensar, grítame y escóndeme, devuélveme a la otra vida con tus palabras pero no me retengas ni un minuto más, termina con todo esto que yo no quiero terminar, aléjate y miénteme, detenlo o moriré de ilusión tras los pasos perdidos de aquella canción. Le quiero y te quiero, me pierdo y por momentos ni me encuentro, no sé donde estoy ni quiero saberlo, te miro y me pierdo en el tiempo, escribo y ni me leo, no me reconozco, me gustaría saber quien soy. Ayúdame y apártame, pero abrázame. Miénteme pero háblame, déjame rozar tu cuerpo cada noche y sentir tus manos sobre mi pelo, ayúdame a olvidar y no me dejes ni un minuto pensar.


  Sé lo bastante duro como yo lo estoy siendo conmigo, atácame y apártame, pero déjame acostarme sobre tus sábanas y sentir tu compañía que necesito. Me pierdo en tus silencios y me pervierto en tus miradas, frena mis impulsos y evita mis pensamientos, hazme reir o hazme llorar pero no me permitas por favor soñar ni un minuto más. Las páginas se cierran y el cuento se acaba, hoy te vuelvo a mirar y pensaré que nunca lo habré escrito, lo esconderé detrás de ese espejo para que cuando por la mañana te mires te aparezcan mis silencios con forma de palabras. Nunca me atreveré a decírtelo, pero tú lo sabes y aunque mires hacia otro lado algún día sabrás que quien lo ha escrito no ha sido mi deseo sino los restos de un corazón perdido.

Y a pesar de todo nunca te olvidaré.

Sindia.

20 de marzo de 2012

JUEGO PELIGROSO


   Para quien le guste Noe, haga lo que haga va a estar justificado. A quien no le guste, habrá encontrado el complemento necesario para reafirmarse. Si miente porque es una mentirosa compulsiva nada nuevo bajo el sol, y si miente porque piensa que lo necesita para su concurso, me parece lícito que lo haga. Nosotros no juzgamos un hecho puntual, juzgamos una actitud y ésta puede estar o no justificada. En nuestras manos está. Habrá a quien le parezca bien y habrá a quien le parezca mal. Emitir juicios morales no creo que deba ser nuestro papel en éste juego, valorarlo en su justa medida va a resultar harto complicado puesto que nuestra subjetividad siempre estará muy por encima de cualquier otra cuestión.

   Observamos unos hechos, los analizamos y obramos en consecuencia, sobra mucha literatura porque al final será cuestión de piel o si nos cae bien o mal el concursante quien nos dicte nuestros propios razonamientos. Tantos habrán a favor como seguidores tiene o en contra como detractores. Ponerme a relatar unos hechos que han sucedido tal y como los hemos visto, huelga, meterme en valorar sus mentiras me parecería baladí si quienes creen en ella las justifican. Otra cosa es poner todas las cartas sobre la mesa, y que todos aquellos datos de que disponemos, sean ellos también, sus compañeros quienes dispongan de ellos. Mientras tanto, el concurso carecerá del soporte imprescindible como para poder enfocarlo con la suficiente objetividad, estará cojo.

   Nosotros podemos saber lo que pensamos, podremos ponernos en el lugar de Ales o de Paolo, pero jamás podremos saber lo que ellos piensan a no ser que estén al mismo nivel. Es parte del juego, y por tanto, debemos aceptarlo así. Noe juega sus bazas, nosotros las nuestras, pero hay otra parte importante del juego que no puede jugar las suyas. Por tanto, deberíamos respetar las reglas y ceñirnos a nuestro cometido. Noemí no ha actuado mejor ni peor que cualquier otro concursante, al menos por ahora.

  Cual es el objetivo de intentar meter a Paolo o Sergio, o Julia deberíamos preguntarnos, si es el que imaginamos, sobran los juegos artific¡ales y los rodeos, todo sería mucho más fácil si los metieran directamente y cambiaran el formato, lo demás es especular de una manera absurda con un objetivo disfrazado, alargar agónicamente un sinsentido para dejar luego la trama inconclusa es como un juego de niños e intentar confundir a los seguidores. Sería mucho más justo quitarse las caretas y afrontarlo abiertamente, si no, que fluya el concurso sin ingredientes adicionales innecesarios. Teledirigir el concurso lo dejaría herido de muerte, y los indicios que poco a poco van apareciendo nos están llevando inequívocamente hacia una adulteración del mismo, ya que sin querer estamos generando unas expectativas  especiales sobre Sindi y sobre Noe, Pepe o Ales que no estamos teniendo con otros.

  Se intenta conducir el concurso hacia una trama obligatoria, la del enredo. Lo dijimos al principio de la edición, si el espectáculo del morbo termina sustituyendo  a la esencia terminará envenenando la edición hasta convertirla en un “sálvame” más, por mucho que nos hagan cómplices de algunos de sus movimientos. Quizás las disputas entre Pepe y Sindi y sus curvas de comportamiento, la postura reventada de Juan o Cristian, o el enésimo intento de Ari por encontrar pareja de baile no sean elementos suficientes para motivar a los espectadores pero es lo que emana de la casa y es lo que se ha elegido.

  Darle la vuelta a todo es un buen slogan, pero llevarlo hasta sus últimas consecuencias sería como hacer de un edredoning una cuestión de estado.

16 de marzo de 2012

SE MARCHÓ MICHAEL

   Absurdo primer cuarto de la gala donde con una lentitud pasmosa nos fueron metieron en antecedentes haciendo engordar unas expectativas que luego se quedarían en nada. La presentación de Paolo fue insulsa e insustancial. Se perdió un tiempo absurdo en silencios controlados sin llegar al fondo de ninguna cuestión. Creo que fue todo un poco improvisado para ir generando una expectación que los acontecimientos se encargarían de desmontar a medida que avanzaba la noche. La elección del concursante que se iba a Brasil, supongo que por cuestión de horarios, fue de las primeras cosas que se llevaron a cabo, incluso antes de la presentación de Sergio.

  Sorprendentemente la elegida fue Noemí, temiéndome que fue un punto incontrolado desde nuestro Gran Hermano que al igual que los espectadores se vieron un tanto sorprendidos. Todos pensábamos en Marta por la relación tan estrecha que había tenido con Laisa. La primera sorprendida fue ella misma que no demostró en toda la noche especial ilusión por su elección. A partir de este punto pareciese como si todo el argumento de la noche se hubiese venido abajo puesto que presentíamos una gala basada en la entrada de los dos nuevos invitados. Del guión inicial se pasó a una improvisación atemporal de todo lo que tendría que acontecer, se sentía en el ambiente una especie de frustración al no saber ciertamente hacia donde iban dirigidos los acontecimientos. Tras la presentación de Sergio, se nos fueron dando algunas pistas llegando a la conclusión de que no se produciría ningún encuentro.

   Van a estar una semana aislados en un improvisado “oeste” y formarán parte de la prueba semanal y ya. Nos han dado la oportunidad de elegir quien de los dos entraría en la casa o ninguno con lo que la sospecha de improvisación adquiere tintes de comedia. Se monta toda la gala alrededor de la entrada de dos invitados para terminar aislándolos en un patio sin más contacto que el que surja entre ellos mismos y se le manda a Brasil a una de las protagonistas que debiera formar parte del entramado. No hay por donde cogerlo. Confieso mi contradicción sobre el tema ya que me he sentido obligado a ser testigo de mis propias dudas. Por una parte me rebelaba contra esta opción por lo dañina hacia el concurso y sin embargo el morbo me incitaba a desear que se hubiese producido ese encuentro para ver las reacciones de las concursantes que SI me interesan, ya que nos habría dado unas señales inequívocas de cual estaría siendo su juego realmente. Nos han pasado la pelota vilmente y ahora seremos nosotros los responsables de aceptar o rechazar este argumento del juego.

   Tras las presentaciones de los dos nuevos aspirantes, se pasó directamente a la expulsión semanal, resultando como todos preveíamos Michael el elegido con un 52.2% de los votos. Marta de nuevo fue la menos votada y la entrada de Pepe a la casa fue celebrada con alegría por la mayoría de los concursantes excepto Ari y Berta que se las vió especialmente afectadas. La cara de Cristian desde el mismo momento de la expulsión fue todo un poema manteniendo una actitud de circunstancias durante gran parte de la noche. Justo antes de la expulsión nos mostraron unos videos de la semana de lo acontecido por los candidatos destacando el que nos mostraba a Cristian quejándose de la actitud poco colaboradora de Pepe, video que habíamos contemplado ya en el resumen del miércoles y en donde nos dimos cuenta que habían sesgado algunas escenas importantes que desmontaban el argumento de Cristian, como la imagen que se ve a Pepe limpiando los cristales. Hecho que por cierto fue especialmente observado por Mercedes Milá. He de decir que en el momento en que emitieron ese vídeo aún no se habían cerrado los teléfonos.

   A continuación nos dieron paso a las nominaciones, resultando nominados esta semana Cristian, Marta y Berta. Como dato curioso señalar la nominación extraña de Sindi a Cristian y su argumentación, diciendo que los nominaba porque sabía que iban a salir y por eso no pondría en peligro a ningún otro concursante. Tras la elección de Noe para irse a Brasil, se quedó la duda en el ambiente de si ella podría ser nominada o no. Marta dejó la sospecha comentándolo a algunos compañeros y desde dirección reaccionaron tarde y mal, dándoles la oportunidad de volver a pasar por la sala de nominaciones para si alguien quería cambiar su voto, cosa que no hizo nadie. La misma Marta nos indicó que ella de haberlo sabido ciertamente sí que habría votado a Noemí, adhiriéndose Sindi a ese pensamiento. Pudieron hacerlo y nos dijeron que no lo cambiaron porque pensaron que nadie lo iba a hacer. Fue un error propio dentro de una gala donde la improvisación estuvo al orden del día. Un momento de caos absurdo donde pareciese que la última en enterarse de todo precisamente iba a ser la más beneficiada de todo durante esa noche. No recibió ni un solo voto.

Tras las nominaciones pasamos a la entrevista en plató con Michael, una entrevista eterna donde una vez más nos dibujó el porqué de su concurso. Contradictorio, insulso y pobre, adquiriendo tintes de hilaridad su nula información de lo que acontecía alrededor suyo en la casa llegando a afirmar incluso que no sabía quien era Paolo y que Noemí no sabía que tenia alguien especial fuera, creo que cuando le preguntaron por Sergio dijo que sí por no meter de nuevo la pata. Un concurso sin fundamento que salvo su historia con Aris no habría dado para más. En su despedida llegó a emocionarse tras hacerle leer su carta y con lágrimas en los ojos se despidió de manera correcta de sus compañeros.

  Una anterior entrada la había titulado la gala de los horrores, la gala de anoche la etiqueta de la gala de los errores le vendría al pelo por la cantidad de puntos oscuros que nos llegaron, fue una gala muy complicada de digerir y que poco nos dejó en claro, no fue espectacular ni expectante, embarullada y difícil, creo que se torció desde el mismo momento en que BBB dio el nombre de Noe, parece que éste va a ir asociado éste año a ese mismo adjetivo, difícil de entender o explicar. Gala con muchas lagunas y no menos incógnitas. No nos dijeron nada de la función de los nuevos ni de la nueva prueba dejándonos un sabor agridulce. El resto de la noche transcurrió con absoluta normalidad, Marta estuvo rallada durante mucho tiempo, llorando en diferentes momentos y Ari y Berta consolando sus penas mientras Pepe bailaba su no nominación por los rincones. La frase de la noche nos la mostró el páter haciendo un símil perfecto al concurso que le rodea: “A mí me pesa lo que soy”, palabras que podrían servir de estímulo a los organizadores de la próxima gala y actuar en consecuencia.

15 de marzo de 2012

PENSAMIENTOS ENVENENADOS

   Ya es de por sí complicado el mundo de las relaciones personales como para encima añadirle una sombra de trescientos mil euros pululando a su alrededor. Pepe estuvo simple y llanamente perfecto. Posiblemente le podamos discutir muchas cosas en este concurso pero de lo que no hay duda es que posiblemente estemos ante el concursante que mejor haya sabido conjugar las dos cosas de todas las ediciones que llevamos. Saber concursar con las emociones de por medio no tiene que ser nada fácil, y él lo está haciendo de manera magistral, y lo está haciendo bien porque está utilizando una norma fundamental en cualquier tipo de relación, el sentido común. La naturalidad con que le brotan las emociones es directamente proporcional a su posición como jugador. No excluye la relación con Pipi de su concurso, simplemente se adapta, salvaguarda sus emociones priorizándolas sin perder de vista el sitio donde se encuentra intentando buscar un equilibrio que a veces no depende de él solo.

  Cualquiera de los que asistimos a la conversación de anoche, y entiendo que todo el mundo da por sentado que sabe de lo que hablo, podría pensar que Cristian no es tan dañino como escribimos o pensamos muchos de nosotros, que se trata de un concursante racial, valiente y sincero que sabe poner los puntos sobre las íes y que dice las cosas tal y como las siente, como anoche mismo nos recordó en alguna ocasión, que él va de frente y todo lo que hace o dice en esa casa tiene su sentido y su lógica. A simple vista estaríamos ante un concursante modelo que jamás tiene intención de hacer daño a nadie, que quizás su forma de ser sea la que nos hace a veces dudar de sus verdaderas intenciones. Oyéndole tenía la sensación de que me estaba ganando poco a poco al mismo ritmo que Sindi caía en sus brazos definitivamente.

  Observaba a Sindi y la veía implicada en la conversación, la veía confirmarle una y otra vez sus impresiones sobre él, y decirle que no se había equivocado con él. Me la creí y creo que en ese momento estaba siendo sincera. Me gustó oírles y darse las pertinentes explicaciones sobre ciertos comportamientos de la casa. Fue un momento agradable de ver y de escuchar donde ambos se intercambiaban sus propias emociones. Mientras les escuchaba pensaba que habían dejado de lado el concurso para desnudar sus pensamientos, fue un escarceo de propósitos y de intenciones personales donde al final solo faltaba una suave música de fondo para haber hecho el momento inolvidable. En un momento dado, oí a los dos repetirse sobre la misma idea, y tras oir el tan recurrente “es que yo soy” una serie de veces repetidas mientras se atropellaban ambos en querer darlo a entender de manera fehaciente, sin querer sus propias palabras me sumergieron de nuevo en el concurso.

  Mi primer pensamiento se me fue hacia Pepe y hacia Marta, cuando de pronto el cámara nos ofreció un plano general donde al otro lado del sofá se encontraba Pepe con Berta, Hugo y Dani, sin dejar de observar lo que pasaba en la otra punta. Marta no estaba, en ese momento se encontraba abrazada a Laisa debajo de una manta a la intemperie del jardín haciéndole compañía en su última noche.

  El momento me ofreció un sinfín de posibilidades para pensar, por un lado pude pensar en un momento dado que Sindi estaba traicionando a sus amigos, en otro pensaba que estaba convencida de que Pepe salía hoy y que intentaba acercar vínculos con Cristian, en otro momento pensé que se estaba equivocando de estrategia cayendo en una burda y simplista maniobra. Otro pensamiento me llevó a pensar que me había equivocado con ella y que me la había metido doblada. Solo fueron un cruce de pensamientos tendenciosos teledirigidos por mis propios deseos. Reconozco que no fui objetivo conmigo mismo y estaba tal vez siendo injusto con ella. Pero el concurso no me dejó otra opción. Veía a los demás concursantes por allí, las cámaras, las miradas clavadas de Pepe hacia ella sin que ella se enterase, veía a Cristian sumergido en una sonrisa complaciente mientras imaginaba la cara de Pepe, y no me dejó otra opción que la de volver a intentar equilibrar las dos cosas.


  Llegué a la conclusión de que en el aire debería de haber una norma no escrita que me permitiera concursar sin alterar los más mínimo mis propios sentimientos, se me acercó una nube de fidelidad que me empezaba a hacer unas extrañas preguntas y se me plantó ante mi mente una serie de recuerdos de momentos vividos, de horas compartidas, abrazos y conversaciones profundas que me sumió en un inquietante desasosiego, me sentí por primera vez incómodo viendo aquella conversación. No pude evitarlo, y mi piel me llevó hacia otras cosas, hacia otros momentos no deseados. Si, es cierto, en ese momento dudé de Sindi, y no podría responderme a mí mismo porqué.


  Enseguida obtuve la respuesta. Cuando Pepe se acercó a Marta y a Laisa en el jardín, y charlaban amigablemente de cosas sin importancia, y se acercó Sindi. Pepe dicharachero como nunca le espetó en plan de broma aquello de “vete con tu grupo”. Supe que Pepe estaba herido, y no era por el concurso. Sindi, apeló a una diplomacia inusual en una noche como esa en la que quien ha sido tu apoyo en esa casa se estaba sintiendo desvalido y traicionado, en una noche que bien podría ser la última y en la que hubiese querido ver cualquier cosa menos la que vió al otro lado del sofá. Sindi se justificó apelando a su concurso y se olvidó de sus sentimientos, antepuso una parte a otra justo en el peor momento que lo podía haber hecho. Marta se lo recriminó y Pepe le hizo saber cosas que ella no se atrevía a querer aceptar, de nuevo recurriendo al socorrido “yo es que soy así”.

   Son mis ojos y mis pensamientos los que me dictan que Sindi está en su pleno derecho a equivocarse, no sabría darme ninguna explicación ante ello ni obtendría respuesta alguna ante cualquier atisbo de lógica, es solo una impresión latente en el aire la que me dice que su comportamiento ha sido perjudicial para mis propios deseos. Eso y solo eso, es lo que me lleva a la confirmación de que se ha equivocado.

14 de marzo de 2012

VIENTOS DE GUERRA

   Yo creo que fué el estrés, la tensión que acumulan allí dentro y los acontecimientos que se suceden uno tras otro, esa vida frenética que llevan, sin descansar, sin dormir, sin comer, haciendo un esfuerzo físico descomunal en las complicadísimas pruebas que les ponen, lo que les hace estar siempre discutiendo y peleándose, esos gritos, esa rabia contenida que a veces se escupen, ese ir y venir de grupo en grupo para preparar la próxima disputa lo que les hace irse de los nervios para terminar cantando una victoria pasajera que les haga sentirse con el poder del concurso, esas horas interminables de matemáticas echando cuentas y cuadrando la forma de minar a su rival, esos mensajes sibilinos que se cruzan por los pasillos o esas miradas amenazantes que se suelen dirigir cuando se sientan en la mesa, lo que está haciendo de esta convivencia un perpetuo campo de batalla ardiente.

   Es normal que esa lucha encarnizada entre líderes salpique a cualquiera de sus miembros, y no se necesite mucha chispa para incendiar cualquier momento y que brote de la nada los rencores y rencillas, los odios acumulados o los celos contenidos, cualquier momento es bueno para soltar la bilis acumulada e intentar formalizar cualquier ataque que deje en evidencia la defensas del enemigo, incluso a sabiendas que su contraataque luego será terrorífico. Esa es la convivencia que se vive en la casa, de la que el páter escribía en sus memorias intentando despistar a los incrédulos espectadores que no terminamos de dar crédito a sus palabras.

  Ese “buenrollismo” que nos muestran solo es una estrategia que usan como coartada por imperativo legal, en realidad todo forma de un plan perfecto diseñado durante las noches a escondidas con la complicidad de los cámaras para que no nos enteremos e intenten sorprendernos. En realidad cuando Michael, Juan o Cristian se retiran a sus habitaciones algunos interpretamos que se marchan en retirada para tomar fuerzas para la batalla del día siguiente, pero estamos equivocados, es la señal cifrada que ellos tienen para preparar el orden del día. Cuando Pepe, se levanta y ve que las luces están apagadas y todo el mundo duerme y se dirige a la cocina no es porque tenga hambre, es su contraseña, ya que algunos avispados espectadores nocturnos han observado que al momento siempre aparece Sindi y Marta. En realidad los trozos de jamón, el bizcocho mágico o el arroz recalentado solo son objetivos enemigos simulados utilizados como tapadera para señalar su víctima, por eso cada noche cambian de presa.

   Ayer estuvieron todos agazapados durante el dia intentando esconder el plan de ataque previsto para la hora M, y la verdad que lo hicieron bastante bien, ya que apenas notamos ningún movimiento extraño a la hora de las pruebas, ni siquiera en la hora de la comida se les pudo filtrar algún detalle que nos hiciera poner en alerta, todo parecía discurrir en una calma tensa pero bien llevada, las canciones parecían reales y las horas conjuntas de la toma de sol parecían sacadas de alguna película italiana de Mastroianni, donde las risas y las miradas flirteaban seductoras.

   Nadie pudo suponer vistas las circunstancias donde, cuando y quien serían los encargados de llevar a cabo el plan diseñado, si serían oficiales o suboficiales, si contemplarían la hora prevista o pasarían al plan b, he de reconocer que el hermetismo mostrado durante el día es digno de figurar dentro de los mejores capítulos de la historia bélica, y nadie pudo sospechar absolutamente nada de lo que estaba previsto. A eso de las nueve de la noche surgió un imprevisto que les hizo a ambos grupos reorganizar su estrategia, fueron unos momentos de tensión los vividos puesto que no contaban con esa cena improvisada justo a la misma hora que había que ir tomando las posiciones, lo que supuso un cambio urgente de planes. Ambos grupos estuvieron atentos a las nuevas consignas, y mientras el grupo de Pepe tomó la iniciativa a través de Marta, intentando poner orden en aquel desajuste, el otro grupo al ver la reacción de la manchega que estuvo viva y eficaz a la hora de posicionarse, no tuvo más remedio que aplicar una táctica defensiva ante lo que ellos sospecharon un ataque desesperado.

   Marta puso sobre el mantel unas consignas valientes en base al honor y al valor, cosa que el grupo de Cristian no esperaba viéndose en la encrucijada de verse asediado por todo el mundo y haciéndole ver que si la postura desafiante de Marta no obtenía respuesta adecuada podría quedar como un cobarde. Marta, viendo la debilidad de su oponente insistió como buena estratega en la importancia del evento, y a base de callos, sangre fresca y sesos le espetó la posibilidad de sacar a los compañeros de la batalla y batirse en duelo personal ante el caos organizado y la premura exigida. Cristian no estaba muy por la labor al verse sorprendido por la determinación de Marta y la exigencia del momento. Se vió claramente en minoría y acorralado, sin poder de decisión estratégica y sin apenas ayuda, lo que le impulsó a recapitular ante las exigencias de la concurrencia y de una Marta cada vez más incisiva.

  El resultado fue de los que hacen daño, llegando incluso al ensañamiento con recochineo, cosa que por otra parte, todo hay que decirlo no resultó muy elegante por parte de la vencedora, tras lo cual fue reprendida su actitud por algunos de sus propios compañeros como Sindi. El enemigo quedó tocado y herido de muerte, intentando a la desesperada conseguir adeptos que le aliviaran un poco la derrota, pero Marta estaba crecida y como buena estratega consiguió asestar el golpe definitivo tras el espaldarazo de su propio jefe. Al hurgar en la herida dejó a éste sin argumentos, cosa que aprovechó para saldar cuentas pendientes y cerrarle la boca definitivamente. Cristian intentó a la desesperada un último intento, pero estaba tan tocado que apenas hizo efecto, solo la ayuda humanitaria de algunos observadores neutrales hizo que Marta retrocediese en su empeño de terminar con su oponente, retirándose del campo de batalla y dejando en el aire unas secuelas de humo con ansia de venganza.

   Tras la batalla, vino el recuento de daños, y mientras era felicitada por Hugo y Pepe, las preguntas por su ensañamiento la sumieron en un mar de dudas que la hizo flaquear llegando incluso a plantearse un ejercicio de arrepentimiento. Sindi fué precisamente quien en mayor medida le recriminó su actitud, lo cual, viniendo de quien vino le hizo replantearse incluso su propia victoria.

13 de marzo de 2012

DANONINADAS

  Hay estrellas que brillan mucho, otras que brillan poco, otras que permanecen  y otras que brillan de manera fugaz para terminar de desaparecer. Cristian es de éste último grupo. Su aparición vino rodeada de polémica, y lo que es significativo, por orden de los guionistas disfrazado de payaso. Todo parece que tiene sentido alrededor de este concursante atípico en Gran Hermano, y digo atípico porque no es normal encontrarnos con concursantes así, tan simples. De todos encontramos algo que les hace diferir de lo que nos rodea, sin embargo con éste concursante no, es esa persona que empieza por encandilarnos llamando la atención para luego diluirse en la mediocridad más absoluta.

   Quizás sea estrategia, o quizás exceso de confianza por nuestra parte. Hay personas que nunca engañan, van de otros para terminar siendo ellos mismos y poder decir luego eso de “pues no es lo que parece”. Estan pagados de sí mismos, y se creen más listos que nadie. Brillan por momentos cuando todo el mundo los mira para hacerse notar, a veces dando la nota, captan la atención haciéndonos creer que son importantes y se les da ese minuto de gloria para su disfrute. El problema es que ese tipo de personas al final terminan creyéndoselo. Es un personaje al uso, apenas aportan nada interesante, pero su chabacanería  hacen que parezcan más cercanos de lo que son, falso espejismo, son idólatras de ellos mismos y necesitan estar en permanente acción para no verse relegados al mayor de los ostracismos,  ya que poco o nada suelen aportar en singular, solo a rebufo de otros adquieren cierta importancia.

    Hacen de sus gracias y sus ocurrencias su tarjeta de presentación para hacerse hueco fácil y luego campar a sus anchas, una vez conseguido su status se diluyen en el más absoluto anonimato convirtiéndose en uno más, pero con la salvedad que éstas personas necesitan de su dosis diaria de autocomplacencia para sentirse reafirmados. Normalmente buscan blanco fácil y eluden el cuerpo a cuerpo, cuando lo encuentran cambian su cara disfrazándose de persona normal y allegada con la que se puede hablar en confianza, solo es una artimaña social para esconder su cobardía. A estas personas se las cala pronto, no son muy sutiles en cuánto a formas pero ellos lo saben y hacen de esa cualidad una virtud reiterándose en ello como su forma de ser, lo que intentan es ser comprendidos y aceptados para amortiguar su  rechazo.

   No suelen ir de cara, aunque lo parezca, presumen de todo lo contrario a lo que son realmente y alardean de sinceridad y de confianza para seguir manteniendo su hueco, les encanta ser admirados y reconocidos pero no dan títere con cabeza, su objetivo siempre es fijo y suelen ser bastante vengativos, disimulan bien su rechazo hacia quienes no tragan o hablan mal de ellos.  El caso de Cristian es muy común en muchos ámbitos, el disfraz de payaso no salió de la nada porque a la larga su comportamiento nos hace recordarlo continuamente, es como una lucha entre el bien y el mal, el amor y el odio, arriba y abajo, puede permanecer escondido durante horas agazapado para en el momento adecuado estar ahí en primera fila para sacar sus garras y asestar lo que ellos consideran el hachazo definitivo, lo que pasa es que su modus operandi es muy reiterativo y al final termina sin causar efecto. Lo que he dicho antes, se les cala enseguida.

  Hacen de su propia vulgaridad otra virtud, en realidad solo esconden carencias o ciertos complejos de inferioridad, pero se rebelan ante todo para darse la importancia que presumen y de la que carecen. Cristian no fue a por Noe por casualidad, él sabía a por quien tenía que ir, y tenía que ir a por la más inalcanzable, la más difícil para él, necesitaba darse un baño de su propia multitud y autoestima y fue a lo fácil sabiendo que era imposible. Fue la escena perfecta, Noe seduciéndole y él alardeando de Noe, fue con el cuento trofeo a sus compañeros aún a sabiendas que no tenía nada que hacer, el  “no beso” podría haberle puesto en su sitio y haberle dejado en cueros literalmente, pero son inteligentes y supo quien le seguiría la corriente, su otro yo. Van al blanco fácil siempre, no arriesgan, salvaguardan sus espaldas con algo que le sostenga, siempre habrá alguna parte de rebaño que le refrende su actitud, y eso le sirve de estímulo.

   No compro a éstas personas que van de “guays”  por la vida y dicen saberlo todo, se creen omnipresentes y necesarias, pero al final terminan por demostrar lo simples y vulgares que son en realidad, su fuerza por momentos se les va por la boca y mientras se alejan sus propios sonidos, su efímero protagonismo se convierten en humo. Personajes como Cristian los encontramos en todos lo ámbitos, son muy fáciles de ver y de localizar, muy fáciles. Pero son felices así.

12 de marzo de 2012

LAS LÁGRIMAS DE MARTA


   Eran las diez de la noche, y como si una noche de fútbol importante se tratase, todos le empujábamos a descubrir la verdad, su verdad. Estaba junto a Hugo y Ales, y empezó a darle vueltas de nuevo a lo mismo. Llevaba varias horas rallado con el tema que no pocos conflictos le había generado. Sentía que algo se le estaba escapando de las manos y no podía creérselo. No podía ser, pensaba una y otra vez. Hizo mover todos los cimientos de la casa en busca de ese dato que desconocía y no le dejaba tranquilo.  Provocó a diestro y siniestro para ver si alguien en un renuncio pudiera encenderle la luz, acusó, mendigó, pidió explicaciones, dudó de todo y de todos, pero jamás por un instante pudo pensar en que estaba en un error. 

  Desde fuera le acompañamos en esa duda que estaba sembrando el pánico en su propio concurso hasta el punto de involucrarnos en un cisma que le supuso no pocas animadversiones y rechazos. En un momento dado, Ales, le sugirió si había pensado en la posibilidad de que pudiera haber salido Cristian y él con solo dos puntos, en ese momento le cambió la cara, y volvió a empezar de nuevo. Nosotros, le gritábamos que sí, que por fin, le empujábamos desde nuestras pantallas y le alentábamos a echar de nuevo las cuentas, Marta le había despistado, Ales también, pero él estaba convencido de que o Noe o Ari, no le había dicho la verdad, y se paró en Marta, es verdad, pensó, a Cristian solo le han nominado dos. Nosotros no le veíamos muy convencido del todo, pensamos que en cualquier momento se volvería a echar para atrás de nuevo, y le gritamos con todas las fuerzas, que sí, que eso era. Él seguía dudando, y nosotros ya no sabíamos lo que hacer.

   Por fín, cuando se aseguró de haber descubierto su error, soplamos. Volvió a echar las cuentas, y nosotros, claro tonto, es que no te das cuenta, pero no lo ves?. Esta vez sí, ya, por fín se había dado cuenta. Apareció Noemí, y no dudó en pedirle que se acercara y pedirle perdón por haber dudado de ella. Se lo pidió hasta cuatro veces. Se dijo asimismo que era la persona más tonta del mundo. Quizás el tema no tendría mayor trascendencia si ni fuese porque todos hemos visto su actitud durante las horas anteriores al hecho que relato, llegando incluso a discutir con Sindi por cualquier cosa. Notable fue su discusión en la madrugada del sábado a cuenta de la comida escondida y cierta botella de vino, lo que por un momento nos hizo pensar en tambalearse su sincera amistad. No duró mucho, haciéndonos vivir otro momento intenso cuando en la cama de Sindi, ambos se reconciliaron, haciéndonos volver de nuevo a mirarlos con los ojos que siempre solemos hacerlo.

  Tras un juego de luces apagándose y encendiéndose, y algunos comentarios, la madrugada nos trasladó a otro de los momentos emocionales cumbre de todo el fín de semana. Mientras el realizador había perdido un poco los papeles y a pesar de la intempestiva hora, viendo a Sindi y a Pepe abrazados después de haber limado asperezas tras una larga y agria hora, nos enfoca la cámara a una Marta llorando desconsolada en solitario. Nos perdemos un poco en el tiempo, y todos pensamos que tras cruzar unas palabras con Sindi, le entró un sentimiento de impotencia ante lo que había sucedido entre sus amigos, y que ella había sido testigo. Lo que le habría provocado un estado de bajón considerable y no pudo sino huir en soledad.

  Fue un momento mágico, de esos que te acercan a cualquier concursante y te hace recapacitar sobre muchas de las cosas que a veces decimos o escribimos. Podemos pensar de todo en ese momento, incluso recordar momentos similares que hubieran hecho cambiar alguna edición. Todos pensamos que estaba realmente afectada por lo que había pasado y no pudo reprimir su estado de angustia, después supimos que fue una mezcla de todo, de recuerdos hacia su gente, de haber vivido la agria discusión entre las dos personas que más falta le hacía en ese momento, o de la angustia que le producía el verles discutir, una amalgama de sentimientos entrecruzados que le provocó una reacción angustiosa.

  Marta, es quizás la concursante más torpe con diferencia de toda la edición, nunca ha sabido encontrar exactamente su sitio dentro del concurso hasta que se acercó a Pepe y a Sindi, y a raíz de esto fue cuando empezó a disfrutar un poco  y a sentirse útil a su manera. Se la ve creciendo por momentos y nadie puede dudar de su nobleza para todos y cada uno de sus compañeros, lo que más de un disgusto le ha acarreado, sobre todo con Pepe. Es torpe hasta decir basta, hubiese podido evitar el conflicto de Pepe con su fantasmal tercer punto a poco que hubiese recordado las personas que había nominado, pero esa es una de las cosas que a ella realmente poco le importan.

   Está empezando a crecer dentro del concurso a través de un submundo de lealtades y pacto de sentimientos, lo que nos está mostrando una Marta muy diferente a la cria inmadura y “choni” que todos veíamos en un principio y que la mayoría de compañeros no dejaban de recordarnos a la hora de las nominaciones. Es una concursante que se está ganando poco a poco a la gente, tanto de dentro como de fuera, con todas sus tonterías pero sobre todo con su carácter. Con sus silencios embadurnados de mujer madura e interesante que se hace mostrar en esas conversaciones inacabables con Sindi, donde nos atrae con su inocente papel de mujer enterada y fiel consejera que no puede evitar al oírla despojarnos de una sonrisa de agradecimiento y cariño.

  Pepe siempre la busca, Sindi siempre la tiene, y a mucha gente cada vez más le atrae. Es una concursante diferente que nos hace entrar con ella en otro tipo de concurso diferente al que estamos acostumbrados. La otra noche, páter la vió llorando, y pasó de largo, quizás no se percatara de la misma forma que lo hicimos nosotros, ese es su sino, el relleno de cupo que todo el mundo pretende ver en ella y que la otra noche, a través de sus lágrimas nos hizo sentirnos quizás un poco culpables. Fueron de esas lágrimas silenciosas que te reconcilian con la autenticidad y el corazón de los concursantes. La benjamina díscola y alocada parece ir siempre a su bola y que el cuento parece que no va con ella, pero poco a poco se está haciendo más imprescindible para muchos, es un corazón con patas que pulula por la casa pasando inadvertida y que siempre aparece la primera cuando alguien lo está pasando mal. Generosa hasta el infinito su bondad se está haciendo  hueco impensable a codazos en aquel que lo está queriendo ver.