30 de abril de 2012

QUO VADIS?


Pensé... si sale Alejandro, los dos próximos concursantes en salir, Dani y María, se queda Hugo como cuarto, y tres personas para la final, Pipi que quedaría tercera, y un final mano a mano entre Pepe y Ari. De ésta manera se busca un enfrentamiento entre dos bandos, Ari recogería los simpatizantes de Noe y Pepe con sus incondicionales desde el principio. Una final atractiva que conforme están las cosas enfrentaría a las dos corrientes que más o menos ahora van tomando poco a poco posiciones. Pero conforme iba avanzando el día e iba leyendo de un sitio para otro, poco a poco he ido sumergiéndome en un mar de dudas. Qué loco, he pensado, no son las cosas así, me he sorprendido preguntándome.....

Y si no son así, como son entonces?. Pues no lo sé... hacia donde vamos?.

Me acuerdo que durante la última gala Mercedes nos dijo que hoy retomaríamos de nuevo el slogan de la edición, y que de nuevo le daríamos la vuelta a todo. Una nueva incógnita que añadir a ésta edición tan confusa. Se rumorea que esta noche van a volver a entrar, en una casa paralela, cinco exconcursantes, incluso ya le han puesto nombre, Noe, Juan, Marta, Sergio y el expulsado de hoy, dicen que Alessandro.... Solo son rumores que circulan por la red, otros dicen que habrá un concurso paralelo, otros que uno de ellos podría llegar a la final, etc. etc. También leo que entrará una persona muy cercana a los concursantes y que será determinante para la resolución de la prueba. Todo son rumores, pero llega un momento en que uno no sabe lo que pensar, será verdad o no será verdad... hacia  dónde vamos?. Es de esas preguntas, que al menos éste año no tienen respuesta. No lo sabemos.

Y esa respuesta, cuando solo quedan siete personas en la casa y ya se vislumbra el final de la edición, me preocupa. Me preocupa como espectador no saber hacia donde nos dirigimos. Mi sentido común me impide creer ciertas cosas, sin embargo la experiencia éste año me dice que no dé nada por hecho. A fin de cuentas, solo es televisión. Y negocio... y audiencia.... expectación. Me resisto a pensar en ello, quiero dejarlo aquí y esperar, ponerme a hablar de lo que realmente pasa en la casa y dejarme de pensar en tonterías. Otra casa.... que tontería......

A mí me gusta hablar de Gran Hermano, discutir sobre el comportamiento de Hugo, al que últimamente veo  nervioso y alterado, y pensar que está así porque se ha dado cuenta gracias a Dani de que su concurso ha pasado sin pena ni gloria, que sus historias no han funcionado y que se está viendo abocado hacia ninguna parte, lo que le está sumiendo en una fase de susceptibilidad preocupante hasta el punto de llegar a la bronca como la ocurrida el viernes con el propio Dani o al desafortunado comentario de anoche sobre el desnudo de María. Me gusta recrearme en las dudas de Pepe, al que últimamente no le salen muy bien las cuentas o en la extraña estrategia de Dani o de Ari y sus movimientos sospechosos de acercamiento a Pepe, prefiero observar a Pipi como mira con recelo a Ari y a Hugo, incluso a María y notar como la desidia se está apoderando poco a poco de la convivencia hasta meternos en una fase de dejadez y pereza preocupante. Las cosas normales del concurso a éstas alturas a la espera de algún desenlace importante, ver sus distintas reacciones de los días de gala como hoy o esa inquietud en los nominados, los nervios por acercarse la hora en que tendrán que nominar a los compañeros que nunca han querido nominar. Eso es lo que me gusta. Sé que no hay mucho que contar, conversaciones propias del aburrimiento o tiempo de espera y muy pocos movimientos.

 
Ver como aquí fuera la gente ya poco a poco va tomando posiciones y se nota un cierto nerviosismo que va tensando la vida por la red. Hartarnos de razones para defender a los nuestros y de argumentos para justificar el rechazo hacia los otros. La tensión de la competición, la recta final que nos impide bajar los brazos y no nos permite ningún descuido, ese alerta permanente que nos hace estar preparados y vigías ante cualquier comentario hostil.

Pero ésta mañana no puedo, tengo una sensación extraña, es como si darle la vuelta significara en realidad darle muchas vueltas, todas las que se puedan y de la manera más rápida posible para que parezca que no nos estamos enterando de nada, ni sepamos hacia donde vamos, hacia donde queremos llegar. Esta noche seguramente oiré esa cantinela que hemos oído tantas veces  de que nos vamos a sorprender y de que GH es una continua caja de sorpresas, aunque reconozco que ha habido momentos que me he visto sorprendido, hoy tengo dudas de que quiera oir eso. Ésta edición ha sido como una noria, nos ha subido y nos ha bajado tantas y tantas veces, nos ha dado tantas vueltas que lo mismo hasta terminamos mareados. Siempre hemos sido nosotros los que hemos ido por delante, pero en éste momento tengo la sensación de que vamos por detrás y  no sabemos hacia donde nos dirigimos, y sinceramente no sé si eso es bueno o es malo,  si es lo que queremos o no.

Comenzó pura y se ha ido mezclando poco a poco, agitando y removiendo, hasta el punto que beber del concurso es como meterte en un agujero negro del que quizás no sepamos salir, no sabemos lo que habrá al final del vaso, es como sentirte atrapado y atado en una silla en un rincón de la mesa y te obligasen a beber, nos obligasen a cerrar los ojos y esperar a que ese brebaje sea pócima buena o terminemos envenenados. Las sensaciones son raras, mientras tanto. Y sigue la música, ellos bailan mientras tanto, y dan vueltas y vueltas sobre la pista, como si ya lo hubiesen probado y tampoco como nosotros supieran hacia donde se dirigen, se mueven alocados sin sentido y medio perdidos en la oscuridad. Como si esperasen algo, como si esperásemos algo. Pero qué….?


27 de abril de 2012

PEQUEÑAS COSAS SIN IMPORTANCIA


  "Tú eres una persona que fuera o caes fatal o caes normal...." Le dijo anoche Dani a Hugo en mitad de una conversación. Estuvo picajoso toda la noche el burgalés como acostumbra, especialmente con Hugo, a quien considera la persona más complicada de esa casa y a quien más le está costando trabajarse. No deja títere sin cabeza, habla de fuera con una tranquilidad pasmosa suministrándole una información jugosa para quien la quisiera descifrar. Un día sí y otro también, sus píldoras informativas están desestabilizando la casa, pero es hábil y las suelta con ese desparpajo que parece que se las está inventando. Dani hasta el día que entró se ha empapado perfectamente de la edición que sin querer le está haciendo protagonista, parece procedente de las redes sociales y reúne las características de ese nuevo perfil que se ha adueñado del programa, a años luz del resto de sus compañeros se ha convertido en el teórico de la edición, se sabe absolutamente todos los detalles de cada uno y su trayectoria desde el minuto uno.

 Un privilegiado que ha tenido la enorme suerte de vivir el programa desde ambos lados, lo que siempre hemos soñado todos, aplicar la experiencia de trasladar el concurso desde fuera hacia dentro. Y la verdad es que lo está haciendo magistral. Es la voz de esta otra gente, como un infiltrado a quien se le ha encargado la misión de trasladar el sentir de fuera allí dentro. Hasta que entró era uno de esos seguidores aplicados enganchados que no pierde ripio de nada y a partir de ahí  y tras su entrada está rompiendo esquemas hasta ahora prohibidos dentro de esa casa inaccesible, está echando abajo toda esa liturgia de la magnificación de las cosas que ocurren dentro  utilizando ese nexo de unión que siempre hemos predicado entre los espectadores y los concursantes, está convirtiendo lo prohibido en natural, lo inexpugnable en cotidiano, lo lejano en pecata minuta que todos nos leemos cada día al empezar el día en cualquier blog o foro, es un altavoz andante de lo que cada día debatimos aquí. Para ello que mejor que utilizar ese frikismo que todos los seguidores del programa llevamos dentro  aderezado de ese humor imposible que le hace camuflarse en un tonto a las tres a quien no hay que tener en cuenta.


 Cansino y pesado hasta la extenuación, repetitivo y cargante como él solo, risa contagiosa para echar a correr y poseer absolutamente todos los ingredientes para ser la chufla del grupo, es directo y cortante, valiente y atrevido, le encanta cortar el rollo allí donde ve algún foco de atención, hace saltarle todas las alarmas a cualquier concursante por distante que sea, se acerca a todo y a todos, de diferente manera, está aplicando una psicología extrema y suicida para desnudarlos a todos con lo que menos esperan. Es un loco gracioso que está poniendo desde que entró la casa patas arriba. Transgresor y esperpéntico, no le importa sucumbir a las bromas y las risas de sus compañeros si de ellas  obtiene un beneficio. Se ha camelado absolutamente a todos con tonterías, se sabe blanco perfecto de todos y descarga útil para las nominaciones, pero eso más que acallarlo le motiva y le otorga licencia para seguir en su tarea de soltar máscaras sin dejar huella, casi todo se le tiene permitido, todos le nominan y sin querer le han dado el beneplácito de hacer lo que quiera sin herir susceptibilidades. Juego perfecto, Su riesgo nos lo ha trasladado a nosotros a quien se ha encomendado para refrendar o no su actitud, si lo está haciendo bien, nosotros y solo nosotros se lo diremos, si está fallando es cosa nuestra, él está cumpliendo su papel de manera impecable. Un topo en Guadalix.

  Puede saber a despedida, o a perdón, o a arrepentimiento, parece sentirse culpable de todo lo que le ha encomendado el destino vivir, esas letras que ayer escribió Pipi (que no Sindi) a Sergio no son más que la certificación de sus propias contradicciones y esa nebulosa extraña que la tiene atrapada a su pasado. Esas letras no son sino ganas de gritar y escapar.... sin hacer daño. Su naturaleza no se lo permite, no estaba el día que dieron esa lección y en ella no cabe la menor duda de que no le desea ese daño que tal vez haya podido sentir Sergio. Cuando Sergio estuvo en la casa, a Sindi la bajó de su propia nube en la que estaba siendo feliz, le dió ese "cocotazo" con el que antes había amenazado, se lo dijo a Paolo. Y se lo dijo: "Pero tú, que estás haciendo niña?". La devolvió al redil del que ella quiso escapar y empezó a sentirse culpable, administró todos y cada uno de los capotazos que le vinieron de la mejor manera que pudo o supo, pero al marcharse Sergio le dejó cierto halo de culpabilidad de la que aún no se ha recuperado. Intentó volver hacia atrás, pero la huella que había dejado Sergio era irreversible. 

 Se sigue sintiendo atrapada a su pasado y aunque la casa le haya abierto los ojos siente que esas cadenas que se había quitado de encima y que cuando Sergio entró le volvió a poner le están pesando lo suficiente como para no terminárselas de quitar de nuevo.  Esa carta, es una carta a la esperanza. Reconocer que le has hecho daño pero que no hay vuelta atrás. "Cuando estemos fuera hablaremos" le dice Sindi, y es como piensa que se deben hacer las cosas, ella no estuvo aquel día en clase y no aprendió cierta lección que la vida le debió enseñar. Siente su dependencia, de la que él se aprovecha para llevarla por "ese camino equivocado" que él cree que es el correcto, y leo todos los conceptos necesarios para una vez leída sentir el deseo de que Sindi de una vez por todas se aleje de él.  Leo miedo, leo sumisión, leo culpabilidad, leo tristeza, arrepentimiento, hasta dolor, leo que se ha equivocado, leo error.... pero leo la necesidad de escapar, de gritar y de no mirar nunca para atrás.

  El debate, como supusimos estuvo centrado de nuevo en Noemí. Asustada, con un nudo en la garganta y la mirada perdida, rodeada de su realidad más inmediata, miedosa de volver a plató y compungida, como ausente y deseosa de pasar otro mal trago guionizado. Nada nuevo, cuesta aceptar la realidad pero cuesta más asumir los errores. Noe ha cometido errores, y a cada minuto que ella misma se intente autoconvencer de que no los ha cometido y no los reconozca más profunda será su propia herida. Mucha gente no le está haciendo bien, la están conduciendo en su propio error y ella está un poco perdida, oye ecos, voces que le chillan al oido y que no saben lo que dicen, ella no tiene porqué distinguir entre el bien y el mal no es quien, pero sí leer los ojos de las personas que de verdad le quieren y le aprecian, le servirá de mucho.

 No tiene porqué dar ningún paso atrás, nadie se lo pide, pero sí, al menos reconocer que se ha equivocado, que en algo se ha equivocado, sería el primer paso hacia su propia felicidad. Paso a dos manos de mentiras o engaños, decía Pepe Herrero que para mentir hay que saber hacerlo bien, no estoy de acuerdo, el mentir no se hace ni bien ni mal, se miente o no se miente y es un cargo contra la propia conciencia de uno mismo y no una simple estadística, no podemos elevar a ciencia lo que es nuestra propia seña de identidad o nuestra carta de presentación en la vida. Noe fue expulsada como concursante de Gran Hermano porque no jugó bien, porque jugó bastante peor que los que siguen dentro y no hay otra. Lo demás, es pura literatura, puro marketing y puro negocio.

26 de abril de 2012

PARÁBOLA

 Salió Noe y volvimos los ojos hacia dentro, esa parte del juego que nos quedaba, la reina había muerto y los protagonistas debían de mover sus fichas porque la vida sigue, nos asomamos a la puerta y observamos un letargo insufrible incapaz de resistirse aún a los ecos de la noche anterior.  Estudian pero no trabajan llegamos a pensar las doce ediciones como homenaje a aquello que tan importante fue en su día y los vemos aplicándose en la tarea mientras nos aburren y desviamos la mirada hacia otros sitios. Vuelta atrás, para qué intento salir del bucle me pregunto si de repente observo que muy poca gente quiere salir, retumban aún los oidos de aquella maldita noche y la resaca se nos va filtrando con ganas. Vuelta de hoja y observo que el panel del juego a nadie interesa sino más bien lo contrario, como decía aquel míster correctísimo, aún no tocaba.

  Esta noche hay debate, y seguramente veremos a una Noe abanderada de esa voz que la ha subido hasta los cielos por obra y gracia de sus peripecias saltarinas. Certificará todo aquello de los que la defendieron y nos dirá que era libre para hacer lo que quisiera, que en todo momento ha hecho lo que ha creido que debía hacer, que ha vivido y disfrutado como nadie y que no se arrepiente absolutamente de nada, nos recordará que no ha matado a nadie y que utilizado de todo su derecho para actuar en consecuencia su experiencia, nos refrescará la memoria diciendo lo mucho que quiere a Ales y el cariño que le ha cogido, seguramente nos dirá que no entiende muchas de las cosas de la reacción de la gente cuando lo que ha hecho ha sido lo más natural del mundo y que lo volvería a hacer una y mil veces. Perfectamente aleccionada por su hermana intentará con mayor seguridad poner todas las cosas en su sitio y sonarán los clarines y las trompetas en honor de la diosa de la edición. Los contertulios la pondrán en aprietos volviéndoles a mostrar vídeos desgastados y para cada uno tendrá la respuesta adecuada, desmentirá, justificará y debatirá a quien ose discutirle aquel porqué, nos saciará de que ella siempre es así y no tiene porqué cambiar.

Y muchos de nosotros volveremos a pasar de nuevo y por enésima vez la hoja y nos volveremos a plantear las dudas que ella misma fué sembrando a cada paso, si no tenía nada con Ales, y solo era un amigo, y ella era libre para hacer lo que le diera la gana, porqué no decirle la verdad entonces, si no había hecho nada malo, porqué ocultarlo y nos volveremos a sumergir en ese oscuro mundo de las contradicciones, soplaremos y diremos que hastío siempre con lo mismo. Pero no, ahora será ella la que hable en voz de los suyos y de nuevo sonarán los clarines y las trompetas. Y entonces, yo pensaré en la pereza de saber que mañana por la mañana tendré que volver unos cuántos pasos hacia atrás y volver a recordar como una pesadilla lo que ya está trillado hasta el olvido.

  E intentaré pensar en otras cosas más actuales como en la forma de enfocar cierta parte de cualquier juego, y pensaré que hay muchas maneras de ganar, pensaré en Noemí, y me asaltará la duda de si sería preferible hacerlo con tus mejores armas, a pecho descubierto, atacando para ganar, sin miedos, sentir esa adrenalina fluir por tu cuerpo y motivarte para pensar que tú eres el mejor, y que tienes que salir al ataque desde el primer minuto porque es mucho lo que que te estás jugando, o por el contrario una vez que has demostrado que eres mucho mejor que los demás replegarte y especular con un resultado mínimo en el que confiar y esperar a que el contrario cometa algún error para salir al contraataque, dejarle a los demás la iniciativa para tú responder en el momento oportuno, pero arriesgas a que ese momento no se te presente y por el contrario tu rival poco a poco se vaya creciendo y te vaya cercando y encerrando por momentos en tu propia área, sientes el miedo de haber perdido el control que tenías y el acecho del enemigo respirando sobre tu cogote, a cada momento más cerca. No valen excusas, tú has decidido jugar así, y replegarte a verlas venir, el miedo te ha bloqueado y no has sabido reaccionar a tiempo, era otra opción, pero quizás mal elegida, y ahora que intentas volver de nuevo a tus principios tal vez ya sea tarde. Ahora solo es tiempo de lamentaciones, de lo que pudo haber sido y no fué, y tiempo de justificar lo injustificable porque has traicionado a tus propios principios y a tu propia identidad. No me enseñes el cartel de valiente, cuando ha sido cobardía lo que nos has demostrado y lo que todos hemos visto.

 Pepe Flores, salió a jugar, y salió al ataque aún sabiendo que asumiría riesgos, y que quizás dejaría desguarnecida su defensa pero nunca le importó, ha sido consecuente y aún después de recibir duros golpes se ha levantado y ha seguido atacando, su fín era ese, luchar por lo que cree en todo momento pero fiel a sus principios, sin regatear ni una sola gota de esfuerzo y sabiendo que lo mismo lo tacharían de suicida o de loco, nunca especuló sobre si lo conseguido habría que guardarlo y protegerlo para el partido de vuelta y esperar el momento para asestar el golpe definitivo, no dejó armarse a sus rivales, siguió atacando como desde el primer minuto porque no sabe jugar de otra forma. Noemí, empezó fuerte y consiguió una ventaja importante, pero especuló y reculó hacia atrás, pensó que era el momento de defender y de controlar al rival, estuvo leyendo el juego y decidió esconderse en su propia retaguardia para ver si el paso del tiempo le favorecía y hacía valer el resultado obtenido, pero al sentir al enemigo tan cerca y viéndose rodeada, sintió el pánico y el miedo de quien se ve rodeada, las piernas empezaron a fallarle y las dudas se apoderaron de ella, simplemente había perdido el control que hasta ese momento tenía. Solo le quedaba esperar, y confiar en la providencia de algún golpe de suerte o jugársela a la lotería de los penaltis. Esta vez la suerte no le sonrió, y se lamenta de haber actuado así, sus ruedas de prensa van a ser jugosas para intentar explicarlo. No hay marcha atrás, se cerraron los teléfonos en el peor momento.

 Y quiero pasar la hoja de nuevo y de nuevo miro hacia la casa y me asomo a su puerta... sin novedad. Está el juego detenido, siguen aplicados en la historia y mientras,  no nos queda más remedio que seguir por aquí fuera, leyendo la prensa y las distintas reacciones de un mal partido jugado. Es un debate interesante, pero aunque no lo fuese, es lo que tenemos... aquí o en el anterior.

25 de abril de 2012

...PORQUE NADA PODRÁ SER IGUAL

 Cuando en la anterior entrada dije que a partir de la expulsión del lunes "ya nada sería igual" no me estaba refiriendo concretamente al vacío que pudiese provocar la expulsión de Noe en la casa. Hubiese salido ella o hubiese salido Dani, la casa daría un vuelco en cuánto a sus prestaciones, las tramas pasarían a un segundo plano para dar lugar a la esencia del juego en sí, a éstas alturas de concurso las cartas tienen que estar ya todas sobre la mesa. Las tramas han hecho su papel ayudando a algunos a permanecer más tiempo del esperado y mantenernos entretenidos durante gran parte del concurso, hemos hablado de romances, de infidelidades, de parejas, grupos o bandos,  las afinidades se han ido acercando de manera irreversible hasta tomar posiciones pero llega un momento dentro del concurso que toca pensar en uno mismo; No siempre es así, siempre hay personas que llevan su relación hasta el límite, cuestión de prioridades, por muy afín que encontremos  unos concursantes a otros siempre habrá alguno que prevalezca por encima de los demás.

 Un nuevo tiempo de silencio en donde el concurso se alarga dando la sensación de que más de lo normal, la acción parece discurrir con absoluta parsimonia a la espera de futuros desenlaces, llegó su hora y para ello deben descubrir sus cartas, algunos perfectamente escondidas. La expulsión de Noe ha dejado al descubierto a Ales.  Mientras,  ha vivido cómodamente a la sombra de una trama tejida de la mano de Noe y habiéndose convertido en diferentes fases del concurso como protagonista indirecto. Agazapado tras su historia he sabido establecer lazos mientras tanto con algunos compañeros que le han otorgado una inmunidad nominatoria casi histórica, su carácter  le ha ayudado a no entrar en ningún conflicto y ser el perfecto olvidado de todos a la hora de las nominaciones. Por momentos ha sido "víctima" de una parte de la audiencia y visto con buenos ojos a raiz de los entresijos de Noe lo que le ha hecho adquirir cierta simpatía a éste lado del espejo. No ha sido un concursante espectacular, ha sido concursante de andar por casa sin mayores aspavientos, ha demostrado nobleza y compañerismo, inteligente en su relación con Noe y en la elección de sus amistades lo que le ha dado un crédito importante en el concurso. Esta semana puede estar en peligro,  su argumento en la casa ha caducado y ahora es uno más.

 Dani, ha sido el primero en destaparlo. A lo tonto, tonto, éste concursante y la información privilegiada que siempre ha utilizado de forma inteligente ha destapado la caja de los truenos con algunos concursantes que han vivido a la sombra de su propia trama, lo ha hecho con Ales y lo hizo con Hugo, está jugando con Pepe y tiene controlada a Ari. Se sabe expulsado en cualquier momento pero no a cualquier precio, ha adquirido notoriedad inventándose un papel díscolo y embaucador en el que usa su humor absurdo para pasar desapercibido mientras controla  la casa. Se sabe blanco fácil por ser el último en entrar y utiliza este hecho para contestar hábilmente con  argucia y puntos perfectamente intencionados. Ha leído como nadie el concurso y sabe quien es quien en la casa y sus puntos débiles. Pepe lo tiene calado desde hace días.

   María es al igual que Ales la que está viviendo de unas rentas propiciadas por una trama, da la sensación de que se ha hecho fuerte y basa su permanencia en un elástico juego de goma con Hugo al que utiliza, ha jugado bien sus bazas emocionales con Pipi a través de las cuales se ha acercado a Pepe, tiene en su poder a Hugo y coquetea con Dani y Ales. Su enfrentamiento con Noe le ha beneficiado de la misma forma que le ha puesto en cierto punto de mira de la audiencia. Puede pasar desapercibida durante un tiempo limitado pero su concurso no da más de sí.

  Hugo, al igual que María tiene su papel limitado. Ha vivido de las rentas de una débil historia pero ha cometido muchos errores, tanto dentro de la historia como fuera de ella, se ha generado enemigos innecesarios con nominaciones sin sentido que le pueden pasar factura. Dani, Pipi y el mismo Pepe lo controlan de cerca, tiene el beneplácito de Maria y de Ales y Ari lo tiene en su punto de mira, podría ser nominado en cualquier momento y una pobre argumentación para defender su concurso, que ha sido más bien gris. Ari, es el blanco de la casa en éste momento junto a Dani, la más fácil de nominar por su complejo comportamiento. Esta semana se jugará la expulsión junto a Ales a pesar de que mucha gente la ve como favorita por su independencia en el juego. Ha sido una concursante complicada, aparece y desaparece, está en todas y en ninguna, ha desistido de su eterna persecución en busca de una trama que la amparase, su papel de víctima nunca cuadró con su carácter directo y ha sido muy desconfiada siempre precisamente de quienes ahora se encuentran en la casa. Nunca supo elegir sus afinidades y ha ido dando tumbos sin conseguir engarzar plenamente con nadie, lo que le hace presa fácil a la hora de las nominaciones. Fuera de la casa, tiene dividida a una audiencia a quien nunca encandiló pero que sin embargo elogia su afán de supervivencia.

 Pepe es quien más claro de todos lo tiene. Supo desde el primer momento a lo que iba al concurso y se mantiene fiel a su filosofía. Controlador innato se está poniendo por momentos nervioso al ver que el final se acerca y los movimientos que se están produciendo lo están descolocando un poco. La gente que queda dentro, excepto Ari, le tienen estima y le respetan, pero sabe el punto en que se encuentra el concurso y le tiene pánico a las sorpresas. Ha fijado sus últimos movimientos en  controlar a Dani intentando ganárselo y empieza a ver con recelo a Hugo, se va a jugar la baza de Ari a quien se le va a acercar para intentar desviar su punto de mira hacia otros concursantes, a pesar de todo le va a resultar complicado, tiene que cambiarla por María y no le va a resultar fácil. Creo que es quien más fácil lo tiene para llegar a la final, se ha ganado un respeto entre sus compañeros y sus dotes de liderazgo le están sirviendo para tener controlado a casi todo el personal. Está utilizando el juego con inteligencia, aunque deja mucho que desear en su aspecto emocional en el que por momentos parece ambigüo  haciendo parecer como que tensa demasiado la cuerda sobre todo con sus más fieles.

  Sindi, goza de la protección de Pepe y de María, pero va a estar expuesta a los demás a quien no ha sabido ganarse de forma inteligente, siempre ha centrado sus esfuerzos en personas concretas descuidando a los restantes, y eso les va a dar vía libre. Dani la puede respetar por lo que significa para Pepe y puede tenerlo en consideración, pero Hugo, Ales y Ari la van a fijar como presa por la falta de afinidad con ella. Todo está en el aire. El verdadero juego empieza a partir de ahora y se empieza a notar en la convivencia donde las desconfianzas empiezan a aflorar y la falta de actividad les hace pensar más de la cuenta. Pepe está encantado por su experiencia, pero a los demás les puede venir grande a casi todos,  esta fase del juego.

24 de abril de 2012

SALIÓ NOE


  Como aquel niño tímido al que por primera vez lo sacan a la pizarra a resolver un difícil problema de matemáticas delante de toda la clase, y sonrojado empieza a colocar números sin ton ni son mientras desea que ese tiempo pase pronto y que le diga el profesor lo antes posible que se siente, sabe que en ese momento la que le está cayendo no lo puede calibrar, es como si estuviese fuera de todo, un mal trago quizás, y te sientas, con la cabeza hacia abajo sin poder articular palabra.... derrotado, casi humillado por la vergüenza, mientras oyes el eco de las risas de tus compañeros martillear en tus oidos.

  No se trata de ocultar que las matemáticas no son tu fuerte, que no tienes ni idea de resolver ese problema, desde el mismo momento que el profesor anuncia que algunos van a salir a la pizarra un extraño temor te empieza a aparecer por el cuerpo, es una sensación tensa y rezas para que tú no seas uno de esos, entre la multitud nadie sabe si lo sabes o no, pero para dentro empiezas a pensar, y cuando oyes tu nombre, ya pierdes toda noción, te levantas apresurado mientras el silencio de la clase te devora, sientes como todos te miran y te sientes clavado por todas aquellas miradas, tembloroso coges la tiza y empiezas a mirar los números, y ellos te miran a ti, y haces como que pones uno, y piensas que no tienes ni idea mientras te tiembla la mano, y lo borras, te sientes colorado, y el profesor mirándote fijamente, no tienes por donde escapar, ni te atreves a mirar hacia atrás, antes que  te pregunte si sabes resolverlo, esas décimas de segundo te matan. No le sabes responder, porque estás bloqueado del miedo, porque el miedo a veces te bloquea, anda siéntate, oyes por fin, mientras cruzas el pasillo hacia tu pupitre, notas algunas miradas raras, la tensión que vives o la vergüenza que pasas en ese interminable trayecto.


 Así presentí anoche a Noemí. Mientras estás en el recreo jugando a la pelota ni se te pasa por la cabeza lo que viene después, es justo en ese momento, de sentarte sudoroso y mientras se va apagando poco a poco el murmullo de toda la clase y levantas la cabeza y entonces le oyes decir tu nombre, de repente todo se ha borrado de tu mente, esos gritos, esos goles, la arena perdida entre tu ropa mal sacudida y te enfrentas a tu cruel realidad, te preguntas porqué, que diferencia entre hacia diez minutos y ahora, no eres consciente que aquello también forma parte de tu realidad, la otra también, y te das cuenta y sientes que no estás preparado.

  La clase la miraba en silencio, asistía a la resolución de su problema, pero ella estaba bloqueada, Mercedes le hacía las preguntas, pero ella no se las sabía. En realidad no tenía ni idea. Lo que sí pudo percibir era que esa también era su realidad. La de ahora.

 Cuando el profesor, dijo en voz alta su nombre, se pudo haber levantado y con toda la naturalidad del mundo, pudo haber dicho aquello de no lo sé hacer, posiblemente se hubiese llevado un cero en su cartilla, pero habría sido consecuente, él no tenía ni idea de aquello, no iba a hacer el paripé de levantarse, irse hacia el encerado y hacer como que sabía cuando en realidad no tenía ni idea, debió de haber sido valiente y haberlo dicho, como hacen otros muchos y no les pasa nada, a fín de cuentas solo era un cero..... pero ahora estaba pagando las consecuencias de su falta de valentía, estaba pasando un mal trago y además estaba quedando fatal, no sé lo que habrá pensado para levantarse e irse hacia la pizarra decidido, quizás el miedo no le dejó pensar, y empezó una huida hacia delante que nunca supo donde iba a terminar. Al final, abochornado y derrotado pensaba en todo lo sucedido. Ya está hecho.

No sé si debería de añadir, y ganó Pepe. Porque lo que estaba claro es que el duelo era entre ambos,  en cualquier caso... perdió Noemí.

He de reconocer que sentí una sensación extraña durante la entrevista. La ví asustada, como ausente y sobrepasada, abrumada y como si no entendiese nada de lo que allí estaba sucediendo. Desde el mismo momento que su hermana le abrazó y le dijo aquello de que se preparase para una dura entrevista, Noe quedó descolocada. Es lo que tiene volver a la realidad, lo grande de Gran Hermano que todo lo ve. Ella vivió feliz mientras permanecía ajena a todo cuánto acontecía por aquí fuera, infravaloró al concurso y lo utilizó mal, calculó mal ....

 Las mentiras solo fué la excusa a la que muchos de los que siempre deseamos que Noe no ganara el concurso acudíamos para hablar de ella. En realidad su comportamiento con Ales, con Paolo, con Fael, con Ochoa, con Marta nos traía sin cuidado. Solo son anécdotas que nos muestran como píldoras de su trayectoria, Noe no ha sabido llegar a mucha gente, no ha transmitido eso mismo que ella propugnaba, había algo que no coincidía, algo no cuadraba en ella, yo me he podido divertir mucho con ella, me he podido reir, he podido mostrarme receptivo con sus llantos o con sus ataques, pero me transmitía algo en ella que me decía que no era verdad, que algo en ella no era de verdad, y eso a veces se nota. Y te distrae, te impide acercarte a ella, te frena, no es una cosa, ni una palabra, ni un gesto, es un cúmulo de cosas que no sabes separar, que continuamente te recuerdan a otras, y éstas otras a otras más, y así, se te va formando una idea que te frena, que te impide.... lees en muchos sitios y ves lo que piensa la gente, y te das cuenta de que con mucha coincides y que piensan igual que tú, luego lees a otra gente, y piensas que a lo mejor puedes estar equivocado, e insistes en acercarte un poco más a ver, pero enseguida te das cuenta de que no..... Y así, no hay manera. Al final, desistes.


Lo demás,  forma parte del todo.

23 de abril de 2012

NADA SERÁ IGUAL

 Absolutamente todas las encuestas dan a Noemí como expulsada esta noche con bastante diferencia sobre el segundo, sin embargo los porcentajes ciegos del debate nos dieron una preocupante igualdad entre Dani y Noe. No es la primera vez que sucede este hecho en ésta edición, y curiosamente siempre teniendo a Noe como nominada. No hace falta recurrir al tópico de siempre para saber que lo que cuentan son los votos y que las encuestas apenas tienen valor alguno, tampoco es eso, las encuestas hablan de una tendencia, un estado de opinión y un deseo; en Gran Hermano por las características del sistema de voto donde una misma persona puede votar tantas veces quiera no nos permite reflejar con cierta fiabilidad el baremo de los sondeos, evidentemente el número de encuestados siempre será insuficiente con respecto al número de votos emitidos, lo que puede dar lugar en votaciones especiales a este margen de error tan grande. Aún así habría que encauzar  esta circunstancia hacía otro tipo de lectura totalmente distinta a la mera estadística, si tomamos como denominador común el nombre de Noemí que es la que durante ésta edición está suscitando semejante variable podríamos pararnos a pensar el porqué se produce éste hecho. Sin olvidar el papel fundamental que desde hace unos años están teniendo las plataformas de apoyo en el que podríamos llegar a la conclusión de que sus seguidores pudiesen ser más activos, me inclino a no dejarme llevar por la pura lógica y centrarme en las características del personaje que suscita todo este movimiento ilógico.

 Noemí, es sin duda alguna, en base a lo comentado anteriormente una concursante atípica, podría incluso a atreverme con la definición de ilógica si nos centramos en su  modo de razonar y actuar. Su concurso  ha sido casi elevado por sus seguidores al estado de lo excepcional o de lo sublime mientras que por el contrario sus detractores la ven como una vulgar y mentirosa concursante, lo que nos da pie a pensar que nos encontramos ante una actitud extrema por parte de quienes la defienden o la atacan, lo que nos hace  trasladar el  concurso hacía unos parámetros externos que en nada tuviesen que ver con el propio comportamiento de dicha concursante dentro de la casa. Noemí,  como concursante ha sido normalita, no más interesante que cualquier otro y en ocasiones su concurso incluso ha sido excesivamente previsible. No ha aportado mucho más que cualquier otro ni nos ha hecho emocionar más que otros, su actitud dentro de la convivencia ha sido repetitiva rozando a veces el patetismo con ciertos comportamientos infantiles como la sobreactuación de su lenguaje o la exageración de algunos de sus actos.


 Su protagonismo le ha sido adjudicado desde fuera, se ha magnificado en base a unos hechos concretos que igual hubiesen pasado desapercibidos en otro concursante pero que sin embargo ella inconscientemente ha convertido en trascendentes, ha ido engordando su propia bola en base a sus propias contradicciones sin ser ella misma consciente de lo que estaba suscitando al otro lado de la casa. Ella solo ha aplicado una conducta natural a unos hechos que se han sobredimensionado haciendo catapultar y trascender su imagen hasta cotas insospechadas, tanto para bien como para mal. Unas reacciones extrañas generadas desde una situación de aparente normalidad han sido catalogadas como provocación revestida de transgresión convirtiéndola sin querer en víctima de sus propias reacciones, blanco fácil a quien discutirle o justificar su conducta y  carne de cañón para quienes solo han visto un producto creado artificialmente por la televisión a través del concurso.

 Primitiva en sus planteamientos y compleja en sus resoluciones, Noemí ha enganchado la atención de los espectadores, ha generado debate y ha abierto fractura entre los seguidores del programa, argumentación suficiente para no desear su expulsión pero con motivos sólidos a sus espaldas como para desear verla fuera, como su concurso todo lo que gira en torno a ella es pura contradicción, nula  coherencia, falta de equilibrio y sensaciones encontradas, o se le quiere o se le odia sin término medio, ha sido una concursante hábil que sin darse cuenta ha hecho de la mentira o del silencio un atractivo para el concurso generando la suficiente expectación como para poner en jaque absolutamente a todas las encuestas.

 Dani, esta semana está siendo víctima de toda esa incoherencia que relataba anteriormente, el "cheerleader" de la casa en estos momentos  es el daño colateral de toda esa fractura externa que se ha producido en torno a Noemí, la presa fácil que ha de batirse en duelo con ella o el número que ha tocado, puede ganar o puede perder, desde luego si gana no será por él sino por la propia venganza que el concurso ha habilitado como punto necesario para el desenlace final. Solo es una excusa esta noche para refrendar el concurso de Noe. Dani esta noche es el hombre diana en la sombra sobre el que se fijarán todos los votos, el mercurio que medirá la temperatura de ésta edición. Un papel estelar que sin duda no será reconocido, víctima necesaria para el fondo de la cuestión o un mero muñeco sobre el que apuntar y anotar para próximas semanas. Su concurso puede tocar a su fin devorado por la realidad o etiquetarse por unas horas el papel de héroe al uso, una marioneta damnificada por las circunstancias cuyo concurso será cubierto por un ligero velo. Ha sido bonito y entretenido mientras duró, nos ha deleitado con momentos agradables que sin embargo no nos va a distraer de lo que realmente nos importa.


 Tengo todas las dudas del mundo, pero estoy deseando que llegue la resolución de la gala de esta noche,  las nominaciones...., dejar de lado todo ese maravilloso espectáculo de contramarcha y asistir a lo que sin duda todos estamos deseando, el juego en su estado puro. Atrás quedarán seguramente historias de todo tipo, risas, aventuras, decepciones, un montón de cosas que nos han hecho la edición agradable.... pero a partir de esta noche ya nada será igual.

20 de abril de 2012

UNA DE PELÍCULAS

 Pepe tiene un problema con Pipi, y se llama desconfianza. Pueden convivir al mismo tiempo en una persona los términos amor y desconfianza?. Según el comportamiento y la actitud de Pepe, sí. Cuando aplico el término amor, en este caso, me refiero a aprecio, cariño y todos esos conceptos derivados de la complicidad surgida entre ellos durante la convivencia, no confundir los términos con las famosas cuatro letras a las que se refería Noe. Pepe le aplica a Pipi la misma máxima que le aplica a todos, si estás con ellos es que no estás conmigo, si estás conmigo es que no puedes estar con ellos, si estás con ellos y conmigo, te estás montando una película que yo no me la creo. Todo viene desde el acercamiento de Pipi hacia Cristian, gestos que Pepe observaba en silencio y cuya gota que le colmó el vaso de su propia película fué el deseo de que se quedase Cristian en la repesca en vez de María. Ahí Pepe pensó que las dudas que tenía se acababan de confirmar, nunca lo entendió y siempre dudó de la argumentaciónn que Sindi le dió. 

  Aún así, según él, sus sentimientos hacia ella permanecen intactos como el primer día, pero conviven con su propia descnfianza hacia ella. Esta forma de pensar y de actuar es muy personal, hay que entenderla como parte de esa relación peculiar que mantienen desde casi el principio. Pepe no ha sido sincero con Pipi ni Pipi ha sido sincera con Pepe, han pactado una convivencia basada en el apoyo y la protección mutua que ha ido desarrollándose en el tiempo y derivando en una idealización extrema por parte de Pipi hacia el bailador llegándola a confundir por momentos con el amor y provocándole una no menos importante confusión de sentimientos, se sintió extrañamente inmersa en un cruce incontrolable de conceptos, amistad o amor, algo raro en ella. Pipi nunca nos ha mentido cuando ha dicho que estaba confundida, la línea que se le presentaba era muy delgada como para poder discernirla con claridad, actuaba de manera distinta a como pensaba, tenía gestos de amor que sin embargo no correspondían con sus sentimientos, le necesitaba, le extrañaba, le echaba de menos, necesitaba su presencia, su contacto, sin embargo se sentía frenada en sus impulsos, y se autoconvencía de que lo que estaba haciendo formaba parte de una bonita amistad. Siempre nos negó algo más que eso, pero nunca nos negó que estaba confundida, lo dejó en el aire, confundida de qué nos preguntábamos y ella nunca supo responder, simplemente estaba confundida, nos decía.

  Por su parte, Pepe aceptó esa relación, él siempre supo de esa confusión que mantenía en vilo a Pipi pero tampoco nunca se quiso pronunciar, se fijó un muro entre los dos y él si que supo discernir de esa delgada línea proponiéndose nunca tener la tentación de cruzarla. Pudieron hablar, pero nunca lo hicieron, Sindi siempre se desahogó con Marta y Pepe siempre ha guardado su propio secreto manteniéndose firmemente cerrado al tema. Pepe condujo el proceso y lo encauzó hacia la convivencia, le dió a Pipi hasta donde le podía dar, y ésta recibió más de lo que ella misma esperaba. Pactaron inconscientemente el secreto entre ambos de no cruzar nunca esa línea prohibida a cambio de una buena convivencia basada en el respeto mutuo, Pepe sintió que ella tras la entrada de Sergio y su acercamiento a Cristian había roto ese pacto, y empezó a sentir desconfianza hacia ella, inconscientemente la palabra traición asomó en el interior de Pepe, pero él se tenía que mantener fiel a ese pacto por su forma de ser, la misma que le delata y lo deja caer cada dos por tres sin pronunciar nunca la maldita palabra, pensarlo lo ha pensado. 

  Empieza una guerra psicológica entre ambos declarada abiertamente por Pepe basada en las indirectas con el único fín de que Pipi reflexione y se de cuenta del error que ha cometido incumpliendo su palabra. Da la sensación de que sus palabras es un contínuo reproche y que ese fallo va a pesar como una losa que Pipi tendrá que asumir hasta el resto de sus días en la casa, no es así, solo es un estrategia para provocar la vuelta a sus orígenes de Pipi pero sabiendo que le ha perdonado esa vez pero no habrá otra, una forma de asegurarse su fidelidad en base a un chantaje emocional. Pepe le ha abierto de nuevo los brazos, pero le advierte continuamente. Las formas están hiriendo a Pipi, en ese aspecto Pepe peca de insensibilidad, pero Pipi no lo puede evitar, se recrea en su argumento de llevarse bien con todo el mundo, y Pepe le dice que se está montando una película, añadiendo además siempre con la puntilla de ser una peliculera. Pepe la está llevando al límite, está apretando con fuerza en la herida de Pipi porque sabe que el paso que ha dado Pipi es definitivo, solo está marcando de nuevo territorio y quiere tener la seguridad que de nuevo no le va a traicionar.

   Pepe quiere a Pipi, y Pipi quiere a Pepe. Y hasta en los mejores amores existen  conflictos. Ese cultivo que ha ido creciendo en el interior de los dos es inevitable e imposible de ocultar. Pepe disimula mejor que Sindi, le encanta hacerse el dolido y la víctima como un enamorado herido, y como tal,  solo trata de llamar la atención de Pipi; Pipi ha vuelto a sonreir, está hasta las narices de las formas de Pepe y de sus contínuos reproches, maldita la hora piensa de vez en cuando, pero le necesita. Necesita a Pepe como tal vez nunca ha necesitado a nadie. Ahora no tiene esa confusión  de sentimientos que antes tenía, ahora los tiene claros. Le necesita. (Observe el lector que he estado a punto de escribir le quiere, pero despúes de escribirlo, lo he cambiado por le necesita).

   Todo como en una película de amor, se quieren pero no se aman. Si cada año la casa está ávida de películas de amor, ésta sin duda, es la mejor.

19 de abril de 2012

LOS SECRETOS DE PEPE


  Yo creo que una de las características que está llevando en volandas a éste concursante hasta la final es su propia PERSONALIDAD y la forma en que ha sabido conjugar el concurso con arreglo a su propia persona, el equilibrio entre lo que eres y lo que muestras nos ayuda mucho a los espectadores sobre el tipo de concursante que tenemos enfrente, siempre será una puerta abierta al mejor conocimiento de esa persona. Todo su comportamiento dentro del concurso ha girado en torno a su personalidad, sus pensamientos, actitudes, sentimientos han mantenido un equilibrio persistente desde el primer minuto hasta el último, no le hemos observado cambios importantes en su trayectoria dentro de la casa, ha sabido mantener una coherencia identificativa con arreglo a su propia personalidad tanto en lo interpretablemente bueno como en lo malo.

   Se nos mostró dubitativo los primeros días, inseguro y solitario para a raíz de su enfrentamiento con David empezar a adquirir protagonismo dentro de la casa, fué aquel un punto de inflexión ya que desde ese momento fuímos tomando conciencia de su papel real dentro de la casa y él afianzándose en el rol que le estaba tocando a partir de ahí. Supo desde ese mismo momento que su concurso no iba a ser fácil, sin embargo no varió ni un ápice su comportamiento. Fue  ganándose a gran parte de la audiencia poco a poco, y tras ser nominado las primeras veces empezó a sacar a relucir esa parte de él rencorosa y vengativa hacia los que empezaban a dislumbrarse como sus enemigos. Se dio cuenta enseguida que aquello era una verdadera batalla de roles y que él debiera hacerse sitio a base de mantener sus propios principios, utilizó su propia coherencia personal para discernir entre lo que la gente podría esperar y lo que él era realmente y optó por mantenerse fiel  a su propia personalidad, él decía, si me ha nominado es que es que no me quiere aquí dentro, y si no me quiere aquí dentro es que es mi enemigo, si es mi enemigo, yo soy su enemigo. Esa fué su simple interpretación del juego y en base a esa máxima estableció su propia linea a seguir.


   A Pepe lo metieron de lleno en el propio concurso los demás, y él no tuvo otra alternativa que aceptarlo o morir, lo reconoció públicamente que él había ido allí a ganar y a partir de ahí no dudó en afrontar su convivencia como una anécdota dentro de lo que era su propia supervivencia. Empezó a separar a las personas e hizo su propia clasificación, la EMPATÍA que empezó a sentir por Sindia, tras demostrarle ésta su admiración le ayudó a certificar su propia trayectoria, vio en ella el apoyo necesario para creer aún más en él mismo y empezamos a conocer una faceta nueva bromista y desenfadada. La entrada de Aris en el concurso y la forma con  que le hizo frente a sus provocaciones nos dio una señal inequívoca de la extraordinaria SEGURIDAD  con que  éste concursante había empezado a asumir su propio rol en la casa.

  Tras la aparición de Marta, llevada de la mano de Sindi hacia él, establecieron un búnker emocional a base de apoyo permanente y defensa mutua, daban la sensación de automarginarse del resto del grupo y se  montaron su propio micromundo dentro de la casa, vivían y se divertían al margen y crearon en torno a ellos un caparazón que empezaba a ser visto con recelo por parte del resto de la casa. Durante ese tiempo Pepe nos dió muestras de una capacidad para el afecto y las emociones hacia sus compañeras que fue bien valorada por la audiencia pero mal vista por algunos de sus compañeros, con lo que la etiqueta de víctima empezó a revolverse a su propio favor empujado por la envidia de algunos de sus propios compañeros. Hecho que no le impidió seguir dándonos muestras de una FIRMEZA creible en sus propios razonamientos, confió en los suyos y desconfió de los demás.

  Poco a poco, su CARISMA fue traspasando la pantalla empezando a ser considerado como uno de los favoritos desde este lado mientras en la casa la mayoría de los concursantes empezaron a descubrir una personalidad propicia para establecer lazos, Hugo y Ales prácticamente se integraron en su grupo a base de bromas, charlas y complicidades, Noe hizo pública su simpatía hasta considerarlo como uno de sus mosqueteros y solo la resistencia de páter, Michael, Cristian y Ari le hizo seguir en alerta mostrando una DETERMINACIÓN  ciega en todo aquello en lo que creía. Durante este tiempo nos ofreció los episodios más trascendentes, fue donde pudimos ver el verdadero Pepe de la edición y en el que  sacó todas sus luces y sus sombras a relucir, su conducta seguía siendo admirada pero se le empezaron a ver costuras que empezaron a no gustar sobre todo a éste lado de la pantalla lo que indirectamente le fue convirtiendo en un concursante clave e imprescindible por todo lo que representaba.


  La evolución de la mayoría de los concursantes se ha desarrollado a su sombra, por afecto o por defecto, sin duda su concurso ha sido sobre el que ha girado la mayoría de los acontecimientos si exceptuamos las tramas aisladas de la sección parejas desde donde ha emergido una Noe que parte de la audiencia ha elegido como su contraprestación para futuras batallas, desde aqui la hemos puesto enfrente aunque desde dentro no tengan la misma sensación. La conducta de Pepe ha sido en todo momento AUTOCOMPLACIENTE, por momentos egoista y muy personalista, ha dado la sensación por momentos de ser el centro de todo su concurso, él y solo él es lo que realmente cuenta y lo que le interesa, ha dado motivos para pensar en infidelidad hacia sus amigos y nos ha brindado episodios de  soberbia en los que él era lo único importante, sin embargo también nos ha dado muestras de una inusual SINCERIDAD arriesgada que le ha causado infinidad de problemas pero que también  ha terminado por inclinar su propia balanza.

 La otra noche, durante el video de los amigos y familiares, por primera vez le vimos llorar y sacar hacia fuera sus propias emociones, cosa que había contenido hasta los extremos en su afán de no dar muestras de debilidad. Su humor irónico a través del que lanza sus propios mensajes le hacen difícil de entender por momentos, sin embargo aquellos que  le van conociendo mejor dentro de la casa lo ven como parte de su propia personalidad, "ya sabemos como es", aunque de lugar a equívocos a veces intencionados como suele hacer con Sindi, desde este lado  esa peculiar forma de expresión está creando dudas en su interpretación. Su nobleza, su presencia, su autoridad dentro de la casa es indiscutible, pero quizás su expresión a la hora de demostrar sus emociones es lo que le hace realmente TRANSPARENTE  a todo y a todos.

18 de abril de 2012

MIEDO DE SILENCIO


   Existe en toda edición ese punto de inflexión que nos hace mirar hacia atrás, o seguir adelante, ese cruce de caminos en el que uno a veces no sabe por donde tirar. Hoy es un día de esos. Siento el hartazgo de estar viendo una planicie enorme e interminable, la monotonía de unas frases repetidas o de unos gestos rutinarios. Es volver a lo mismo y yo no quería eso. Quién habrá accionado el maldito punto muerto donde nos encontramos con la nadería más absoluta  y perplejos expectantes mirando la pantalla?. No hay negritas y eso a veces dice mucho, nos dejamos llevar y por momentos nos asomamos a ver nuevas letras que  siempre nos conducen al mismo sitio.

   Somos lo que son, y actuamos por lo que nos muestran, si ellos esperan nosotros también, que alguien haga algo, porque parece que de un lunes a otro  hay todo un mundo. Qué esperaba? me preguntaba anoche, no sabía contestarme, y mañana qué?, me decía, no puedes hacer nada pero invéntate algo!. No somos inventores sino simples narradores de sentimientos, de hechos y ahora de pausas. Y cuesta mucho narrar una pausa, un vacío, un silencio. Como si el mundo se hubiese detenido a repostar para seguir moviéndose. Me llegan señales de nominaciones pactadas, de que las aguas se calman y presiento que es tiempo de espera. Nadie lo dice con convicción, pero, cuando el hastío se convierte en náusea la espera se hace eterna.

   Donde está la música, esos gritos, esos llantos?, debería estar prohibido caer en la desidia y en el abandono, quedarse a merced del tiempo y dejar correr el reloj. Donde está esa vida, la chispa de esa risa o aquellas prisas por llegar siempre tarde…? fuera,  y aún hay quien no lo reconoce,  pero nada ya es igual y maldita fue la hora. No hay color, ni apenas calor,  ni bandos sobre los que basar nuestras palabras, solo intuiciones y muchas, muchas  sospechas;  hacia donde nos dirigimos mientras tanto viendo las horas pasar?, todo se detiene hasta dar un paso más, lentamente, muy lentamente, paso a paso diría yo sin lugar a sorpresas, sin zancadillas ni lazos donde apretar,  no hay trampas, ni emboscadas, ni peligros, solo un tiempo muerto que aburre y que nos mata y sin embargo a ellos entretiene, les da seguridad, tanta que les impide tentar al mal, dejarlo correr y esperar pueden pensar mientras nosotros morimos poco a poco en una agonía silenciosa. Qué pasa? nos preguntamos donde están….

   Si ellos se detienen, nosotros también. Si ellos callan o dejan de gritar, nosotros también, y volvemos donde ayer, a empezar de nuevo aunque ya es tarde, solo su permanencia nos inquieta, ausente de peligro miramos a los demás por donde han de pisar, están atentos y nosotros también. Nos vigilan y les vigilamos, todo se ha tornado suspicaz, exprimimos las palabras y hurgamos el más allá, leemos y callamos mientras tanto esperando alguna señal. Qué agotador se hace el silencio cuando nadie te llama…, sólo el tiempo pasa y sólo esperas, y un día más….

   Estoy harto de volver a las mentiras, repetirme con risas infantiles o silencios pactados, les veo planos y sin ganas, escondidos y atrapados, agazapados, rígidos y con miedo, con mucho miedo. Autómatas del tiempo y prisioneros, caretas que aún se han de romper y preparados para todo lo que pueda  venir, no transgreden ni quebrantan, se alejan de esa línea envenenada  que presienten , solo calculan, suman o le restan al miedo, se acercan o se alejan pero siempre sonríen, asienten y presienten. Todo llegará, más no sé si podremos soportar este silencio mientras tanto.

17 de abril de 2012

"BYE BYE, SORAIDA"

  Qué poco cuesta tener fe en el propio formato y dejar que la propia espontaneidad de los concursantes nos vayan dictando los pasos a seguir, sin interferencias ni provocaciones, solo la propia inercia del concurso nos da elementos suficientes para sentarnos un lunes por la noche y con solo mirar la pantalla ver que también somos capaces de ver una gala divertida. Para eso hay que dejar aparcado aquello que venimos mucho tiempo denunciando. Sé que cuesta, pero se podría intentar más a menudo. No hay peor argumento que aquel que se nos viene impuesto desde cualquier parte que no sea intramuros.  El día que creamos que los verdaderos protagonistas de todo son aquellos que tenemos encerrados en la casa sin duda nos sentiremos mucho más identificados con el programa, que no necesita de “Sergios, Paolos ni Faeles” para hacer una buena edición. Los ex-concursantes, los ex-ganadores, los ex-novios solo deberían ser lo que son y aceptar que el momento por ahora, le pertenece a otras personas.

 Porqué, me pregunto, si sus seguidores dicen de ella que es la alegría de la casa siempre tenemos que estar viendo videos de Noe llorando amargamente o con estados de ansiedad?. Porqué, me pregunto, si los que vimos el viernes por la noche la fiesta en directo tuvimos que ver ayer los videos de Pepe y Sindi peleándose en un corta-pega chapucero cuando lo que se produjo realmente fue un acercamiento entre ellos?. Porqué, me pregunto, no nos pusieron esos momentos divertidos que los hubieron también y muchos en torno al “play-mating”, y solo nos ofrecieron la versión “drama” de la fiesta?.


 Comenzó la gala con una serie de videos entretenidos, recuerdo aquel que en el repaso de la prueba mientras hacían ejercicios de relajación, Pepe se quedó dormido mientras sus compañeros se fueron yendo todos a la señal de Ales y la cara de desconcierto del bailador al darse cuenta. Repaso del confesionario de Fael y de las virtudes de Ales entremezclados con las diferentes expresiones de Noe que se erigió en la protagonista de la primera parte de la gala. Quizás la certificación de Fael de que Noe no le había dicho nada en Brasil de su relación con Ales fue lo más llamativo. El aviso de que había gala les pilló a todos con el paso cambiado, momento Hugo en la cama y siendo despertado por la propia Mercedes y las prisas para enviar a la sala de expulsión a los nominados con la misma Maria en pijama fue otro de los momentos sorpresa de la noche. La escena de la petición del deseo de Dani, boca con boca y demás discusiones sobre el aliento nos dio paso a la sala de expulsión que por un rato bastante grande se convirtió en el centro de todo. Video de Dani donde pudimos contemplar el éxtasis que le supuso ver a su perro y a sus abuelos quedando por momentos en estado de shock no llegando a poder articular más que la frase “que guay tio” “que guay tio”, así hasta hasta el infinito.

 Cristian fue el expulsado por segunda vez con un cuarenta y nueve por ciento de los votos. Él lo esperaba, nosotros también. Sus excusas de querer marcharse suenan rancias desde hace días, empezó el concurso como perdedor, fue repescado como perdedor y se marcha como perdedor, es un concursante que nunca ha sabido jugar, que ha dinamitado más su tiempo en la casa en palabrería barata que en disfrutar de la suerte que ha tenido al ser elegido por dos veces, Cristian ha sido de esas personas “no Gran Hermano”, siempre eligió mal y decidió peor. Ni siquiera será historia. Cuando en la próxima gala Marta se siente al lado suyo en plató lo veremos aún más pequeñito de lo que es.

 Nominaciones con sorpresa, ya que les pusieron los videos de los amigos y familiares y sin sorpresa, ya que salieron nominados Ari, Dani, (eternos nominados me temo) y Noe. De nuevo Noe en la picota y con los argumentos a su favor que parecen desgastarse por momentos, pero no termino de ver a los otros en la calle, aunque son de esas nominaciones que por momentos darán lugar a la duda. En líneas generales, la gala estuvo entretenida y por momentos fue divertida, sin necesidad de tanto circo por medio salvo el que emanaba propiamente desde dentro.

 Los tres nominados han tenido trayectorias dispares dentro del concurso. Noe ha sido protagonista durante mucho tiempo aunque poco a poco se tiene la sensación de que se le va apagando la estrella conforme dejan de alimentarle artificialmente sus propios argumentos. El tema de sus mentiras ya cansa, su relación con Ales parece que se dirige hacia un universo plano, Fael  y Paolo ya desaparecidos  y la puntilla de sus amenazas con abandonar el concurso la están desgastando a pasos agigantados; la argumentación mostrada desde el confesionario para su marcha diciéndonos que se iba por no querer ver mal a María rozaba lo esperpéntico.

 Dani y Ari nos ofrecieron anoche algunos de los momentos más entretenidos. Dani copó la segunda parte de la gala con sus ocurrencias de “friki intelectuado” siendo perfectamente secundado por Ari.  Genial estuvo el momento “Soraida” y su camino hacia la libertad, “bye bye Soraida, que seas un pájaro y que vueles” después de haberse informado debidamente de que los caracoles eran hermafroditas, no suelen comer pan y si están mucho tiempo metidos en un baúl se suelen aburrir bastante. Algunos puntos de éstos dos en el confesionario fueron realmente hilarantes, sobre todo viendo las expresiones de Ari  a cada desgraciada ocurrencia nueva que se le iba ocurriendo al burgalés.

 El concurso de Dani ha sido ascendente, empezó con muchas dudas y poco a poco se ha ido ganando  la casa a base de  “danidadas”, no es que sean mejores o peores, es que han sido aceptadas por la mayoría y eso le ha ido abriendo hueco. En otras situaciones habría estado en su casa desde hace semanas, porque ha sido el concursante que más información del exterior con diferencia ha dado a la casa, lo que pasa es que lo ha hecho con esa manera suya tan personal y sibilina que ni siquiera ha sido tenido en cuenta. Sus taladradas preguntas siempre suelen llevar intención, pero si las acompañas con esa risa patética en la que solo se ríe él de él mismo y los demás se ríen de verlo a él reírse de él mismo, al final la pregunta se ha diluido en el espacio. Nadie logra captarlo de manera seria, ironiza con su papel y se aprovecha de la situación, se entera de todo a lo tonto y además con el mérito de que nadie es capaz de ponerle una mala cara.

 Lo de Ari es de estudio. No ha sido una concursante brillante, de hecho ha pasado la mayor parte del concurso desapercibida, los argumentos que nos ha dado no han sido muy creibles ni atractivos. Aparece y desaparece como el Guadiana, parece que está en todos los salados pero a la hora de la verdad siempre nos acordamos de ella como acompañante de algo, como secundaria.  Ella dice que tiene mala suerte y que todos los que se acercan a ella, terminan saliendo, bueno, algo de cierto hay, parece que les repele. Ha vagabundeado por el concurso en busca de una complicidad que le ha llegado con cuentagotas y eso la ha oscurecido mucho, podría haber dado más si hubiese decidido desde un principio concursar sola. No disgusta, pero tampoco atrae lo suficiente. Esta semana puede ser salvada por las circunstancias, pero se podría estar intuyendo su pronto final.

16 de abril de 2012

FUERA DE JUEGO.... Y DENTRO


   Noe tiene todo el derecho del mundo a jugar todas sus bazas. Puede hablar o callar. Está utilizando las mismas armas que cualquier otro y eso es innegociable. No podemos separar de nuestro punto de vista el lugar donde nos encontramos y saber sobre todo que esto es un concurso, una competición donde el fin último es ganar. Se ha estado debatiendo mucho éste fin de semana sobre el tema y las opiniones como siempre dispares, sin duda todo el asunto está basado en la interpretación del juego y sus posibles consecuencias, es indudable que el mismo juego nos da a veces los medios necesarios para utilizarlo a nuestro antojo y según nuestros intereses, podemos ver en el siguiente ejemplo como la utilización de éstos medios puede incidir de manera determinante en el desarrollo del mismo y de ahí todo el revuelo que nos ha llevado éste fin de semana de cabeza y lo que nos queda. Imaginamos la escena  cuando un delantero ante el leve contacto con un defensa se cae dentro del área, un lance aparente normal del juego que puede ser dilatado hasta sus últimas consecuencias. A veces, se producen jugadas polémicas en las que no logramos alcanzar a saber ciertamente si la caida ha sido intencionada y provocada por el propio delantero en un intento de engañar al árbitro, o es que de verdad el defensa le ha tirado.

   En el primer caso está arriesgando, hace trampas,  pero solo busca un fin, que le piten el penalti para poder poner a su equipo por delante. Él sabe que no hay falta pero su instinto le lleva a dejarse caer al suelo por si acaso. Su estrategia es engañar al colegiado, él sabe que puede conseguirlo o que no. El riesgo que conlleva esta acción es proporcional al beneficio que obtendría en caso que conseguir que el árbitro picase. Intenta engañar, sabe que puede ver tarjeta amarilla por su acción si lo descubren y ser reprobada su conducta, pero también sabe que si el árbitro cae en el engaño está favoreciendo a su equipo y le está ayudando a conseguir el objetivo final, la victoria. La decisión no es fácil, pero podría formar parte del juego. Puede ser descubierto o no. Podría darse el caso inverso, que el jugador hubiese caído tras ser empujado por el defensa y que el árbitro no hubiese pitado el penalti, a pesar de ser claro el empujón, daría a lugar a una situación injusta y bastante criticada por parte del árbitro, y que sin embargo todos aceptaríamos como parte del juego.


  En el caso del símil anterior, si yo fuese árbitro, no me gustaría que me engañasen. Puesto que de la misma forma que el jugador intenta con el acto favorecer sus intereses, al mismo tiempo, perjudicaría los mios, pondría mi imparcialidad en entredicho. Si esa jugada la trasladásemos a la grada, los partidarios del delantero se habrían levantado de sus asientos en la jugada y habrían reclamado el penalti de forma instintiva aún dudando de que lo sea, por el contrario los del equipo contrario reclamarían la tarjeta para el jugador y dirían que se ha tirado. En todo caso, tanto si el árbitro pitara el penalti como si no lo pitara, todas las miradas se dirigirían a él exigiéndole una cosa u otra. La duda se mantendría en el ambiente, la confusión daría que hablar y sin  embargo el hecho en sí, estará grabado para por fin, tras revisar infinidad de repeticiones, cada uno poder dilucidar si el árbitro tenía razón o la tenía el jugador. Lo que es evidente es que la polémica estaría asegurada.

  Hay que comprender al jugador, pero también al árbitro de la misma manera que tendríamos que comprender a ambas aficiones. Todos tienen sus razones y la verdad es única,  pero los matices según convengan  pueden ser interpretables. Lo que no se puede poner jamás en duda es de la intencionalidad que se pretendería con el acto, que no es otra que la consecución de un fin. El debate estaría abierto y la polémica servida. A mí, no me gusta que me mientan, y creo que a nadie le gustaría aunque formara parte de unas de esas dos aficiones. Sin embargo, si esa mentira favoreciera mis intereses, estaría dispuesto a pasarla por alto, aunque no me gustara.

  Noe, desde el mismo momento que sucedió su affaire con Fael en Brasil decidió ocultar los hechos. Lo comenzó desde el mismo momento que se fue al confesionario. Desconocemos si forma parte de una estrategia o es un acto de autodefensa para salvaguardar su relación con Ales. Fue su decisión y como tal respetable, pero al igual que en el ejemplo anterior su opción conlleva riesgos de ser interpretados de una forma u otra. Cuando llegó de vuelta a la casa, Ari le contó que Ales la había estado echando en falta y le había echado de menos, sin embargo antes había dicho Noe que cuando llegara se lo contaría todo. Seguramente tras oir a Ari, rectificó y decidió seguir ocultando la verdad. La actitud de Noe es susceptible de ser interpretada, y por tanto aceptada o rechazada, pero la verdad sigue siendo única.

  Este tema pasaría absolutamente desapercibido si Ales no existiera, pero Ales forma parte del concurso y forma parte inseparablemente de la actitud de Noe. No podríamos separar esa parte del todo por mucho que se intente o se quiera, y desde el mismo momento que se debiera reconocer la participación de Ales en toda la polémica, habría que tener en cuenta que el derecho de Noe a ocultar la verdad termina donde empieza el de Ales a saberla. Por tanto no se debería juzgar el comportamiento de Noe en éste aspecto en concreto sin tener en cuenta el de Ales, aunque ambos concursen solos y eso sea innegociable. Es como si el delantero se tirara al suelo ignorando que por allí hay un árbitro que lo está siguiendo y una grada que le va a aplaudir o a silbar. Él persigue su objetivo, pero para conseguirlo de esa forma deberá fintar las reglas del juego y engañar al árbitro.

  No quisiera llegado a éste punto pasar por alto la opinión de Pep en el hilo del fin de semana donde nos hace ver la siguiente frase que resume perfectamente el quid de la cuestión: “el que dice una mentira no sabe qué tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de la primera” (A.Pope). Si al terminar el partido la prensa le preguntase sobre la jugada en cuestión el propio jugador  contestaría tajante que le han empujado y que sin duda había sido penalti, si por el contrario le preguntaran al defensa diría todo lo contrario. Cuando se utiliza el medio que ha utilizado Noemí para hacer valer sus bazas sin darse cuenta está creando un círculo sobre sí misma del que le va a resultar difícil salir, para sostenerlo debería contar con complicidades y aliados de los que no dispone, la sensación de soledad que ella misma está percibiendo al seguir adelante con su plan la hace susceptible a cualquier tentativa de ser descubierta y ver desmontada toda esa tela de araña que sin darse cuenta se ha ido tejiendo alrededor de ella. Eso le hace infeliz y en alerta permanente, lo que sin duda está minando su carácter y su concurso, y nos explicaría toda la susceptibilidad que le emana ante cualquier frase, gesto o duda de ser descubierta. Poco a poco es como si se viese prisionera de ella misma y su círculo y al verse observada y descubierta mostrarnos las reacciones que nos está mostrando como la amenaza continua de abandonar el concurso.

  La conversación entre Noe y María fue la prolongación de la intencionalidad de María en dar a conocer la dualidad de la canaria y sus contradicciones, queriendo resaltar la falsa imagen que se tiene dentro de la casa con respecto a fuera a base de refrescar continuamente el tema de su despedida y el famoso “cuida a Julia” como forma de llamar la atención a sus compañeros sobre su verdadera personalidad. Está intentando que a través de algunos gestos, ellos mismos vayan llegando a conclusiones y puedan conocer la trascendencia que algunos actos que rodean a la canaria están teniendo fuera y que dentro están pasando desapercibidos. María sabe que su tiempo se agota, que no puede dar información del exterior y no duda en llamar la atención sobre la  canaria a base de señales. Noe se ha dado cuenta de sus intenciones y con la excusa de una frase que una dijo que había dicho la otra y que la otra niega haberlo dicho han dejado declarada abiertamente su guerra. La una intentando desenmascarar a la otra y la otra viendo amenazada su inmunidad y que todo poco a poco se vaya sabiendo. Las consecuencias no se hicieron esperar, y al poco tiempo Noe amenazó con marcharse de casa por segunda vez y por segunda vez haber llegado a algún tipo de acuerdo con el súper para no hacerlo, dando a entender sorprendentemente a sus compañeros que todo dependerá a partir de ahora de la actitud de María hacia ella para volver a replantearse su decisión.


  En la tarde del domingo, algunas voces del exterior pusieron en alerta a algunos concursantes que pudieron llegar a entender que Noe había estado liada con Fael, la noticia corrió como la pólvora por la casa llegando a los mismos oidos de Ales y del resto de concursantes. La reacción del primero no pasó desapercibida para nadie incluida la propia Noe que le estuvo interrogando para ver el alcance de las consecuencias.





13 de abril de 2012

SALIÓ MARTA

 No es porque no supiéramos que podría pasar, porque lo sabíamos, y me temo que incluso estábamos preparados. Aún así, albergábamos un mínimo de esperanza de que no ocurriera. Pero ocurrió. Se marchó.  Es la sensación que se te queda, aún sabiendo que podría ocurrir. No por esperado menos doloroso. Fue como un puñal que se clavó de forma definitiva, mortal. Es ese segundo que desde el mismo momento que se pronuncia ya sabes que no hay marcha atrás, esas palabras que ya no puedes parar, piensas que no va a salir, esperas hasta el último segundo por si acaso… pero al final se pronunció su nombre. Es impotencia, dolor, rabia, indignación, pero sobre todo tristeza. Mucha tristeza. Desde el mismo momento que fue pronunciado su nombre, lo primero que pensé es que Gran Hermano había quedado herido, muy herido. Se le había asestado el golpe en el peor sitio, donde más duele.

  Anoche no se fue Marta. El nombre de Marta es lo de menos, apenas son votos que expulsan a un concursante como cada semana pasa. Es lo que representaba  Marta. Anoche se cruzó esa maldita línea, la que muchos temíamos que algún día se traspasara de manera definitiva. Ella significaba esa frontera que siempre quisimos preservar, ese territorio que creíamos nos pertenecía por derecho y por el que siempre habíamos peleado. Esa inocencia con la que como ilusos  soñábamos  cada año. En Marta encontramos muchos el bastión de nuestra propia supervivencia, no nos aferramos a ella por como es o como deja de ser sino por lo que suponía de resistencia frente al empobrecimiento y el bastardeo del formato, era un símbolo que nos alentaba con cada uno de sus movimientos, con cada sonrisa, con cada llanto a no claudicar ante la irremediable degeneración del concurso y a preservar ese punto de pureza que siempre hemos defendido.

  Marta nos ha enseñado muchas cosas, nos ha regalado muchas cosas, pero sobre todo nos ha ayudado a seguir creyendo. Hacía mucho tiempo que no veía a la gente emocionarse tanto con un concursante. La más débil, la más pequeña, esa frágil  muñeca de cristal  que parecía que en cualquier momento se iba a romper y saltar en mil pedazos, esa maniática de la pinza y de las posturas imposibles, la loca desmaquillada que anoche nos puso un nudo en la garganta mientras la veíamos llorar como una cría para en cero coma regalarnos la más bonita de sus sonrisas y contagiarnos de su alegría, esa mocosa que nos ha abierto el manual de la nobleza y del cariño que se pude sentir hacia alguien a quien de verdad se quiere, esa minucia de concursante anoche nos robó un poquito el corazón. No fue fácil abstenerse de sentir las emociones que siempre habíamos demandado y que anoche nos brotaban con su presencia. Hemos perdido a una nefasta concursante pero hemos ganado una de las más maravillosas personas que han pasado por Guadalix en toda su historia.

  Pero el camino sigue, y con su recuerdo no tenemos más remedio que seguir hablando de las cosas que van sucediendo en el concurso, aunque maldita las ganas que en un día así uno tiene, porque si alguien me dice que en éste momento tengo que quitarme de la cabeza la imagen de Marta en esas maravillosas madrugadas de risas y correrías para tener que hablar de Noemí y de la visita de Fael, del bodrio de partido o del paripé formado alrededor de esta concursante,  de verdad que no me lo podría creer ni yo mismo.  Las dos tramas importantes de la gala giraron entorno a las relaciones de pareja Hugo-María y Noe-Ales, lo que es indicativo de hacia donde nos quieren reconducir el programa, solo la entrevista de Marta fue un oasis en medio de tanta parafernalia. Son cosas que suceden, como la decisión de Hugo de poner fin a su relación con Julia para centrarse en María al menos mientras dure el concurso, las reacciones de Pepe, de Sindi y de María sobre todo al conocer la expulsión de Marta o unas nominaciones marcadas por la cantidad de puntos disponibles según el personaje elegido marcaron el tempo necesario para adornar una gala extrañamente anárquica. Las nuevas perlas de la grada de reventados añadieron la sal necesaria que nos faltaba para terminar de ponernos de más mal humor que estábamos por esos momentos donde una vez más se llevó la palma el cura con sus “misericordiosas” apariciones. Tuvo su lado positivo, no creais, mientras oíamos al cura,  a Berta o a Sergio más empezábamos a echar en falta a Marta.

  Y luego estuvo la otra parte. Todo el circo formado en torno a Noemí, según Mercedes, “lo mejor que teníamos” para enviar a Brasil, todo un detallazo y un lujo para lo que anoche les faltaba a nuestros oídos. Con invitado especial como comentarista de un partido ridículo se había avisado a Nico Abad de Deportes Cuatro, el pobre yo creo que estuvo hasta colorado todo el rato haciendo lo que estaba haciendo, y en ese momento me preguntaba cuando le ví si no estaba confirmado el partido ya de antemano. Duda que me disipó Mercedes, justo en el mismo momento en que nos indicó que se cerraban los teléfonos y mandó a calentar a los tres futbolistas que esperaban detrás de ella pero en Guadalix, sin tiempo a saber cual había sido el veredicto,  la reacción fue inmediata desde el pinganillo y la resolución cantarina. Una cámara fija  detrás de Noe, otra detrás de Fael y otra detrás de Ales, todo un despliegue de medios técnicos para que nadie perdiera detalle de los gestos o las palabras que de ellos saliese.

  La confirmación de la noticia de la entrada de Fael estuvo dividida entre las agencias que nos informaban que iba a plató y las que decían que iba para Guadalix, por supuesto nadie lo podía saber, como tampoco acertamos muchos a saber lo que hacía Paolo en plató salvo darle palmaditas a su amigo Sergio. Todo un circo montado alrededor de la nueva diosa de las palabras gorgoritas servido en bandeja para su lucimiento personal  con todo un despliegue  de efectos preparados para ensalzar su historia. Aquí hago un inciso sobre Ales para decir que solo espero lo que todos esperamos de él y creo que todo el mundo me entiende.
Podríamos contar muchas más cosas de las que ocurrieron, pero me parecen tan innecesarias y superfluas que quedan veladas detrás de esa sensación de rabia y de impotencia que se me quedó después de la gala tras ver como se desarrollaron todos los acontecimientos. Desde el principio hasta el final.

12 de abril de 2012

VEINTICUATRO MINUTOS

  Había dormido bien,  me había reído y he estado tranquila todo el día, pero conforme se iba acercando la hora parecía como si algo me pesase, poco a poco he empezado a sentirme mal. No sé lo que me pasa, noto su brazo sobre mi hombro y eso me tranquiliza, la mano de Sindi agarrada fuerte a la mía como queriéndome retener aquí. Este silencio me mata, la espera mirando ese ojo esperando que en algún momento cobre vida y aparezca Mercedes. No quiero, hoy espero que nunca aparezca. El silencio me angustia, estamos todos sentados mirando al mismo sitio. Oigo algunas voces, algunas risas, y sonrío sin ganas. Espero que nadie se de cuenta, pero tengo ganas de ir al baño, tengo angustia, me pesa el estómago y parece como si me fuese a desmayar de un momento a otro. He estado tranquila todo el día, he dormido bien, me he reído, pero ahora tengo miedo. Este silencio me da miedo. Mucho miedo.

  Suena la musiquita, y de repente la veo, la veo  sonreir  y sonrío, como estáis oigo a lo lejos, sin saber donde me encuentro, noto la presión de la mano de Sindi, aún más fuerte, la veo como saluda, yo no puedo, sonrío fríamente pero las palabras no me salen de la boca.  La miro fijamente, y siento que solo me está mirando a mí. Marta como estás, me pregunta, bien le contesto poniendo una sonrisa de boba intentando disimular un poco, Pepe me aprieta el hombro.  Hay jaleo, ese runrún que apenas oigo, estás bien? Me pregunta Pepe, claro, le digo mintiéndole. Ya verás como te salvas, me dice, sin apenas oírle empiezo a sentirme peor.  No sé si es deseo  o es prisa lo que siento en este momento, solo quiero que esto acabe ya. No quiero pensar, me aferro a este trocito de madera y pienso que es lo único que me queda, ahora se calla, que pasa me pregunto, todo el mundo se rie, yo no puedo. Creo que me estoy poniendo mala. Apenas oigo nada.

 Ari, Cristian, Noe y Marta…   ha llegado el momento….. podéis  despediros de vuestros compañeros y salir hacia la sala de expulsión, por favor.

  Ya está. Bueno. Me levanto, no siento nada, no siento las piernas cuando me veo abrazada a Ales y oigo que me desea suerte, me besa, no atino ni a decirle gracias, estoy asustada, hay jaleo a mi alrededor, veo fantasmas moviéndose a mi alrededor, pululando de un sitio hacia otro.  Vas a volver, ya lo verás, me dice Dani, mientras me da un abrazo muy fuerte. Le beso sin articular palabra, le sonrío pero tengo miedo, no quiero que me suelte. Suerte, me dice Hugo, le doy un par de besos y le digo gracias, siento frio al abrazarle. Te quiero lo sabes, me dice María mientras me abraza y me besa, ya verás como se va ella, me dice flojito al oído, le sonrío, te quiero le digo, te quiero mucho. No siento nada. Estoy flotando de brazo en brazo como si me llevaran en volandas de un sitio hacia otro, no veo nada, estoy volando. Oigo la voz del súper lejana como retumba en mis oídos, chicos por favor, pasad a la sala de expulsión…con un eco que se me clava dentro.

  Te voy a estar esperando, me dice Sindi, me abraza, me besa, me coge del pelo, me agarro a ella pidiéndole en silencio que no me deje, te quiero, Marta, no llores, te voy a estar esperando, lo sabes no?. No sé nada, yo también te quiero, ya verás como vuelves otra vez, has vuelto otras veces, te quiero mi niña, te quiero, te quiero, te quiero, oigo sus palabras sin oírlas, solo me aprieto a ella fuerte, muy fuerte, cuando veo sus brazos agarrarme fuerte, me coge y me lleva hacia él, no puedo levantar la cabeza, tienes que ser fuerte, tranquila, vale? me dice al oído mientras aprieta su cuerpo al mío, vale. Tranquila, me vuelve a repetir, sí le miento. Me tranquiliza, no sé porqué me tranquiliza su voz, se calla, me callo, le abrazo fuerte, le beso, te quiero le digo a regañadientes, siento un nudo en el estómago mientras me abraza fuerte, casi me hace daño. Tranquila me dice por tercera vez. Me suelta mientras me deja la mano cogida, me acompaña hasta la puerta de la mano, en silencio. Me marcho. Os quiero, acierto a decir a todos, Sindi, te quiero, y cierro la puerta tras de mí.

  Aquí estamos otra vez, dice alguien. Conozco esta sala de tortura, otras veces, he estado más tranquila, pero hoy no. De nuevo me aparece el miedo, nos sentamos, miro al frente hacia ningún lado, no me sale nada, Cristian dice que estemos tranquilas que se va a ir él para tranquilizarnos, ojalá,  pienso para mí, pero algo me dice que no. Todos miramos hacia el mismo sitio, con la mirada fija clavo mi retina en ese ojo, de  nuevo la espera, esa espera que me mata, no sale nada, pasan los minutos y me voy tranquilizando un poco, Cristian no para de hablar, Ari está callada y Noe se rié con una risa nerviosa como contenida, sonrío, me hago la fuerte y digo alguna tontería para intentar relajarme, pasan los minutos y el plasma no cambia, eso nos relaja un momento. Bueno, respiramos al ver que pasan otros interminables  minutos, tengo la sensación de estar en tiempo muerto, en ningún sitio, neutra, no soy consciente de donde esto, aparecen  las bromas de última hora, es la desesperación la que nos invita a seguir diciendo alguna tontería más, los propios nervios me tranquilizan.

  De nuevo aparece Mercedes, ahora estoy más tranquila, creo que vuelvo a ser yo misma, estoy segura, me encuentro mejor, estos minutos me han venido bien, sigo sin tener conciencia de donde estoy. Mercedes sonrié, nos vuelve a preguntar como estamos, al unísono, decimos bien, pero sabemos que no es verdad, nos dice algo de que no nos quiere hacer esperar, sigue hablando, pero no le oigo nada, no quiero oírle. Crsitian, Ari, se dirige a ellos con parsimonia, podéis volver a la casa, os habéis salvado, hoy no es vuestro momento, oigo que les dice. No me da tiempo a pensar, Ari me abraza, yo la abrazo, Cristian me desea suerte, noto como a Noe se le empiezan a vidriar los ojos, suerte me repite de nuevo Cristian. Bueno, ya está, los veo salir, y un silencio envenenado se adueña de mí, no sé lo que hacer, me aferro a la pinza sudada, nos sentamos de nuevo.

  Estoy tensa más que nerviosa. Ninguna hablamos, pasan unos segundos interminables, de nuevo silencio. Nos intentamos animar, tranquila que me voy yo, no me voy yo, lo presiento, te imaginas que diga que nos vamos las dos, sonreímos, o que nos salvamos los dos. Intentamos hablar, hablar de nada, tonterías para sentirnos mejor. Tengo frio…. Y calor. La veo nerviosa, y yo me siento mal. De nuevo la prisa y el deseo. Nos ponen una musiquita, intento bailar por dentro, pero  me quedo paralizada. No podemos evitar mirar al plasma, pero sigue mudo, callado, amenazante….  No siento nada, no tengo ninguna sensación, estoy sin estar, pienso en mi hermana, en lo que estará haciendo, si me estará viendo, en mis amigas, en Pepe, en Sindi, me acuerdo de muchos momentos en la casa y miro para la puerta, me dan ganas de echar a correr, abrir la puerta y meterme dentro de nuevo, pero algo me retiene, es el miedo.

  De nuevo aparece Mercedes, callada. Nos mira y sonríe. Le cojo la mano, se la aprieto, noto como me aprieta la mía. Como estáis nos vuelve a decir, mal le dice Noe,  a mí no me salen las palabras, siento mi sonrisa como fría, el estómago se me encoge, la respiración se me acelera. No os hago esperar más, sé como estáis….. oigo desde algún sitio sin parar de mirar al frente. Veo como juega con ese maldito sobre rojo, ya no pienso, ni existo, no estoy en ningún sitio, que termine ya, por favor, me angustio, no puedo ni respirar. Miro fijamente a la pantalla, oigo sin oir.

 La audiencia ha decidido que debe abandonar la casa…………..

  Retumba sobre mi cabeza a punto de estallar, mi corazón no se reprime y bombea  toda la adrenalina de mi vida acumulada en este segundo. Estos segundos, dos, tres, cuatro, cinco, esa pausa me termina de paralizar, noto su mano apretada con fuerza, no siento nada, estoy congelada, mi oído se detiene, no se oye nada, solo son segundos, pero parecen años, la miro, la oigo pronunciar el nombre. Descansa mi cuerpo, descansa mi mente, regreso, pero no atino, no me salen las palabras, estoy muda, tiemblo, me tiembla todo. Siento el peso del mundo sobre mi cuerpo, y sin embargo, ahora estoy bien.

Ahora, ya estoy bien.